sábado, 18 de octubre de 2008

Soy mejor que tu ;)



"Sí, mi amor, en cuanto pueda- es que estoy hasta la madre de trabajo.." dijo mientras trataba de balancear el teléfono entre su hombro y oreja, mientras léntamente se frotaba la verga con la mano derecha y torpemente navegaba el mouse con la zurda, abriéndose mil páginas porno y nunca encontrando la que quería.

Salió un mensajito de Windows “Advertencia: La memoria virtual está en el hoyo como tú”.

"Te quiero mucho, mi amor-" dijo apenas audible. "Tut, tut, tut" respondió el teléfono.

Soltó un chasquido y colgó a la chingada. Eran las siete y media de la tarde. La verdad es que aborrecía llegar a su casa con su esposa estúpida nalgas de saco, su hijo confundido solitario y su golfa hija drogadicta. Masticar como vaca la cena viendo al vacío, oyendo quejas y pedidos de dinero. Noches de ver el techo en la oscuridad por horas. Que su esposa se negara a chupársela desde 1995, o las noches de furia y tragedia cuando lo obligaba a bajarse a tomar agua.

Prendieron la luz de la oficina y él pegó un sobresalto, tosiendo exageradamente mientras intentaba enfundar su bichola. "Oiga lic, nomás entré a avisarle que me quedé a hacer tareas, la compu de mi casa tiene virus y tengo un reporte de química- espero no le moleste, ya casi termino. Nomás avíseme cuando se vaya, me da miedo cuando oscurece."

Su escritorio enorme de cedro, regalo de su compadre, tapaba su verga semiflácida, piernas flaquitas y panza de borracho. Su asistente Isabel, de ojos miel y de rizos recogidos con una pluma, se recargaba casualmente colocando la cabeza contra la puerta. Tenía dos semanas de trabajar y el licenciado le había dedicado dieciséis puñetas.

Isabel, cuya edad era incierta pero algo le decía que no quería recordarla. Esas tetas enormes, apenas domadas por un chalequito. Esa faldita profesional pero moldeada a sus piernas torneadas y culo de calidad "chingas a tu madre". Ese tatuaje en el tobillo izquierdo que hasta la fecha no sabía que era, pero el sabía en su corazón que su destino era lamerlo al tener su pie recargado en su hombro.

"O-okey, Chabela."

Isabel dio una media sonrisa, cansada. Se dio media vuelta.

"Te voy a romper." dijo el licenciado, sorprendido de oír su voz en vez de su mente.

Isabel se detuvo en seco, como flechada en el pecho. Lentamente se dio la vuelta, sus ojos como venado en media carretera próximo a ser destripado por una familia disfuncional en Suburban, no del todo segura de haber escuchado bien.

El silencio duró segundos pero pareció haber sido siete horas. El licenciado sintió su cara arder en rojo y sus huevos se comprimieron como estrellas neutrón, colapsándose sobre sí mismos.

Pero no había vuelta atrás.

"¿Mande?" dijo una vocecita temblando, su mano cerca de su boca, casi tapándola.

La familia de buitres del licenciado observaba en silencio desde un cuadro. Su esposa copetuda sonreía eufórica, acentuando su papada.

Otro retrato de sí mismo, el único de su agrado, le guiñaba levantando un tarro en un bar, hacían ya veintes años o más.

Sintiendo un flujo de energía que no podía contener, una súbita fuerza se apoderó de sí mismo y despertó de un letargo de siglos. Se puso de pie, revelándose desnudo de cintura hacia abajo, su verga emergiendo como una torre maldita en medio de una excavación en el fin del mundo, apuntando a la dulce Isabel como un silo de misiles balísticos intercontinentales, lista para llover destrucción sobre naciones y ciertamente lista para devastar una vagina, con o sin permiso.

"Ven, verás" se escuchó a sí mismo decir, mientras caminaba hacia ella, y su mano caminaba a su lado sobre el escritorio, haciendo piernitas bailarinas con sus dedos en la superficie mugrosa.

Isabel alternaba entre ver su verga y su rostro irreconocible, mientras su cabeza quería huir a lado contrario, pero sus piernas- sus deliciosas piernas-, aunque débiles como gelatina, permanecían sembradas e inmóviles.

"Oye-" comenzó el licenciado entre dientes con voz de perro, pero no terminó.

Isabel respiraba en silencio en brotes cortitos, sus ojos disparando súplicas inútiles de pavor ante el ente enorme y oscuro que se aproximaba con pasitos de pingüino, sólo sus pantalones enredados en sus tobillos reprimiendo su inercia vil.
El teléfono empezó a sonar.

