viernes, 17 de julio de 2009

La imagen de Pazazu (la venganza de Asurbanipal)



Asurbanipal, príncipe asirio, fue desde su niñez atormentado por Pazazu, demonio del Viento del Suroeste.

Cuando Asurbanipal salía al desierto acaudillando ejércitos, Pazazu descargaba furiosas tormentas de arena que devastaban las tropas. Sólo Asurbanipal sobrevivía, acosado cada noche por pavorosas pesadillas.

Por consejo del oráculo, mandó Asurbanipal traer a Niggurath, artista capaz de plasmar imágenes eternas en la piel usando pigmentos vegetales.

Nueve noches trabajó Niggurath dibujando con una aguja sobre el pecho de Asurbanipal.

Después advirtió al príncipe que nunca viera ni dejara ver el tatuaje y sólo debía descubrir el pecho cuando Pazazu atacara.

Días después, al sentir la tormenta, Asurbanipal descubrió su pecho y la calma reinó en el desierto. Lo mismo sucedió en los viajes subsecuentes.

Cuando Asurbanipal murió de viejo, sus embalsamadores lo desnudaron y descubrieron con horror la imagen de Pazazu en su pecho. Se habló de un pacto con el demonio. Sólo Niggurath sabía la verdad; la imagen era tan espeluznante, que el mismo Pazazu se horrorizaba al verla.

DSB


7 comentarios:

Rox dijo...

¡Dos textos! aunque comentas que el anterior es refrito, nos muestra el abanicote en el que te puedes mover.

Excelente.

davihds dijo...

Gracias Daniel por no saber por cuál decidirte, así tuvimos doble colaboración, gracias Huevo por publicarlo también.

Saludos!

G r e n o u i l l e dijo...

no tattoos, no life!

avicena13.wordpress.com dijo...

Le contaré la historia a mi madrecita cuando llegue a casa con un tatoo que le parezca horrible. ¿Creen que pensará que soy un guerrero?

Pancake dijo...

Estoy de acuerdo con avicena, espero que piensen que soy una guerrera si platico la historia a mis padres cuando descubran la tinta en mi espalda.

De lo contrario me quitaran el tatuaje con un rayaqueso.

Oh terrible . terrible . dolor.

Buen post.
Igual de bueno que el de la guacareadora sada.

Susan dijo...

Yo conozco al demonio como Pazuzu (pues así le decían a un ex-novio :P). Me encantó la entrada.

Isabel dijo...

No lo había leído... cortito y efectivo.

Blogalaxia