viernes, 30 de enero de 2009

Instinto de supervivencia




Ignoro las razones por las cuales sigo viva hasta ahora. A los dieciseis años me prometí a mí misma quitarme la vida el día en que perdiera el control de mi cuerpo, la independencia de mis movimientos, o mi capacidad para intimidar a un ser humano sin necesidad de pronunciar una palabra. He perdido todo eso y, sin embargo, sigo aquí. Han pasado muchas cosas en todos estos años y puedo recordar cada una de ellas con claridad. Hace cinco décadas fui expulsada del continente en el que nací por razones que desconozco. No fui la única. Y desde entonces el mundo vivió un cambio radical y destructivo que, paradójicamente, desde mi punto de vista, fue lo mejor que pudo haberle pasado a la humanidad.

No conozco el número exacto de seres humanos que aún habitan la Tierra pero sé que no pasa del millón. La mayoría están en Europa y, como yo, son sobrevivientes. Todo empezó cuando el gobierno de los países capitalistas entró en crisis y el 80% del agua potable fue contaminada irreversiblemente por algún grupo radical. La guerra estalló. Miles de millones de personas murieron; algunas de sed y hambruna, algunas en el campo de batalla, y otras tantas en el baño de sus casas convencidas de que esta era una vida que no valía la pena ser vivida. Reconozco que miré la navaja de afeitar muchas veces pero, por alguna extraña razón, nunca la tomé. En medio mi desesperación y mi angustia, impulsada por un poderoso insitinto de supervivencia, acudí a alternativas fuera de lo ordinario que hicieron dudar a mis familiares y amigos -hoy todos muertos- de mi salud mental. No daré detalles sobre esto. Sólo diré que funcionó y que tuvo efectos en mi organismo que jamás imaginé.

Salgo de mi casa todas las tardes para mirar las calles desiertas y sentir el aire fresco golpeando mi cara mientras sonrío. Esporádicamente me reuno con otros pocos sobrevivientes para intercambiar impresiones y risas aunque en realidad es algo de lo que podemos prescindir. Nuestro cuerpo ha sufrido muchas mutaciones. Somos incapaces de sentir dolor o de sufrir. A pesar de nuestra vejez, de la debilidad de nuestros miembros, de nuestra dificultad para respirar por las noches, y de nuestra infinita soledad, somos felices, inmensamente felices.

A veces pienso qué diferente sería mi vida si hace ciencuenta años la humanidad entera se hubiera dado cuenta de que el secreto máximo de la supervivencia y la felicidad está en la suela de sus zapatos. Pero no siento nostalgía al respecto, no sufro cuando miro atrás y pienso en el pasado. No puedo. Soy demasiado feliz.

37 comentarios:

Mi verdadero YO dijo...

Catastrofica e interesante forma de ver el mundo futuro . . .

beno dijo...

la resignificación del pasado es una fuente de sabiduría... dicen

.:Gabo:. dijo...

me gusto, el mejor de la semana.

Caníbal dijo...

Me suena a que mutaron y se medio convirtieron en cucarachas.

Deja leo de nuevo... soy lento.

Dr. Mille Miglia dijo...

Esto ultimo que dice canibal es lo mejor.

Pelo dijo...

Mmm, a ver si mañana (hoy, al rato) le doy una pulidita.

Anónimo dijo...

que incoherencias!!

Lorena Ceballos dijo...

Me gustó... pero que dices muchacha! una vez publicado un texto no se corrige a menos que sea una falta de ortografía... =/

drak dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
drak dijo...

Suprimir comentario de: Recolectivo



pelo en 50 years todavia vas a ser joven,,,,,tendras cuantos??? 64 o 65
vas a ser una mutante sobreviviente muy joven,,,,,,yo creo por eso seras feliz,,,,deja voy a buscar secretos debajo de la suela de mis zapatos,,,,,,,chin,,,,,yo ni zapatos uso......

(Just) Danito dijo...

tendras alguna receta para la suela sintetica?

Imagino que las de cuero deben ser especialidades gourmet.

ñam ñam ñam!

Anónimo dijo...

¿Y en el futuro también habrá pájaros con suelas?

El Belo dijo...

Buen relato. Sobre todo la parte de no miro para atrás. Saludos.

