lunes, 17 de mayo de 2010




Como muchos, nunca he tirado las cartas que me han escrito. Y a las cartas, se fueron sumando los recados, un medio de comunicación muy útil entre housemates y computitos del trabajo. Además, en la parte de atrás de mis cuadernos, guardo ideas para posts o posts semi-escritos, teléfonos, presupuestos, dibujitos pornográficos, listas para super y to-do-lists que no tienen palomita. Ante mi falta de clósets, estos cuadernos están guardados en la misma caja que mis diarios personales y de viajes.

Evito leer mis diarios en papel porque me dan ganas de quemarlos y hacer pipí sobre sus cenizas ya que son asquerosamente cursis. Por fortuna, en el 2004 llegó el blog y esas libretitas apestosas se quedaron atrás.

Comencé a hacer mis cuadernos de recortes en el 2002, cuando tuve la excelente idea de recoger chingaderas en la calle y pegarlas en cuadernos. Pero no en cualquier cuaderno de cinco pesos; tenía que ser de esos de papel bonito y caro en los que las niñas bien escriben poemas diamor y su nombre con el apellido de su futuro marido. En aquel entonces el pretexto fue un viaje, pero la manía continúa.

Al principio guardaba y pegaba cosas que tuvieran un significado especial, como la nota de mi primer supermercado como mujer independiente (pfff) o la cuenta de aquella cena con ese alguien importante. Ahora, lo mismo da que sea un boleto del cine o de un concierto, una servilleta o la etiqueta de una cerveza o vino.

A veces, esas porquerías se quedan almacenadas mucho tiempo en el buró de la cama; ya no soy tan ordenada como antes para pegar a diario lo que recojo en la calle. En más de una ocasión, ese retraso ha tenido consecuencias sentimentales desastrosas, es decir, me pongo a chillar como quinceañera ante su cuaderno rosa con candadito. Y es que es muy fuerte el tener que pegar algo que representa lo que ya no es.

Supongo que el tener cachos de mi vida en recortes no es más que una extensión de lo que soy: una obsesiva coleccionista de momentos y celosa de mi pasado. No olvido, no dejo de querer, no deja de importarme. Sin embargo sigo adelante llenando más y más cuadernos.

Hoy sin falta, esta imagen se va para esos cuadernitos. Gracias Recolectivo, fue un placer.

Creada con Wordle.net

15 comentarios:

Kuruni dijo...

Me gustó el post... yo también lleno de recaditos y postits todo lo que encuentro.

Gonna miss you Rox. ¿Quién me va a acompañar los lunes :(?.

Abrazo.

ULISES AXEL (CHILANGO RENEGADO) dijo...

pelon de trompa DE MAMADORA

link

Anónimo dijo...

Ah no mames rox, como que te vas?



Maldita!!

Snif.

Chias.

Joel BD dijo...

Al fin!

elvis dijo...

el corazón se la rifa chido pa' olvidar, y al conservar recuerdos escritos le estamos metiendo zancadilla, porque le negamos el olvido... pero bueno cada quién sus filias.... suerte en lo que hagas hoy y siempre!!!!!!!!

superKT dijo...

tu me recuerdas a una yo pero más grande... no te vayas!!!

Chilangelina dijo...

Me niego a aceptar que te vayas. Dónde pongo mi queja.

YoSabina dijo...

Me gusta que expreses tus sentimientos y los dejes aquí para todos. Las entradas anteriores no me habían gustado mucho, pero esta tiene algo especial.

Mucha suerte.

YoSabina

Rox dijo...

Muchas gracias por sus comentarios, siempre fueron apreciados. Hasta los anónimos, no vayan a sentirse.

besitos... y no me voy del ciberespacio!

Guffo Caballero dijo...

Saludos, Rox. Que vengan proyectos chidos.

Amarguetas dijo...

quien carajos se siente?????? YA TERMINA DE LARGARTE DE UNA BUENA VEZ!!!!!!

SeleniuxBR dijo...

asshh no Rox!! me gustan mucho tus post! sere algo parecida a ti cuando sea garnde jajaja saludos!!!

SeleniuxBR dijo...

asshh no Rox!! me gustan mucho tus post! sere algo parecida a ti cuando sea garnde jajaja saludos!!!

RAH dijo...

Me uno a la queja de chilangelina :(

Anónimo dijo...

si ya largate anciana pervertida...

Blogalaxia