miércoles, 25 de marzo de 2009

Algún día.



Me gustaría decir que todo comenzó con una mirada, pero no es verdad. Aunque sirviera para el romanticismo, no le haría ningún favor a la verdad, que aunque más simple, no deja de tener su propio encanto.

En realidad no sé como empezó; supongo que de la misma forma en que comienzan estas cosas: con un gradual reconocimiento, la discreta realización de tu presencia, tu constante presencia.

Fue la contemplación paulatina, el pasar de un saludo casual al cruzarnos por un pasillo al rápido beso en la mejilla hasta el detenerse por un par de minutos para conversar con cualquier pretexto para encubrir el verdadero pretexto: saborear tu olor dulzón por las mañanas.

Después vinieron los correos diarios, los mensajes al celular y las conversaciones de madrugada por Messenger. Un hecho siguiendo a otro con la precisión de un reloj.

Luego las salidas a tomar café –aun detestándolo-; las cenas hasta tarde en aquel restaurante claustrofóbico cerca de tu casa. Los fines de semana arrastrando los pies tras de ti por las calles atestadas de baratijas, mientras comprabas una increíble cantidad de porquerías a las que llamabas “artesanías” y que compulsivamente ordenabas en las docenas de repisas de su casa. Aunque yo refunfuñaba como caballo de tiro, en el fondo disfrutaba enormemente tus obsesiones.

Vino la primera vez que me quedé en tu casa, en tu cama, rodeado por cientos de aquellas baratijas, rodeado por tus besos, por tus caderas. Y la primera vez que me fui de tu casa sólo para regresar un par de horas después con la prosaica excusa de extrañarte.

Lugares comunes todos ellos; cliché sobre cliché; todos y cada uno de ellos llenándome de una felicidad que lejos de relajarme y liberarme, sólo abrió mis ojos.

Del mismo modo gradual, tal como el día que uno se descubre cicatrices que ha tenido durante años, descubrí, aterrorizado, que te amaba.

Todo se fue al carajo.

Yo, poseído por Melvin Udall, arruine todo siendo yo.

Las actitudes extrañas, los silencios, mis desapariciones sin explicación. Los días absolutamente normales en los que compensaba todas mis desarticulaciones pasadas. La promesa de nuestro futuro resanando las resquebraduras de lo nuestro. Y luego, de nuevo mis extrañezas, tu dolor y mi retraimiento.

Hasta que un día simplemente me fui.

Me fui lejos. Sí, seguía ahí, pero ya no estaba. Te dejé con dos palabras, fue la ultima vez que hable contigo; claro, seguíamos conversando, pero nunca volvimos a hablar. Poco después, ante tu confusión, me fui completamente; simplemente desaparecí de tu vida. Te dejé de la única manera que prometí que nunca lo haría: sola. Y lo siento, en verdad sabes cuanto lo siento; lo sabes porque me conoces. Porque me conociste.

Oh, aún te amo, no lo dudes. Aún te extraño, aún te necesito y aún te pienso, pero cada día me alejo más; me alejo más de ti, me alejo hacia mí. Porque sólo aquí dentro puedo enfrentar ese miedo, ese miedo que es más fuerte que todo lo demás.

Créeme, quiero quedarme, pero no puedo. Tengo miedo que, de seguir adelante, jamás pueda dar la vuelta atrás y tenga que enfrentarme a la única cosa que me aterra, la única cosa que realmente nos separará: El Final, Nuestro Final.

No soy un hombre creyente, pero no puedo ignorar la señales, como tampoco, por más que lo deseé, puedo cerrar los ojos ante la revelación de lo que vendrá. Es por eso que me atrevo a terminar con lo nuestro, sólo para evitar que Termine.



Algún día.

31 comentarios:

Anónimo dijo...

ouch.

Diego dijo...

Has de cuenta que me leíste como libro abierto con este relato... muy bueno y muy doloroso...

Anónimo dijo...

Yo pense que ibas a describir como las voces del futuro te presionaron para enviar una ginoide a exterminar al maestro Kabeza, :( .

Anónimo dijo...

Yo pense que ibas a describir como las voces del futuro te presionaron para enviar una ginoide a exterminar al maestro Kabeza, :( .

El fantasma de los ricos dulces de albaricoque dijo...

de huevos!

Zeta dijo...

AS GOOD AS IT GETS es, probablemente, la mejor película de Nicholson que existe.

