domingo, 17 de mayo de 2009

Del ¿Y yo por qué? al ¿Por qué a mi?



El despertador me arruina el sueño justo cuando estuve a punto de convencer a dos morochas de pechos firmes de que cumplieran mi fantasía, ya no de un coito colectivo si no de cogerme a alguien que no se parezca a mi madre.

Abordo el transporte público y a pesar de ser temprano está a reventar, a reventar de gente fea, sudorosa y con las vestimentas pringosas, al menos el vaho hace menos notorio el pinche frío. Alguien tose y pide disculpas. Alguien estornuda y pide disculpas. Nadie se adjudica la autoría de un pedo agrio que ofende a todos. Un sopor inmenso me agobia en el momento en el que empiezo a inventarle vida privada a cada pasajero. Esta vez no había puta alguna, siempre es más fácil imaginar eso que construirles una trayectoria académica frustrada con expulsión inequívoca del catálogo del Conacyt.

De súbito el vehículo se ha vaciado, al fin queda un asiento al que apuro desde la cola del camión, cojo el pasamanos oxidado con fuerza ya que el accidentado camino me sacude lo suficiente como para darme cuenta que soy un gris empleado de baja estofa. Al llegar a mi objetivo los ojos de una mujer embarazada a quien he podido ganarle el lugar por unas décimas de segundo, me reprocha la falta de educación por no cederle el sitio.

¿Y yo por qué? Que se lo ceda otro, total yo no la embaracé y si de caballerosidad se trata hay que tener cuidado en no cogerse viejas tan feas como esta.

Las miradas se multiplican, los reproches silenciosos también, en la radio dan el reporte de garitas, 300 autos por línea con una espera mínima de seis horas. Me paralizo, trato de fijar la vista hacia la ventana. "Mi ruca forever" cita un graffiti en el vidrio, intento leer el periódico pero el vientre de la mujer se encarama entre las notas policiacas y el resultado final Pumas- Tecos, su circunferencia invade mi espacio vital e imagino una barriga inmensa que quiere sofocarme. Sacudo la mano como si de moscas se trataran, la embarazada no recula. Volteo alrededor y ni un pinche cristiano que le ofrezca el lugar.

¿Qué me ven putos, yo por qué tengo que darle el asiento?

Continúan los desplantes y las agresiones veladas, parece que ella está empeñada en arruinarme el día. Suficiente tengo con que es inicio de mes y debo la renta de hace tres meses. Un estudiante de cabello engomado me reta con la mirada y telepáticamente me dice "Ora cabrón dale el asiento", lo mismo hace un sacerdote de hábitos franciscanos, un vendedor de bolis, un guardia de seguridad, un cornudo irredento, un, un...un, hasta que me levanto y pido la parada.

La embarazada se aferra a mi otrora asiento y con ello se regodea en un triunfo que todos celebran entre dientes. Imagino las intenciones y las sentencias aderezadas con refranes anacrónicos "Tarde o temprano la justicia llega", no soporto que puedan estar en lo correcto y antes de descender del camión les escupo un "Por si no lo saben mugrosos, aquí bajaba", apresuro un brinco frenético que me cala desde el talón hasta el occipucio. Pero sonrío, aunque tenga que caminar las 20 calles de anticipación con las que me bajé.

23 comentarios:

Bado dijo...

Jajaja genial!!

Me a pasado...

Me gusto. Buen día :)

CocodriloRojo dijo...

Buen inicio..

Saludos

CocodriloRojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis dijo...

"si de caballerosidad se trata hay que tener cuidado en no cogerse viejas tan feas como esta."

Jajaja, ya no hay caballeros.

Fede Fiesta dijo...

Está bien, son solo 20 calles. A ella le esperan cerca de 20 años de batallar.

Un post divertido definitivamente.

Saludos

Javier Cardenas dijo...

por eso es mejor viajar en bicicleta. Buen inicio.

Saludos

Daniel E. dijo...

