jueves, 21 de enero de 2010

Ni un rato más



El post de Luis de esta semana, además de recordarme a El Centinela de Clarke, hizo que me acordara de algo que recién leí sobre el destino del Universo.*

Pero vamos a empezar por el principio.

Estamos de acuerdo (a menos que seas uno de esos que piensan que lo que describe el genésis en la biblia es cierto) en que el Universo vino a la existencia hace 13.7 mil millones de años (pon o quita 200 millones) y hay un modelo cosmológico que todo mundo conoce como Big Bang que describe lo que pasó.

Aunque hay que hacer algunas precisiones. El nombre del modelo Big Bang es una exageración. Porque lo que pasó para que el Universo existiera ni fue grande (cuando el Universo nació era más chico que un protón) ni hizo bang. Más bien ha de haber hecho puff.

Otro defecto que tiene el modelo es el siguiente. Funciona muy bien para describir cómo era el Universo cuando era del tamaño de una galaxia, de una estrella, de un planeta y hasta de los testículos de algunos anónimos de Recolectivo. Pero a la hora de describir cómo era el Universo cuando tenía menos de 10 a la menos 43 segundos y era de un tamaño más pequeño que un átomo, ya no funcionan las ecuaciones. Apenas se estaba creando la fábrica del tiempo y no tiene mucho sentido decir qué pasaba antes, pues no había un antes ni un después ni una causalidad de eventos.

Lo que sí explica el modelo es lo que ocurrió después de esos 10 a la menos 43 segundos. Y es, a grandes rasgos, que el Universo se infló, la materia se reconfiguró en protones, neutrones, núcleos atómicos y luego átomos de hidrógeno, helio y litio hasta que por procesos que todavía están en discusión, después de 400 millones años las primeras estrellas se encendieron y se formaron las primeras galaxias. Y así, después de 13.7 mil millones de años estás tú leyendo estas líneas piteras (quien quiera más detalles ponga atención a la cortinilla de Big Bang Theory).

Ahora bien, ¿qué sigue?

Hay varias maneras de describir cómo envejece el Universo, una de ellas consiste en dividir las Edades Cósmicas con base en lo que en determinada época sea lo que proporcione maś energía.

Dos astrónomos, Fred Adams y Greg Laughlin escribieron un libro llamado The Five Ages of the Universe donde abordan con profundidad esa idea. La primera sería la Era Primigenia que va de 10 a la menos 35 segundos de que el Universo se formó (para entonces ya se había enfriado lo suficiente para que magnetismo, gravedad y fuerzas nucleares débil y fuerte estuvieran unificadas en una sóla fuerza y la materia se pudiera configurar en protones, neutrones y átomos) hasta el momento en que se comenzaron a formar estrellas.

La segunda era, que es en la que estamos, se llama Era Estelar pues las estrellas son las protagonistas actuales en términos de proporcionar energía. Esa era empezó cuando el Universo tenía 400 millones de años de edad y ya se había enfríado lo suficiente como para que la gravedad hiciera lo suyo con las nubes de gas que se formaban, colapsándolas. Esa era se calcula que dure hasta 10 a la 15 años. Es decir unas cien mil veces más tiempo del que tiene ya el Universo. Ahora suena mucho pero como más adelante se verá es una baba de perico.

Nota al calce: Ojo, cuando digo "cien mil veces más tiempo del que ya tiene el Universo" no hagan como algunos anuméricos que conozco que suman cien mil a los 13.7 mil millones de años. Cien mil veces más tiempo del que ya tiene el universo significa multiplicar 100000 x 13.7 mil millones de años. Lo que da un número en el orden de miles de billones (10 a la 15) de años. Si se les hace más fácil comparen en otra escala de tiempo. Un día por ejemplo tiene 86400 segundos. Una fracción importante de segundo, aproximadamente, sería a un día lo que los 13.7 mil millones de años que tiene el Universo sería al tiempo en que ya no va a haber estrellas.

Pero el Universo sigue expandiéndose, las nubes de gas que forman estrellas se quedarán sin combustible y llegará la época en que ni las enanas rojas (estrellas de aproximadamente un decimo de la masa del sol y que duran encendidas billones de años) existan.

La siguiente época cósmica se llama la Era Degenerada y durará de 10 a la 15 años hasta 10 a la 40 años. Es decir mucho tiempo. Los objetos con más energía en aquellos días serán las enanas blancas, estrellas de neutrones y enanas cafes. En términos de luz visible el Universo va a estar oscuro entonces. Examinen el tiempo que durará esa era. Será suficiente para que las galaxias se evaporen y lo único que quede de ellas sea los supermasivos agujeros negros del centro.

Lo que nos lleva a la siguiente época del Universo, la Era de los Agujeros Negros. Las galaxias se han esfumado y sus remanentes más energéticos son los supermasivos agujeros negros del centro. Buena parte de la materia de las galaxias ha sido devorada por esos agujeros negros y otra ha salido despedida en el billar cósmico.

