domingo, 14 de junio de 2009

Volver.



Me cuenta un familiar que en la prepa tenía una maestra que vestía de manera ridícula/atrevida para la época, como si no le importara nada, luciendo carnes (ya en decadencia) como si fuera una quinceañera bien dada.En cierta ocasión se pusieron a platicar amenamente, fuera de clases y ya en confianza le preguntó el porqué de tales extravagancias. La mujer no se lo tomó a mal, al contrario, y le contó que ella, en su época, nunca tuvo oportunidad de vestir así y ahora que podía pues no dejaba pasar la oportunidad. Sí, sabía que para muchos quedaba como una loca pero no parecía importarle, total, la vida es muy corta como para dejar de hacer lo que quieres por el qué dirán.

Hay una película de William Hurt que se llama “Second Best”. Es sobre un hombre llamado Graham Holt que nunca fue popular ni nada, más bien fue del tipo aburrido y medio ñoño. Ahora es un adulto maduro y solitario que se hace cargo de la oficina postal de una pequeña villa inglesa. Un buen día se entera de que en el orfanatorio local están promoviendo las adopciones. Después de un breve examen de concienca decide adoptar un niño. La trabajadora social está desconcertada: una de las primeras políticas del instituto es conceder la adopción solamente a parejas. Pero él lo explica muy bien: es estable, tiene un buen hogar y ya sabe que muy seguramente nunca tendrá pareja por lo que tiene sentido seguir adelante con su vida. Graham cuenta una anécdota con la que siempre me he identificado mucho. Que, durante sus últimos años de escuela, su madre lo enviaba religiosamente cada fin de semana a la ciudad para que asisitiera a bares y clubes nocturnos con la esperanza de que conociera a una mujer. Él siempre se quedó apartado en una esquina hasta que, con el paso de los años, su madre aceptó que la época de él había pasado y dejó de insistir. De ahí la película sigue mucho con el tema de lo que se puede dejar pasar (y quizá dar por perdido) y lo que no, tal vez por eso me llegó de una manera especial.

Verán, en mi vida creo que he sido como las personas de estas anécdotas. Nunca vi los Caballeros del Zodiaco o la serie esa de Gokú, jamás salí a la calle a jugar con mis amigos (de hecho nunca me junté con más de una o dos personas, si acaso y eso en los primeros años de la primaria), empecé a escuchar música hace apenas unos cinco años. Este tal vez sea un caso muy especial pues me costó trabajo darme cuenta que nadie te puede decir qué escuchar y qué no y sospecho que ese es uno de los aspectos por el que se dice que se insiste tanto en que la música es una forma de expresión y es típico el adolescente que pone la grabadora a todo volumen. Bueno, antes del iPod, cuando todavía se usaban las grabadoras. Nunca jugué futbol, jamás hice un viaje loco con mis amigos a la playa o algo por el estilo. No tuve un círculo de conocidos que siquiera se vistieran remotamente similar a mí, quizá el detalle que me ha afectado más notablemente porque ahora, dicen, no tengo gusto para vestir. No empecé a salir de noche a “socializar” hasta mediados de la universidad. Creo que sobra decir todo lo demás que no he vivido.

Yo me identifico más con Graham Holt que con la maestra aquella que vivía su primavera a destiempo. Es quizá difícil de entender a primera vista que no se trata de un darse por vencido o lamentarse, sencillamente aceptar la realidad. Si, ya sé, no he vivido, mi infancia-adolescencia debe haber sido un infierno y me voy a morir de viejo y sin haber amado. Que echando a perder se aprende y nadie experimenta en cabeza ajena. Pero realmente en muchos sentidos no me imagino a alguien lamentándose por eso, la vida de cada quien va por distintos caminos. Y vamos, no le veo mucho caso a tratar de “recuperar el tiempo perdido” porque ¿qué se supone que haga? ¿que empieze a ir a antros a mis veintimuchos? ¿que me haga amigo de los adolescentes de la cuadra y salgamos a experimentar con sustancias? (jojo, seguramente terminaría en la cárcel por perversión de menores) No quiero quitarle la validez a esas ideas, digo, nunca es tarde para ser un rebelde sin causa por imitación, mucho menos cuando finalmente se te empieza a quitar lo tonto y llegas a la tan ansiada edad adulta, cuando ya tienes aunque sea un poquito de noción de las cosas y de sus consecuencias y sobre todo cuentas con los recursos (no necesariamente económicos) para hacer de tu vida lo que te venga en gana y quizá hasta salirte con la tuya. Pero veo a excompañeros y amigos que a esta edad se están casando, muchas veces por causa de un embarazo, conocidos que eran la fiesta en persona y ahora, antes de los 30, ya tienen sus achaques: gastritis, cosas del riñon, rodillas con problemas que solo le harán mas difícil la vejez... y es extraño. En este momento de la vida en que a ellos parece que se les cierran las opciones, que comienzan a tener motivos para cansarse de las rutinas que antes les parecian tan cool, a no “aguantar lo mismo que antes”, yo me siento muy bien. Muy tranquilo y fresco, con mucha curiosidad y mucho entusiasmo por la vida. Pero sobre todo con una inmensa libertad.

