miércoles, 7 de julio de 2010

¿Cuales son las posibilidades?




Estábamos sentados en la banqueta de la privada, cuando el Javi llegó corriendo, bastante agitado y acomodándose los pantalones.

-¿Y ora tú? ¿Que pasó? ¿Si fuiste? -le preguntamos, pero aquel apenas y podía hablar entre jadeos.
-Sí fui, no mames, no mames... –repetía.
-¿Qué? ¿Qué paso? -no nos alarmamos, porque entre jadeo y jadeo aquel se reía.
-No mames güey, no mames... -no paraba de decir.
-¿Qué cabrón? ¿Hubo pedo? ¿Qué te dijo? ¿Qué paso güey?
-No mames, no me van a creer, no mames...

Tendría yo unos quince años y vivía en los edificios de Primavera.

Todo comenzó unas dos semanas atrás, cuando el Javi empezó a hablarle a una chavita que vivía a unas tres cuadras, sobre la misma calle (la calle era larguísima, pasaba por tres colonias). Ella no tendría más de quince años y el Javi tenía diecisiete. Ella era calladísima, rara, siempre pasaba caminando con su hermana menor y su mamá, una señora chaparrita y güera a huevo, con buena pierna y cara de pocos amigos. No recuerdo exactamente como pasó, pero un día el Javi acabó fajándosela en los edificios del fondo (el H, el menos habitado y que estaba mas obscuro) y nosotros nos aventamos el numerito desde la azotea (las azoteas de los edificios eran nuestra segunda casa), cagados de risa por que aquel le metía mano por todos lados y ella nomás abría los ojos espantada.

Pasaron unos días y el Javi la mandó a la chingada, o mejor dicho, empezó a ignorarla. La chavita, que era muy, muy rara, no dijo nada y se desapareció. El Javi comenzó a frikearse; se la pasaba diciendo -No mames, le va a decir a su mamá y me voy a meter en un pedo -Nosotros no le hacíamos mucho caso, pero él seguía con su paranoia, hasta que ese día, chupando en la privada, entre bromas y carrilla, aquel se paró de pronto y dijo:
-No mames, mejor voy a hablar con su jefa antes de que se haga mas grande el pedo.
-¿Cual pedo cabrón? si ni te han dicho nada -le decíamos, pero aquel, como Gabino Barrera, ya no entendía razones.

Se paró y se fue, nosotros no le hicimos caso y seguimos en nuestro desmadre. Mas o menos una hora después, fue cuando llego corriendo a la privada.

-¿Qué? ¿Hubo pedo? ¿Qué te dijo? ¿Qué paso güey?
-No mames, no me van a creer, no mames...
-¿Qué cabrón? ya dinos...
-Me la cogí, no mames...
-No mames, ¿Ahí en su casa? ¿Qué, no estaba su jefa?
-No mamen, a su jefa, me cogí a su jefa...

Obviamente todos nos cagamos de risa, porque eso sólo pasaba en las películas. Todos lo dijimos, pero aquel se nos quedaba viendo y luego volteaba hacia la entrada de la privada cada 20 segundos.

-Neta, neta, me la cogí...

Nos contó que había llegado a la casa de la chavita cuando tocó, le abrió la puerta la mamá; lo dejó pasar y entonces él empezó a medio explicarle lo que había pasado con su hija. La señora escuchaba todo sin decir palabra, pero lo miraba muy raro, Javi se dio cuenta y se quedó callado, fue entonces cuando la señora le preguntó que porque andaba de cabrón con niñitas, cuando había mujeres que sí sabían lo que hacían. Javi no era nada pendejo y enseguida capto por donde iba la cosa, así que le siguió la corriente, y a los veinte minutos se la estaba cogiendo.

Fue ahí cuando escuchó abrirse la puerta de la cochera...era el marido, un cabrón gordo, peor encarado que ella. Javi se paró en chinga, se puso los pantalones a medias y se saltó por la barda del patio trasero, para llegar corriendo a la privada.

Todavía sin creerle, lo seguimos interrogando, pero él aseguraba que si había pasado,

-Es mas, cabrón -me dijo -Mañana vamos y nos la chingamos; está bien pinche loca y te apuesto que le lavo el coco y acepta.

-No mames, ¿Como crees? A lo mejor sí, te la cogiste tú, pero ni modo que jale con los dos, no mames -le respondí.