Pero incluso, los agujeros negros no son eternos. Dado el tiempo suficiente se desvanecerán mediante un proceso llamado radiación de Hawking. En términos básicos significa que un agujero negro puede perder masa en forma de partículas subatómicas debidas a procesos cuánticos. Es un proceso lento como la chingada, pero dado el suficiente tiempo ocurre.

Y aquí lo que tenemos es tiempo. La Era de los Agujeros Negros durará de 10 a la 40 años hasta 10 a la 92 años. No hay ningún evento cuya brevedad sirva para comparar. No se puede decir que el tiempo, para cuando se evapore el último agujero negro en el Universo, vuelve, en comparación, a la edad actual del Universo en un aleteo de pájaro. Es, simplemente, mucho tiempo.

Y cuando ese momento llegue, porque llegará, el Universo estará muy oscuro. Esa será la última edad cósmica, la Era Oscura. El Universo será una sopa de electrones y positrones. Lo más interesante que pasará por entonces es que un electrón se encuentre a un positrón y puff, haya un brevísimo destello de rayos gama. No habrá estrellas, no habrá planetas, no habrá gente y tampoco habrá materia más compleja que partículas subatómicas. Todo habrá caído en decadencia y se habrá erosionado.

De nuevo ¿qué sigue?

Bueno, algunos piensan que en ese estado el Universo dejará de expandirse (justo antes de eso el horizonte no va a tener muchas cosas que mirarle) y comenzará a retraerse, haciendo que los efectos precedan a las causas.

Otros tienen unas ideas más raras. Piensan que en algún rincón del Universo, la sopa en la que se ha convertido podría aún bajar un último peldaño en la escalera de los estados de la energía y contagiar a su vecindad, a la velocidad de la luz, del mismo estado. La materia y energía, lo mismo que tiempo y espacio dejarían de ser para convertirse en otra cosa que ni nos podemos imaginar.

Y entonces, ya no habrá más ratos.

* Death From the Skies de Phil Plait.

8 comentarios:

Bucalem dijo...

Creo que es el peor post que he leído en toda mi vida.
No puedo creer que me aventé un choro tan largo, aburrido, con puros datos de física (en su mayoría bien conocidos), no tiene relación con el tema y, además, es soberanamente intrascendente para el lector, creo yo.
Ajá, espacio-tiempo y eso, pero es un recurso de lo mas chafa para entregar el post de la semana.

Neta, esto es ridículo. Lo único que veo aqui es el burdo intento de un computito por traernos La Palabra de la Ciencia, por tratar de hacernos reflexionar y que digamos "a huevo, es maravilloso el Universo", cuando este es uno de esos temas en los que aquel que tenga la capacidad de apreciarlo, sin duda lo hará, incluso por su propio raciocinio; y aquel que no pueda... aunque lo encierres con Asimov vas a hacerlo cambiar de parecer

danm dijo...

Yo difiero, a mi me parece que si bien es un texto un tanto largo para un post (o bosta), es una forma bastante creativa de abordar el tema de la semana. Bien, como yo no pretendo estar un rato más aquí, me voy.

cineto dijo...

Desde mi ingenua posición de lector de divulgación, siempre me ha parecido que la radiación Hawking es un accidente teórico derivado de reunir gravedad y cuantos usando no más que razonamientos positivistas.

Mi idea del último estado del universo es más como agujeros negros inmutables, dentro de cada uno, el tiempo deja de existir para todo lo que cae y no termina de caer. Y ya.
Fin simplón

...
si tuviera críticos como los tuyos, me la pasaría dormido de tanta hueva

Manuel dijo...

No haga caso, viejo. El post aunque hable de datos "conocidos", no deja de estar bien escrito.

Y bueno, soy de la idea de que habrá una retracción, y un posible (mínima, quizá) nuevo comienzo. Cuando todo sea reducido al caldo primigenio, este, por su compleja simplificación (perdonarás el oximirón o paradoja), volverá a reactivar otro inicio, y así, ad perpetum.

Qué importa el tiempo...

Suli Naad dijo...

Realmente no considero que sea un mal post, es decir, sí es algo que sucederá después de tanto tiempo que ni para qué preocuparnos, pero soy de la opinión de que nunca está de más el conocimiento. Por otro lado, el final fue un win total.

Rekiem dijo...

Si eres tan chingón Bucalem, escribe algo digno de tu coeficiente intelectual e ilústranos ¡oh, gran crítico y conocedor de la lengua española y poseedor de las teorías científicas del mundo!.....

Mejor cierra el pinche hocico, pq te la estás comiendo enterita

Anónimo dijo...

haznos un favor a todos y matate.

Eo dijo...

después de leer esto tendré pesadillas como como alguien me chorea con el fin del mundo.

muy interesante la manera en que abordas el tema, un tanto exagerado y muy apantallador con los terminos, pero entretenido... al menos para mi

Blogalaxia