jueves, 22 de octubre de 2009

El insomnio y yo.



8 comentarios:

Anónimo dijo...

primis!!!

Anónimo dijo...

Iba a decirle maestro que cómo siempre, ha hecho usted una caricatura muy buena, pero no lo diré en esta ocasión para que no venga a mamar el alejito carpentier regañando tanto a los colaboradores de este blog cómo a los que se atreven a opinar y que no coincidan con la sabiduría del citado imbécil.

Zed dijo...

Jajajajajaja Epic Win

José Eduardo dijo...

¿Y dónde está el lado malo de tu insomnio?

Alejo Carpentier dijo...

Eso de endilgarle el título de maestro a cualquiera que nos impresiona es digno de paises bananeros como el nuestro, donde el vasconcelismo y el tributo a la efigie octaviopaziana nos ha inculcado un sistema de reverencia anquilosada, cursi y ridícula a todo lo que en realidad es original, creativo o culto.

Lo válido aquí es reconocer el esfuerzo del caricaturista, que, aunque lo niegue, tanto en sus dibujos como en su escritura - de las veces que escribe - tiene algo de Ciorán. ¿Quien puede evitar contagiarse del rumano?

Y bueno, de Sabina no puedo alegar mucho: No estoy familiarizado con su trabajo.

Excelente cartón. Saludos.

Anónimo dijo...

Le vamos aprendiendo en el camino, el destino final. Quien sabe?

Afortunadamente, siempre hay quien tenga el arte de poner nuestras vivencias en carton, novela, pelicula o hasta en telenovela.

Excelente carton !!!

Lenna dijo...

A mi me encantan las ojeras...

Bueno es que las mias no se van desde hace tanto tiempo, que he aprendido a quererlas.

Anónimo dijo...

Uy, a mi me ha pasado al revés, primero Sabina y luego Cioran.

Blogalaxia