Riiiiing.

El monstruo estiró su mano, pasando cerca del cuello fino de Isabel, y ella levantó las manos débilmente en defensa y cerró los ojos, apenas susurrando "Ay, no."

Riiiing

Él recargó su mano contra la puerta, casualmente acercándose a su cuello como vampiro. Un tentáculo baboso emergió de su boca, hambriento de consumir y corroer su inocencia.

Riiiing.

Ella sintió el aliento hirviendo sobre su cuello, y cada célula de su epidermis irguió un folículo afilado como puercoespín.

Riiiing.

"En este momento no puedo contestar, por favor deje su mensaje, y me comunicaré lo más pronto posible."

Tiiiit.

"Papá, me corrieron de la escuela, no fue mi culpa- es que, es que, los de tercero no dejaban de molestar y me aventaron con piedras, papá.. entonces yo agarré una piedra... y sin querer le pegué al profesor Morales, pero es en serio que fue sin querer, papá. Bueno pues, ahorita te digo, no te enojes."

“Y dice mi mamá que traigas leche.”

Clic.

Su verga se desplomó como puente colapsado por C4. Se invirtió sobre sí misma, desinflándose rápidamente hasta quedar descansando a la izquierda, rendida. Sus pupilas se contrajeron diminutas. Un puñal gélido se clavó en la base de su columna, desgarrándolo hasta la nuca, produciendo un poderoso temblor en sus hombros.

Isabel huyó.

"¡Ayyyyyy no es ciertoooooooo!" gritó Isabel golpeando el botón del elevador, desistiendo y finalmente brincándose por las escaleras de emergencia, cuatro escalones a la vez.

El licenciado caminó hacia su escritorio de cedro como estudiante reprobado y se desplomó sobre él, agotado pero extrañamente relajado. Subió sus pies y con ellos pateó el cuadro familiar, y prendió un puro que guardaba para una ocasión especial.

"Mañana le hablo a mi abogado." Dijo pero en tono de pregunta.

Tomó un largo sorbo y sopló humo en la oscuridad en circulito, y aventó otro disparo de humo, acertando al medio.

Volteó a ver a su cuadro favorito, su foto de antaño de tonos amarillentos. Su juventud le sonreía, y le hacía un guiño con un tarro. Le estaba diciendo algo con sus ojos.

La observó detenidamente, y luego la acercó a su oído. Finalmente escuchó claramente.

Estalló en carcajadas, graves y retumbantes en los ecos de todo el octavo piso.


"Tienes razón" concordó.

37 comentarios:

Rich. dijo...

Madres.
El final no me lo esperaba, mientras todavia la tenia sometida.
Primera vez que te leo.
Excelente ambientacion.

Falso Profeta dijo...

Solamente que me dijeran que un familiar mio se acaba de morir, solo asi pierdo una erección en momentos como ese.

Lorena Ceballos dijo...

Y eres mejor por quee....?

?

Death Knight dijo...

Creo que el de la foto la foto implicitamente le dice "soy mejor que tu"...



Se extraña el blog de salaverga.



Saludos

Anónimo dijo...

Me encanta como escribes.


+

Den dijo...

:o me gusto mucho el final

Julio C324r dijo...

Pues a mi, solamente que la morra me dijera que es hija de Popeye me bajaría la erección de esa manera tan fulminante.

O bien, que me la mordiera con furia... bueno, eso no.

Barbon dijo...

No mamen!! se hubiera quitado los pantalones, que cagado lo de los pasitos de pinguino, jajaja

Psycho Bruja dijo...

Iba a decir que wákala tu cuento, pero está peor el de caníbal... y ya bien mirado, lo único malo fue el bajón.

Mejor que se la Chabela se la hubiera chupado mejor que la esposa nalgasguangas, eso hubiera sido un ka-ka-ka-karma breaker!! excelente.

En fin... mero comentario. Porque es obvio que nuestras versiones más jóvenes fueron mejores que nosotros... salvo los de prepa, yo digo que son los que se divierten más en la vida.

Zimmerman dijo...

Estoy bien triste pinche Lauro porque no somos como Plaqueta :( (snif)

Jose Antonio dijo...

Que onda Sala Verga, esta chido tu post, me laten mucho mas este tipo de cuentos que el pasado q escribist en esta pagina... ya vuelve a escribir en tu blog no seas huevon...

luna dijo...