Buen relato.

Dr. McMasan dijo...

como q me recuerda a Black de Pearl Jam.. sabe...

eXra dijo...

La mejor "solución" (a veces la única) cuando no hay manera de decir "ya no te amo"..(like JuanGa)
.
.
.
.
.
.
.
(sufro.. =P )

Anónimo dijo...

Oh las señales de la revelacion... despues de todo si tienes cierta obsesion con la biblia!!

Anónimo dijo...

No me gusto. No creo que sea del cajón de los recuerdos, le falta animo, esta flojo, ni coraje da, nada. Por lo general invitas a la relectura.

Atte. Sonia

RAH dijo...

La frase "Te dejé de la única manera que prometí que nunca lo haría: sola" es tristísima. Buen enfoque sobre un apocalipsis a nivel personal.

Fnf dijo...

"Es por eso que me atrevo a terminar con lo nuestro, sólo para evitar que Termine"

.
.
.
.
.
.
profundo.

Anónimo dijo...

"resanando las resquebraduras"

...profundísimo maestro

Nefesh Bleu dijo...

La frase: "Aunque yo refunfuñaba como caballo de tiro, en el fondo disfrutaba enormemente tus obsesiones." Es síntesis, y a la vez, señal inequívoca del apocalíptico enculamiento de un hombre con una mujer.

Por lo demás, me recuerdas mucho a la letra de la canción Sognare de División Minúscula, la cual es toda una tragicomedia de amor adolescente e infantiloide.

A considerar por el respetable.

Saludos.

Luis dijo...

Nunca he escuchado a Division Minuscula, asi que no se si es bueno o malo, snif.

Nicotina dijo...

ay ajá nunca he escuchado a division minuscula!! pues busca la rola, y te enteras!!

En cuanto al texto...mejor no hay q comenzar :S´

que triste

Dámaso Pérez dijo...

uf, sí, como dices, en el relato hay clichés y lo que sea, pero a mí me gustó porque el pesonaje en su profundidad me parece que tuvo miedo a ser feliz

ese miedo a la pérdida es como cuando thomas mann en Muerte en Venecia habla de que EN el enamorado habita un soplo divino, y ante el miedo de perder al objeto amado prefiere pedirle a dios morir

chido mi chingón!

Juan Carlos Pelayo dijo...

Lleve sus deliciosos mangos enchilados, cocos y volobanes RBD Ricos Bolovanes D'mierda

DI NO A LA SEPARACIÓN DE RBD!

Chica Oso dijo...

me encantó

Anónimo dijo...

Ah, ese Juan Carlos Pelayo, en medio de mi tristeza, me sacó una carcajada genuina. Jajajajajaja.

Kuruni dijo...

Odio a las personas que hacen eso. ¿Por qué descubrirse a sí mismo como discapacitado emocional hasta que se enamoró?
aaarg.
(buen texto).

ほし dijo...

me he vuelto fan de tus escritos, es muy bueno este la vdd.. y como mencionan por arriba, me leiste como un libro abierto... muy bueno...
saludos
!

Luis dijo...

Arggg, nunca he entendido tu blog! ¬¬

Guffo Caballero dijo...

De seguro el escrito es para mí, porque lo nuestro nunca ha empezado, compadre gacho, snif.

Silvia Black dijo...

amo a melvin udall, me parezco taaanto a él :D

y tu relato de alguna forma extraña llegó como anillo al dedo a mi vida :)

saludos!

luna dijo...

Me gusto, pues siempre hay un final, pero tambien seria bueno vivirlo aunque se acabe, que sentido tendria entonces?

Goma Rosa dijo...

así soy yo, muy en el fondo, saboteando cada oportunidad a esa felicidad ordinaria que solo te puede dar el amar a alguien.

Eo dijo...

muy chido, un post sentimental, sincero, triste y con una frase encantadora
"Me atrevo a terminar lo nuestro, sólo para evitar que termine".

siempre hay un final para todo

Gazz dijo...

me gusto!!!
me describiste taann bien, .. je.
sta genial, enserio

Anónimo dijo...

he cabron luis da acceso a tu pagina no mames wey por ke nos pides acceso si no somos bloggers, anda cabron aliviante

jamesesdechicho dijo...

Esperando estar equivocado digo lo siguiente:
Esto me recuerda demasiado a Cortazar.
Voy, releo y vuelvo.

Blogalaxia