viernes, 22 de mayo de 2009

¿Lo siento? ¿Te quiero?


El sábado pasado, llené un formulario más grande que cualquier solicitud de admisión a la universidad y quedé suscrito al maravilloso servicio del Oráculo Ching, ¡directo a tu correo! Desde entonces, tengo el privilegio de recibir cada mañana un pedazo de sabiduría mística oriental extraída algorítmicamente del milenario I-Ching. 

A decir verdad, sigo sin saber por qué me inscribí a esta variación oriental y ancestral de los horóscopos de Walter Mercado; por alguna razón imaginé que sería divertido descifrar el lenguaje del cosmos pero en realidad las jaladas mentales de la supuesta Tierra Central me resultaron crípticas, pedantes y poco prácticas, como siempre. 

Confieso que no soy una persona espiritual. No profeso ninguna religión, no rezo y no practico Yoga desde aquella vez que me corrieron de la clase por reírme cuando el instructor me ordenó tirarme boca arriba y levantar las piernas para que él pudiera "alinearme los chakras" 

Advierto, no odio a Dios, ni dedico mi vida a negar su existencia. Probablemente existe, pero imagino que está muy ocupado haciendo turismo espacial al lado de Mr. Spock, y yo tengo demasiados problemas humanos y terrenales para estarme preocupando por las fuerzas cósmicas.  

Alguna vez leí en la calcomanía de un carro la frase más sabia que he escuchado: "No tengo nada contra Dios, es su club de fans al que no soporto" ¡Qué cosa más cierta! 

Estoy harto de mis padres que insisten desesperadamente que "debo creer en algo" Lo mismo va por todas esas amistades convertidas al cristianismo después de haber sido violadas brutalmente y llevadas al hospital para conocer a Cristo, Nuestro Señor como efecto de la morfina y que ahora me hablan de hermano y envían mensajes molestos por MSN para decir "Dios te ama" Y detesto con todo mi ser a los amigos New Age/Seudo-metafísicos que se la viven recomendando libros como El Secreto y cosas tan ridículas como el Ho'Oponono

¿Y qué es el Ho'Oponono? Es la última tendencia en técnicas de meditación proveniente de Hawaii. ¿En qué consiste? Básicamente dice que en la película de tu vida tú no eres sólo un simple actor: también eres el director, guionista, editor, stand-in y el tipito que se encarga de servir café en los descansos. Por lo tanto, tienes el poder de crear y modificar todo lo que te suceda en tu set de filmación: tú esocges el género de tu película, tú la escribes, tú haces casting, eliges a tus coestrellas y asignas roles como amigos o villanos y, por supuesto, tú decides si eres feliz o miserable. Entonces, si tú eres el show runner y tomas las decisiones sobre cada suceso relevante en tu vida, también debes responsabilizarte por todo lo que suceda en ella y no culpar a los demás. 

Hasta ahí vamos medianamente bien, pero, ¿cómo tomar responsabilidad por tus autoimpuestas desgracias y tragedias diarias? ¡Sencillísimo! Sólo debes repetir la siguiente fórmula a cualquier amigo, enemigo, familiar, mascota o circunstancia que te aqueje: "Lo siento. Lamento que mi percepción de tus acciones te hagan quedar como el villano de la historia. Te quiero y prometo no volverlo a hacer." Paso siguiente te recitas a ti mismo una oración similar: "Lo siento. Lamento que mi percepción de las cosas me esté causando sufrimiento. Me quiero y prometo no volverlo a hacer." 

¿No ha quedado claro como funciona el asunto? Por eso pedí a mi amiga Elena que ejemplifique el ejercicio aplicándolo a su ex esposo el carnicero: 

Lo siento, amor mío. Lamento que después de nuestra boda haya decidido que comenzaras a emborracharte y golpearme. Me disculpo sinceramente por todas las veces que terminé internada en el hospital, sobre todo aquella en la que caí en coma por siete días. Y te pido perdón por haber provocado con mi mente que tomarás como amante a nuestra hija adolescente y huyeras con ella del país, prometo no volver a hacerlo.