Luis dijo...

Me gusto, si le quitas la ultima frase, seria Harry Heller en el futuro.

Y como duda tecnica y geek, ¿Como se contamino el agua?

Silvia Black dijo...

ayy me gustó mucho, a pesar de todas las calamidades se puede ser feliz :D

Anónimo dijo...

"A los dieciseis años me prometí a mí misma quitarme la vida el día en que perdiera el control de mi cuerpo"

Esteeee, Algo comodina tu promesa. Si pierdes el control de tu cuerpo como chingados ibas a poder matarte????

Lord Ryukami dijo...

Anónimo, imagino que se refiere a perder su libertad...
Pelo,te quedó superchingón
me gustó mucho

V dijo...

Son felices porque ya ho habría tanta gente estúpida en el mundo :D

Pelo dijo...

Yes,influenciada por El lobo Estepario de Hesse y La quimera de oro de Chaplin :P

PD. Drek, ni que tuviera 14 años ¬¬

whac-a-mole dijo...

Hasta que escibiste algo bueno..

Anónimo dijo...

drek es la prueba viva de la excelente educación en mejico

lolec dijo...

No me gusto la vision del futuro tan simplificada. "el gobierno de los paises capitalistas" se escucha muy tonto. Y luego los radicales que van por ahi meando tinacos? algo como una guerra quimica o ataque terrorista coordinado daria mas fuerza a la segunda parte, que es un poco mejor, cualquier cosa menos el calentamiento global, por favor.

Tencuidado dijo...

Srita. Pelo,muy bien como siempre...

Borchácalas dijo...

¡Hmmmmm! ¡Que rico sabor a cliché! Delicioso.

Tumeromole dijo...

Pues yo mis huaraches no los cambiaré por nada, su suela de llanta es obviamente mejor que cualquier otra...

Me gustó, bastante. Saludos.

LobselVith dijo...

"lolec dijo...
No me gusto la vision del futuro tan simplificada. "el gobierno de los paises capitalistas" se escucha muy tonto. Y luego bla bla bla bla bla..."

La verdad es que el chiste de este post no es convertirse en una novela de ciencia ficción, sino en el relato corto de uno de los sobrevivientes... o qué? Se supone que uno debe dar detalles técnicos para darle gusto al lector promedio traumado con Asimov y similares?

Muy bueno mi estimada amiga Pelo. Tus posts son de lo mejor los viernes al salir de mi trabajo.

Saludos

Hermes dijo...

Dos detalles k me gustaron... uno, el ser humano tal vez no dispuesto pero si capaz de soportar casi lo k sea con tal de asegurar su supervivencia... dos, la felicidad del futuro superando a la del pasado, adios nostalgias o remordimientos... buen post, gracias por escribirlo :)

Rosada dijo...

Excelente visualización, sólo que hay que hacer lo mejor que se pueda ahora.

Caelo Vesperascente dijo...

¡Muy buen escrito! ahora sí le echaste los kilos Pelo (o los pelos en tu caso)

Saludos

pabela marrana dijo...

PODEROSA verga de MOTUMBO.. ese potente mulato

drak dijo...

no tienes 13???

p.d. y soy drak no drek
p.d.2 a webo soy super educado y ultrafino.

Vicente Sanchez Sr. Kato dijo...

o solo vine a poner un comentario ridículo mas


se que tengo futuro

Pinkn'BlackBoy dijo...

aburrido! no vuelvas a hacer esto.

Changos dijo...

¿En el futuro todavía existirán las navajas para afeitar? Ya quedan pocas, en estos días. Supongo que es un elemento que se usa por que está en el imaginario colectivo. ¿Estará en el imaginario colectivo del futuro?

Como sea, creo que sería más facil darle unos tragos a esa agua contaminada, que buscar por bazares y tiendas de antigüedades una rudimentaria navaja de afeitar.

Chido :)

Pelo dijo...

Hace 50 años es ahora.

Nefesh Bleu dijo...

Muy bueno. Chingón y sin pretensiones. Una visión mutagéna del futuro un poco lovecraftniana... muy chido. Felicidades.

Pelo dijo...

Qué bueno que les gustó (a los que les gustó) :)

Blogalaxia