No digo que lo que me ha tocado a mí sea mejor o peor que otra cosa ni que no haya sido un tonto, tampoco diré que no hubo momentos de frustración y a lo mejor hasta algo de envidia en ocasiones. Pero cuando me preguntan ¿no estaría chidísimo volver a tener 17? ¿A poco no fue la prepa la mejor época de la vida? Pues sí, tal vez sí. Pero ¿quisiera de verdad volver y hacer las cosas de otra manera? No, definitivamente. Porque para mi lo mejor de la vida lo estoy viviendo ahora.




Kurazaybo

21 comentarios:

ほし dijo...

Así se habla! Buen escrito!
Yo tampoco hubiera hecho las cosas de diferente manera, estoy contenta con lo que tengo ahorita, y que tal vez me equivoqué en algo en el pasado, bien... de eso se aprende no??

Kuruni dijo...

Que bonito. Está ameno, honesto y sin pretenciones. Y me identifico con el final: cada etapa que paso me gusta más que la anterior.

Buena aportación.

Morinakemi dijo...

Jajajaja, no aprovechaste tu juventud y eres un mediocre y no sabes vivir...
































También yo, snif, bú-juuu =(

Ya en serio, excelente post.

Reyeno dijo...

¿Que tal? ahora yo me identifico contigo, me gusto mucho es post y yo igual no me gustaría cambiar lo que he vivido a lo mejor solo lo malo que le haya hecho a otras personas.

Suzy Lee dijo...

ohh, buen post... yo no me identifico con ustedes... mi juventud fue excesos,paz...y rock and roll...pero ya paso...hace un mes...ahora la la siguiente etapa espero sea mejor...

Vie[n]na dijo...

mi consejo: viaja!!!
a lo mejor si te perdiste de experiencias cuando mas joven, pero al final todos nos hartamos de excesos y (con sus exepciones, claro!)
ahora aprovecha tu libertad en todos los sentidos, viaja, conoce diiisfruta de lo que ahora se te ofrece!! :D
creo qe es mejor que vestirte fuera de tu edad o adoptar un hijo... XD

Pinkrobot dijo...

Que increíble post, me encantó la sencillez y sobre todo la honestidad. Me identifico contigo en algunas cosas, yo tampoco he tenido una juventud alocada llena de experimentación pero tampoco me siento menos libre, estoy muy feliz con mis recuerdos y la manera en que he escogido vivir hasta ahora, no tengo ningún remordimiento ni frustración. Aunque también coincido que puede no ser lo mejor para todos. En fin, que venga lo que sigue =)

César dijo...

Revela tu identidad.

Jaja

L De dijo...

me gusto mjucho tu post antes de leerlo sentia que no estaba viviendo lo suficiente y que tenia que aprovechar por que los anios no regresan pero ya me di cuenta de que si he vivido lo suficiente y que si no pues ya ni pedo iwal voy a ser feliz XD bueno x

kissts

Kurazaybo dijo...

Vaya todos estan comentando bien chido, no me esperaba una respuesta tan buena a este post jaja hasta hacen que me sonroje.

Cesar, ni me habia fijado que no salio publicado mi nick ni nada, pero pues ya saben, fui yo, con este tema me dieron ganas de participar. Gracias a Luis por publicar mis debrayes.

- B.tO - dijo...

Como alguien que salió de fiesta a escondidas, tomó de más, fumó todo y cumplió con el checklist de todas las cosas que debe hacer un adolescente (rebelde) normal puedo decirte que no te perdiste de nada.

