domingo, 3 de mayo de 2009

Mis Súper Héroes sin Calle.




Drileros Extraordinarios. Un par de personajes que inspiran a la trácala desinhibida. Un par de héroes. Un par de ojetes y de visionarios.


Charles Ponzi. El maestro de la estafa.


Nacido en Lugo, Italia en 1882, llegó a Estados Unidos de Norteamérica en 1903, con apenas unos dólares en la bolsa.Trabajó como lava-trastes, mesero, asistente y tiempo después gerente de un banco, y finalmete fue arrestado por falsificar un cheque por una cantidad menor, pasando unos años en la cárcel. Luego, estuvo inmiscuido en el tráfico de inmigrantes ilegales de Italia a EEUU donde nuevamente fue aprehendido.

Ponzi regresó a Boston donde conoció a una ninfa, con la que se casó, su nombre era Rose Maria Gnecco. Después estableció una compañía de publicidad donde fracasó de nuevo.

Por cuestiones del destino, recibió un IRC (International Reply Coupon) por medio del correo. Estos timbres postales, permitían que alguien en un país, se lo enviara a un destinatario en otro país destinatario que podía usar éste timbre para pagar el coste de una respuesta. En el país de orígen, estos timbres tenían un valor, que podía ser cambiado en el país del destinatario, por timbres postales. Cuando los valores eran diferentes, y mayores en el país de orígen, existía una ganancia. El negocio funcionaba así:

Comprar estampillas postales en Italia a un costo bajísimo.

Cambiarlas en Norteamérica por timbres a un precio más alto.

Vender las nuevas estampillas adquiridas.

Éste sistema, someramente ingenioso, era completamente válido, legal y proveedor de sustanciosas ganancias, incluso iguales a más del 300%.

Ponzi comenzó a crecer el sistema, donde fundó un aparato para atraer inversionistas que eran pagados con réditos inigualables. La companía se llamaba Securities Exchange Company. Con inversiones que se duplicaban en menos de tres mes, la catástrofe financiera era inminente, al grado que el sistema se convirtió en un simple espejismo, donde el dinero de los nuevos inversionistas solamente pagaba las ganancias de los nuevos. La fiebre del dinero afectó a varios, que hipotecaron sus casas, e incluso invirtieron sus ahorros de por vida, para ingresarlos al sistema, y, sin retirar los emolumentos obtenidos.

¿Por qué sucumbió el esquema? . Porque la cantidad de inversores superaba la oferta de estampillas en el mercado en circulación, donde éste, el estafador más grande de la historia, pudo mantenerlo a flote mientras el flujo de dinero a través de nuevos clientes seguía fluyendo, mientras los primeros eran pagados de una ganancia inexistente. Cuando publicaciones y periódicos cuestionaron el sistema y enjuiciaron su seguridad y autenticidad, el flujo de dinero paró, descubriendo la estafa.

¿Y Ponzi? Fue descubierto por el gobierno de Massachusetts, aprehendido, y finalmente deportado a Italia. Pasó sus últimos días en Brasil, pobre y trabajando para un aerolínea.

Hoy por hoy, éste italianito sigue siendo una leyenda, y una inspiración para algunos, como Bernard Madoff. Pero esa, ya es otra historia.



Víctor Lustig, el mejor vendedor de la historia.





Éste fue un checo nacido en Bohemia. Víctor, quien antes se dedicaba a fotocopiar billetes, ésta vez se mandó a hacer hojas membretadas, tarjetas y parafernalia gubernamental, para reunir en un famoso y lujosísimo hotel en París a media docena de reconocidos empresarios franceses de la industria del metal, a una reunión muy secreta. Enganchó a los prospectos, diciéndoles que el gobierno parisino pretendía vender la torre Eiffel, para utilizar el metal como "Scrap" (metal de deshecho que se puede reutilizar para tareas diversas: como contrapeso, para cortarse en menores tamaños y darle así un re-uso). Los paseo en limusina por los alrededores de la torre, para inspeccionar el producto en venta.

Ésta torre fue construída para un festival, mientras que su exposición en la ciudad desde un principio fue temporal. Después de la segunda guerra mundial, y con la recuperación paulatina francesa, estaba en un malísimo estado, debido a que los costes de manutención eran elevadísimos, tanto que llevaba tiempo sin pintarse.

El trato incluía como fecha límite para la oferta, el día siguiente. Andre Poisson, fue el más interesado. Éste empresario era el menos poderoso y reconocido de los seis en la industria metalúrgica, y quería ganar atención y respeto cerrando éste glamoroso trato. Poisson, en un principio cuestionó a Lustig, acerca de la veracidad de la oferta, objeción que con maestría manejó y en una nueva reunión, donde le indicó a Poisson haber ganado la licitación, confesó su necesidad de hacerse de una partida extra de dinero, siendo que su pobre sueldo de burócrata era insuficiente. En términos claros, era muy corrupto. Poisson uno de los más pendejos de la historia, quedó totalmente tranquilo, y además le dio una mordida en efectivo, y entregando la cantidad convenida por la compra de la torre al día siguiente.

Lustig escapó a Vienna con su socio, a vivir una vida aderezada de champagne, juergas y mujeres. Poisson nunca denunció a la policía, apenado de haber caído en una estafa tan burda.

Lustig quiso repetir la fórmula tiempo después, pero uno de los seis empresarios denunció a la policía, sin embargo, escapó antes de ser atrapado.

9 comentarios:

César dijo...

Ayer no bebí.

Puta madre.

Akira dijo...

Este tipo de estafas en Colombia se llamaban "Piramides"...

a.be dijo...

Costes? Muy gachupin no?
Estuvo muy random no?
Como que en ningun momento aterrizaste my love...
O era que la influeza te tenía la cabeza en otro lado???

outlaw dijo...

A mi me agrado el post, mucha gente tiene por heroes a hampones y rufianes, de la peor calaña para muchos y para otros tantos son los heroes de la pelicula, papá; y digo que son heroes porque son los que alejan a los rateros del pueblo, los que castran al pinche violador, los que se mochan con el centro de computo para la primaria o los que pagan el tratamiento del familiar enfermo del vecino, en fin, saludos we.

Nostromo dijo...

Osea que tus dos héroes son dos estafadores.

César dijo...

Sí , tengo héroes malandros

Anónimo dijo...

Jajaja, creo que me gustan los héroes malandros...son muy ingeniosos. Y me caga la gente Boy Scout!

Anónimo dijo...

a.be: Costes muy gachupín...Random...muy gringuito no?

a.be dijo...

Anónimo: Sí, muy gringuito y también el My love...

Blogalaxia