Pues si es ficticio es genial, la verdad fue divertido leerlo ...

Si en verdad piensas asi, no te preocupes ...

TODO SE PAGA !!!

-paz-

chilangelina dijo...

Muy fresquecito. Bienvenida.

Rich dijo...

Me gustó, el hecho de que caminaras en los zapatos de un finisímo y pragmático cabrón, además del plus de la ambientación.
Las garitas y sus reportes, un clásico de Sin city.

Morinakemi dijo...

ara evitar la culpa de no ceder el asiento siempre es bueno inventarse un pretexto...

¿Yo porqué, si padezco insomnio y no dormí bien, porque verga tengo que ceder el asiento si estoy tan cansado?

Me duele mucho la espalda!

... también funciona cerrar los ojos y hacer como que duermes, o hacerte el desentendido...

Saludos.

Morinakemi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cucaracha dijo...

"Y yo por qué? Que se lo ceda otro, total yo no la embaracé" jaja.
Como si lo que faltara en Tijuana sea transporte.

Como vieja, estes o no embarazada, siempre esperas que te den el lugar, en lo personal porque no alcanzo el pasamanos y el equilibrio no es lo mio.

Hermes dijo...

Eso de que invaden el espacio en el que te sientas esta bien ojete... pero bajarse cuadras antes es la ley... el orgullo siempre queda satisfecho con lo que los otros piensan :D

Manuel dijo...

Tres bien, ma cherie... :)

je t'aime...

Patrio Legio Nostra...

Ulisex-82 dijo...

pffff! gueva wey, mejor agreguenme como colaborador y veran como este blog sube como la espuma cuando les postee uno de mis tantos y maravillosos post chingones

Cangrejox dijo...

Este primero tuyo fue divertido.

Huy, huy, qué envidia. Yo también eh querido entrar a Recolectivo :]

Rox dijo...

OJETE!!



Mi tipo de relato. Vientos

Anónimo dijo...

Bienvanida Borregata. Cachay poh? Un abrazo grande. DSB

borregata dijo...

Gracias a todos por las bienvenidas, los saludos y la promoción desenfadada de sus tantos maravillosos posts chingones

Dib dijo...

La neta está bien chingón este texto.

Felicidades.

Lexico dijo...

jajaja... siempre pasa... y en lugar de que todos los otros OGT's que se te quedan viendo le cedan un lugar y asi demuestren ser mejores personas que tu solo observan con mirada amenazante...

a mi me ha pasado en el RTP (transporte de a 2 pesitos para los chilangos)... vas sentado inmerso en tus pensamientos y llega cualquier señora que invade tu espacio y se haca señas que denotan cansancio... y es cuando piensas... "a la verga... si quieren ir sentados que se vayan en taxi..." para las mujeres embarazadas, ancianos y personas con discapacidad hay asientos reservados... que los busquen y se sienten en ellos... yo nunca los tomo aunque esten desocupados...

que buen post... no hagas caso... haces bien en defender tu derecho a ir sentado y no ceder el asiento...

Portero Ambulante dijo...

Ya te citaron antes pero ahí va de nuevo:

"¿Y yo por qué? Que se lo ceda otro, total yo no la embaracé y si de caballerosidad se trata hay que tener cuidado en no cogerse viejas tan feas como esta."

Nada qué agregar. Felicidades si acaso.

elvis dijo...

La verdad pienso q, aunque sea muy en el subconsciente, todos alguna vez hemos anhelado hacer algo ilícito, faltar a las normas, que nos valga madre lo que los demás piensen y aguantar estoicamente las miradas de reprobación; en este caso no ceder el asiento es el acto que abandera ese anhelo... al protagonista no se le hincha la gana ser caballero y se acabó... quizá para eso sirva un poquito la ficción, para manipular los hechos de una manera que en la realidad no nos atreveríamos o no podríamos hacer impunemente... ¡bien!

Blogalaxia