¿Seguimos sin entender? Bien, mi amigo Omar, de Uganda se ha ofrecido a poner otro ejemplo: 

Lo siento, Joseph Kony. Lamento que haya provocado que me raptarás de los brazos de mi madre cuando tenía seis años y me forzaras a ser un niño soldado en tu incomprensible guerra. Me disculpo por odiarte cada vez que me obligabas a tirar por acantilados a los bebés de las tribus que no se unían a tu culto. Y te pido perdón porque me cortaste los labios y la nariz cuando intenté huir de tu ejército.

¿Aún no tiene lógica el Ho'Oponono? Quizás sea porque... ¡es una reverenda pendejada! 

Resulta que además de sufrir por las bajezas de otros, ahora debemos pedirles perdón porque es lo que el cosmos quiere; porque supuestamente es la única manera de sanar y estar en armonía con las fuerzas superiores. No sé a ustedes, pero a mí me sigue sonando mucho mejor hacerme la víctima por un periodo de duelo y después ignorar todo sentimiento relacionado por el resto de mi vida. ¿Qué ha pasado con las formas tradicionales y sanas de enfrentar el dolor como la negación, el alcohol, las drogas, los antidepresivos, la terapia y la pasivo-agresividad? ¡¿Dónde han quedado los valores de esta sociedad?!

¿Acaso es tan dificil entender que hay heridas que nada podrá sanar? ¿Es tan terrible admitir que a veces la vida es injusta sin razón ni propósito alguno? ¿Estoy equivocado al aceptar que soy humano, imperfecto e incorregible en mis tendencias y acciones? ¿Es tan necesario acudir a un Dios e inventarse una eternidad de mitos y prácticas para dar sentido a nuestro existir? ¿Es tan aterrador pensar que esto, el ahora, es todo lo que tenemos? ¿No es eso suficiente, acaso? ¿No somos suficiente? ¿No basta vivir?

Lo siento, pero no creo en la necesidad de buscar un ser superior para validar mi vida. Lo lamento, pero no simpatizo con los trucos de magia de la espiritualidad. Y les pido perdón porque pienso que son débiles y tienen miedo de enfrentar la vida por lo que es. Y no, no los quiero, pero prometo reírme siempre de las esperanzas e ilusiones patéticas que se inventan cada semana.

17 comentarios:

Myriam Paulina dijo...

cada quien valida su vida y pues tu lo sabes aunque yo sea una gran creyente o eso es lo que he pretendido pues no creo q solamente por cumplir los 10 mandamientos o el coran o cualquiera que sea la religion o fe que se busque profesar y de alguna forma nosotros decidimos directa o indirectamente lo que nos suceda con nuestros actos u omisiones.
Sabes como lo veria como un proceso , cuando viene a nosotros alguna violacion a algun derecho presentamos una demanda o denuncia segun sea el caso , si no la presentas pues dejaras que se te sigan cometiendo arbitrariedades y si respondes tengras que presentar actuaciones y esperar la resolucion del juez (en la tierra) Dios en lo espiritual .
Bueno algo asi

Israel V.R. dijo...

Pues yo si creo en la espiritualidad, pero igual, como dices, lo más probable es que Dios esté ocupado en algo más que los problemas de la Tierra, así que irremediablemente estamos solos. Creo que si se puede decidir, pero solamente sobre si vives sonriendo o aullando de sufrimiento

Pelo dijo...

¡Jajaja!

Divertido y fresco como siempre.

Me alegra no ser la única que se caga de risa en las clases de yoga, ya hasta me sentía mal.

Maestro de yoga, te pido perdón por haberte hecho tan chistoso.

Salud, jovenazo.

Tumeromole dijo...

De acuerdo contigo, no entiendo por qué la gente se empeña cada vez más por ocultar su miseria mediante técnicas y creencias estupidas.

Pienso que Dios siempre será el más indicado para echarle la culpa de todo... Y como no se ha comprobado que existe, entonces: "todos tienen la culpa, menos yo". O algo así.

En fin, bien escrito.

César dijo...