Te quedo "chicho", pobre Lic. me da tristeza, pobre wey, estuvo bueno.

salaverga dijo...

MI BLOG ME LO QUITO BLOGGER QUE NO ENTIENDEN

**Me falto poner al final: y con las lumbres diabolicas malevolas del infierno malditamente llegaron los siniestros demonios a visitarlo

salaverga dijo...

Por cierto ju23o C@sar no te tocaba postear ayer?

Guffo Caballero dijo...

Solemne... maravilloso... profundo... magnánimo...

(Para que se enojen los que dicen que entre "nuestro clubcito" nomás nos echamos porras y no nos criticamos, jiotejiotejiote)

R dijo...

Pobre Lic. Se la pelo enterita.

Encuentro una similitud sorprendente con mi jefe, un Lic. con cuerpo de Dr. Simi, y si, a sus espaldas le decimos el lic. Botarga


Jajajaja

crayola dijo...

tsss. yo creo que ése tipo de comparaciones que solemos hacer con nosotros mismos son las más cabronas, ahí cómo le haces para chingarte a tu "otro yo"? , me gustó mucho
saludos

Mariana M* dijo...

Es asombroso. Qué ritmo. Qué buen relato. Qué buenota la Isabel. Qué patético el licenciado.

Death Knight dijo...

A algunos nos gusta más el estilo de salaverga, que el de plaqueta...



No mames que blogger te quito tu blog!

Rox dijo...

jojojo que buen enfoque de rayartela a tí mismo. Me gusta.

La historia del marido que aiii pobrecito, no se la chupaaan ya me estaba a comenzando a caer gorda cuando le diste un giro (o bajón juajua) interesante

Vientos amiguiz

lectordecente dijo...

chingona la retroalimentación de ideas, que generalmente acaba en sano morbo y renovados parametros a superar, pensando en qué limita la comunicación o interacción con otros con voluntad de mejorar

Pelo dijo...

¿Pa qué crerraste tu blog? Yo ni te alcancé a leer, casi.

salaverga dijo...

Otra vez roberto?

El Pável dijo...

Quiero ver fotos de Isabel.

aupando dijo...

Tu como escritor nada mas no la haces, bastante chafa el cuentito.

Hugo Escobedo dijo...

Osea que con este cuento corto y chingón les dices a todos: soy mejor que ustedes.
¿?

Anónimo dijo...

buenísimo,

diego_5060 dijo...

chingonsísimo el relato mister salaverga. salud

Adrián dijo...

La onomatopeyas aquí abundan.
Malo para el texto.
Bueno para los que no cuidan la lectura. Ya no se diga la escritura.

mingo s dijo...

jajajaja se te extrania salaverga. Muy bueno.

" Guffo Caballero dijo...
(Para que se enojen los que dicen que entre "nuestro clubcito" nomás nos echamos porras y no nos criticamos, jiotejiotejiote)"

Nah nah honor a quien honor merece. Tus post son malos. punto.

Super Erizo dijo...

Pinche salaverga culero que no puedes hacer otro blog con otra direccion huevon!!

Te gusta la verga jejeje!!

Gaby la chichona dijo...

Jajajaajajaja..
Yo puedo adorar este acido puro. ¡¡Hoy hasta me mojé!!
Jajajaja Ouuu seee.
El fin ideal pa` mi sería que el Lic se hubiera masturbado en putíza, así riéndose a grandes carcajadas tipo: "Toriiiiiitooo" y enseguida eyaculara gusanos gordos y granosos llenos de pus verde plaqueta jajaja. Pero con olor a ¡guackatelas!


P.d. Ay que chabela tan mensa, al menos hubiera dejado que "se bajara a tomar agua"

¡¡Queremos episodio numero 2!!

¿Que tal si la alcanza en el elevador?

Aych, ya!

Anónimo dijo...

pon tu blog otra ves no seas ojete, apenas que te hiva a robar el relato del borracho que te dijo alcoholico...inche culero

César venegas dijo...

te quedó muy chingón, lo mejor que he leido en el blog hasta el día de hoy...

qué? que aquí sólo se vale decir que está bien culero? me vale madres... me gustó un chingo y seguiré leyéndote

e dijo...

no mamar, me cae que soy tu fan jijo de la verchhh

kahoO* dijo...

jajaja estaba en modo suspenso pero eso del pinwino hizo ke perdiera la concentración y estallara la risa..

kahoO* dijo...

jajaja estaba en modo suspenso pero eso del pinwino hizo ke perdiera la concentración y estallara la risa..

Blogalaxia