viernes, 9 de enero de 2009

No me lo regreses.



Me lo regresas.

La verdad, nunca presto mis cosas, ni aún cuando sea alguien "especial". Cuando presto estoy dispuesto a abandonar el objeto. Es un bien material o espiritual que ya no es para mi. Prestarlo, darlo o dejarlo y permitirse al abandono, hace más dulce el regreso si este llegara a existir y, supongamos, le da un poco de nobleza al recuerdo del préstamo.

Cuando leí la propuesta, "Me lo regresas", me pareció que la frase la decía un niño. "ME LO RE-GRE-SAS", "TODAS LAS CANICAS SON MÍAS" y "NO ME MO-LES-TES", dichas por el mismo chamaco caprichoso, el mismo día. Tal vez, si se tratara de dinero, me imaginaría a una señora gorda, de esas amables y carismáticas, que cuando son ofendidas se transforman en unas perras malditas. No le regreses algo a una de esas señoras, y tu vida se convertirá en un pequeño infiernito cada vez que la vuelvas a ver. Dar algo, y esperar su regreso, no sólo es el egoísmo concentrado (el cual no es necesariamente malo), sino una falsa ilusión de pertenencia sobre nuestras cosas.

Existen los compadres o los hermanos desenfadados, que se prestan a las novias. Ellos no se dicen: "Me lo regresas". Más bien, se dicen cosas como: "Qué te aproveche", "Pídele esto" o "Usted úsela hasta saldar la dueda compadre". O las mujeres infelices que se prestan los contactos de los amigos fieles: "No me lo regreses, haz que te pague el cine y los cafecitos durante un mes entero", "Ya tengo mi coche, así que quédatelo" o bien "Pues mira, ahorita no tengo novio patán... puedes quedártelo un ratito en lo que yo me busco a mi misma".

Para evitarme a las seños malditas, a los escuincles caprichosos y a los compadres alegres, lo presto y suelo añadir un "No me lo regreses".

Agustín Fest

6 comentarios:

Rox dijo...

uiiii eso de "falsa ilusión de pertenencia" tiene un montón de tela por cortar.

Tienes razón, no hay que prestar nada.

lustucru dijo...

Que buen post, no sé por qué tiene tan pocos comentarios.
Este y el de chango100, de los que más me han gustado.

Claro, de los que escriben como invitados.

Guffo Caballero dijo...

Aaaah, chido verte por acá, Aguuuussss

Anónimo dijo...

Horrible

arboltsef dijo...

Rox: Nel. Uno trabaja pa comprarse lo suyo, (a huevo).

lustucru: Muchas gracias.

Guffo: Un placer carnal.

Barbara dijo...

ei, y ya si te regresan las cosas, es ganancia

Blogalaxia