Unas cuantas peleas, rumores malintencionados, crudas y vergüenzas: es todo.


Un post muy sincero y muy bueno.

Rox dijo...

Estoy de acuerdísimo con los de arriba. es un texto fresco y sincero. Muy bien! :D

¿Volver a los 17? Nuncamente. Sin embargo, me gustaría saber si en esa libertad de la que hablas incluyes retos diferentes a los que estás acostumbrado, nueva gente, otras manera de ver las cosas...

Al final, y de eso se trata la juventud y en última instancia, la vida. No necesariamente de jugar fut o fumar mariguana.

SALUDITOS Kurazaybo

Yzakeiro! dijo...

Es bueno saber que mi juventud no está siendo desperdiciada como muchos creen que lo es.

Excelente post, de verdad te felicito.

=)

Anónimo dijo...

Hace poco vi un comercial de Pfizer muy chingon de la pastilla azul donde salen unos mocosos como de 16-17 años hombre y mujer y van entre sonrisitas como a una biblioteca se meten y cierran la puerta.

Putisima madre... que recuerdos, esos dias de estudiar con ella! a mis casi 26 ver ese comercial me hizo darme cuenta que me la pase poca madre lejos de alcohol, discos, desmadres y demas pendejadas.

Muchos de mis amigos ya se casaron... y creo que no tardo en hacerlo yo tambien no por presion o algo asi simplemente por que soy feliz con ella.

Anónimo dijo...

aqui esta el comercial.

http://www.youtube.com/watch?v=jNqcSUQptIU

Diablo dijo...

Me gusto mucho tu post porque me hiciste recordar ciertas epocas (parte de prepa y parte de secundaria) en donde yo de plano estaba perdido, estaba en otro mundo... y hasta la fecha no se que estaba pensando...

yo tenia mi mundo y era feliz... aun cuando no hacia todo lo que los demas de mi edad hacian...

Ahora desde hace unos cuantos años, salgo a ponerme bien pedote o a fumar chingaderas, pero creo que lo hago mas por "no dejar que se me vaya la juventud" que por ganas realmente... pero si, me gusta hacerlo... y de todos modos a los 30 creo que seguire haciendolo.

Al final lo "correcto" es lo que nos hace sentir a gusto no?

Y con eso de la gastritis, cosas del riñon (en mi caso seria la vesicula), rodillas con problemas... apenas tengo 21 y ya estoy sufriendo tambien jajaja

mariposa dijo...

cada uno vivimos nuestra aventura o desventurada experincia estudiantil, y al final cada quien dicide como continúa con su vida...

quiza sufriendo o disfrutando, pero finalmente son nuestras consecuencias, lo que nos rodea nosotros lo elegimos, nunca nadie podra predecir a ciencia cierta lo que un adolescente será de adulto,,,
tambien para mi habia malintencionadas predicciones por mi comportamiento... y no me fue nada mal....
ahora que nos sentimos satisfechos y vivimos nuestros mejores momentos, no me queda mas que felicitarte por tu vida y por escribir así,,,
gracias por robarme dos minutos pues no fueron desperdicio.....

FELICIDADES¡¡¡¡¡¡¡¡

Power Pig dijo...

NERD.

Killer dijo...

FREAK!!

Yuumei dijo...

Como bien dices cada quien elige vivir la vida como mas le acomode.

En ciertos puntos del partido seguramente tuviste que tener ese deseo de pertenecer a cierto grupo, por curiosidad, por borreguear, por probar y salir de tu rutina... por lo que sea. Y no lo niegues, por muy fugaz que pudo haber sido ese pensamiento , estuvo, es algo que va de fábrica en todo ser humano.

Pero pasada esa etapa de borreguez, creo que has definido bien tu personalidad. Te considero por lo poco que te he tratado alguien diferente, tal vez más allá de la media diferenciadora, pero eso mi buen Kurazaybo es tu encanto principal.

Y bien dices, lo mejor de la vida viene cuando tienes control de ti, de tus actos y puedes ver y prever a futuro..

Un post muy honesto, personal, que me sacó una gran sonrisa el día de hoy. Un fuerte abrazo.

Power Pig dijo...

Cierto, además de nerd, freak. Gracias por la observación, compita!

Blogalaxia