Ya estoy hasta la madre de Dios.

Pero lo digo poco mi carnal, estos post son prohibidos, jajaja.

Fede Fiesta dijo...

Me gustó, debo aceptarlo.

Yo creo en Dios, pero no por alguna de las razones que mencionas. Salidas fáciles las hay en todos lados, especialmente en esos libros baratos de superación que se disfrazan con capas de espiritualidad y pseudo ciencia.

Pero de Dios al "secreto" hay mucho trecho.

Vivienne dijo...

Odiooo que toquen a mi puerta los sabados los testigos de jeova total no me kiero salvar...

Odio que me digan : Fué algo que tú te generaste (Osea como?? yo genere o pedí y/o atraje que mi pez muriera?)

Odio que los "padres" sean pedofilos y nuestros lideres a la vez (ke klase de lider es eso?)

Creo qeu hay algo superior no se si murio en una cruz o ha reencarnado miles de veces, o le habla a alguien al oido y le dice como dirigir al mundo lo que si sé es que el fanatismo es absurdo en cualquiera de sus expresiones y aun más en la religiosa.

Bsox

Lady Jesus dijo...

¡No mientas! Sé que eres un maniático religioso, te vi ayer vestido de monaguillo- por cierto el blanco/rojo te va-.

Lamento revelar tus más íntimos secretos, perdón por dejarte en evidencia y una vez más lamento no arrepentirme.

En vez de estar leyendo eso, deberías de hacer algo más productivo como analizar a fondo la teoría de que Fidel Castro vive en un Tupperware ¿o cómo era?

P.D. La maldad es lo de hoy, recuerda que una suite presidencial con vista al mar de lava nos espera.

Lamento chica de la pierna de palo por…. ¡bah! Olvídalo.

Foquilla dijo...

Los seres humanos necesitan algun ser superior, divino, en quién depositar sus esperanzas, a cambio de la promesa de una felicidad eterna que no es posible en vida.

El problema esque cada vez depositamos nuestras esperanzas en seres y promesas más ridículas.

Dean dijo...

No conocía lo del Ho´Oponono ese, pero como lo has explicado, je je je, me he partido de la risa.
Ya sabes que las grandes guerras de la humanidad han sido por cuestiones religiosas y que hoy día existen grupos muy numerosos como los islamistas que son bastante problemáticos. Esa frase del coche que traes a cuento es muy sabia, porque precisamente todos esos fanáticos dígase cristianos, musulmanes, judíos o lo que sea, son los que traen tanta confusión; la cosa no es tan complicada como ellos quieren hacerla parecer a la gente.
Un saludo.

Isabel dijo...

Efectivamente, es una pendejada. Hay cosas que nos parecen injustas porque afectan nuestro entorno, dependiendo el valor e importancia que le demos a las personas será el impacto, de ahí que soy de las personas que piensa que hay cosas que no se superan sólo se aprende a vivir con ello.

Anónimo dijo...

Que dios te benddiga hermano...

Alejandro dijo...

Me quito el sombrero cada palabra expresa con claridad mis pensamientos no estoy en contra de creer la esperanza es lo que nos hace fuertes pero la estupida idea de creer que solo con pedir te lo dan... me rio en su cara dios no esta aqui nos dejo por que sabe que podemos solos o por que le cagamos el palo una de dos

Mary J dijo...

:P jajaja... see... yo tmb no pioenso perder mi tiempo en sperar a ke una fuerza divina baje del cielo solo para solucionar mis problemas XD
bss!

Roque dijo...

Brillante, ahora tendrás un culto.

Apoyo las formas tradicionales de enfrentar el dolor.

dayanna* dijo...

Creo que eso de culparme a mí por todo es la onda jajajaja!!

Vivan las formas tradicionales..

Yo sí creo en Dios, pero no creo q sea responsable de lo q me pasa y en todo caso si lo les, me imagino q es su forma de divertirse, imagínate que flojera vivir en santa paz por toda la eternidad jajajaja..

Tritza dijo...

chale...
que bueno que tengo mi propia secta satánica!!

Blogalaxia