-Oh cabrón, mañana vamos y vas a ver que sí.

-Ei, mañana vamos -Le dije, convencido de que nos iba a mandar a la chingada.

Y al otro día fuimos. Yo estaba seguro de que no iba a pasar nada. No mamar, eso nada mas pasa en las películas porno, jamás le sucedería a un par de chamacos pendejos y calientes. Aún así fuimos, total, lo peor que podía pasar era que le dijera a su marido y nos pusiera una corretiza (era todo lo que nos podía pasar, en la colonia sabían que éramos tranquilos, pero que aun así éramos un chingo, y que entre la bola había dos o tres que eran realmente mafiosos).
Cuando Javi tocó la puerta, empecé a ponerme nervioso ¿Y que tal que sí pasaba? Cuando ella abrió, me saqué un chingo de onda, porque no dijo nada, nada mas nos dijo que pasáramos. El Javi entró sintiéndose muy chingón, pero yo estaba seriamente preocupado. Empezamos a platicar pendejadas; bueno, en realidad sólo ellos dos, porque yo estaba como tecolote, con los ojos como platos y calladito. De pronto Javi se la soltó:

-¿Quién va primero? -Yo voltee a verlo asombrado, primero a él y luego a ella, que dijo que no, que con los dos no. Claro, lo sabia, era demasiado bueno para ser verdad, pero aquel seguía insistiendo y después de un buen rato, la convenció. Yo me cagaba de nervios (tenia quince años y me iba a tirar a una señora junto con un amigo, ¿Cuantas veces pasa eso?). Nos metimos a uno de los cuartos y el Javi empezó a encuerarse al mismo tiempo que le quitaba la ropa a ella. En ese momento fue cuando estuve seguro; recuerdo que pensé: ¡A huevo! Ya con la señora en pelotas y acostada, Javi se trepó a la cama y empezó a fajársela; yo ya tenía los tenis de fuera cuando sucedió. Aja, era demasiado chingón para ser real: Se escucharon unos golpazos en la reja.

Cuando llegamos y nos dejó pasar, gracias a los nervios, tuve el buen tino de regresarme y poner el pasador de la reja, cerrando desde adentro. Ese simple hecho nos salvó, porque afuera estaban sus dos hijas como poseídas azotando la puerta y dándole de patadas. Yo corrí en chinga a la puerta de la casa y vi como zarandeaban la reja (que para fortuna era de esas completamente cerradas; ellas no podían ver hacia adentro, pero yo podía ver la sombra de sus pies), mientras la mayor gritaba a todo pulmón "¡MAMA! ¡¿¿¿QUE ESTAS HACIENDO???! ¡¡¡ABRENOS!!!" Lo que me asustó no era lo que decía, sino como lo decía. Ya habíamos notado que la chavita era medio rara, pero hasta ese momento nos dimos cuenta de que en realidad estaba loca de atar -igual que su mamá- y que seguramente no era la primera vez que pasaba algo así. Me di vuelta en chinga, sólo para darme de frente con el Javi, que venia saliendo de la casa. Nos quedamos viendo y dijimos al mismo tiempo "¡Por atrás!". Para todo esto, la señora no mostraba ninguna reacción, sólo se nos quedaba viendo sin decir nada, luego comenzó a caminar hacia la reja, con la clara intención de abrirla. Nosotros ya íbamos por la cocina y salimos al patio y entre risas nerviosas (sí, nos estábamos riendo), trepamos la barda y subimos a la azotea. Todavía nos regresamos hacia la parte de enfrente de la casa para ver como las hijas iban entrando como tromba, gritándole sabrá dios que cosas a su mamá. La menor volteo hacia arriba y nos vio, entonces, entre carcajadas, corrimos por las azoteas hasta el final de la cuadra, bajamos a la calle y seguimos corriendo hasta la privada. Cayéndonos de risa, les platicamos a los demás lo que había pasado; ahí fue cuando a todos les cayó el veinte: Teníamos a una pinche loca en la colonia, (desde entonces, haciendo gala de creatividad extrema, así se le conoció, como La Loca) y lo mas importante, una loca que quería coger. A todos les brillaron los ojos y empezaron a apuntarse. Javi, al ser el "conecte", se vio asediado de pronto con peticiones:

-No seas cabrón, dile que yo también quiero.
-Llévame a mi culero.
-Yo pongo la casa de mis jefes, que no van a estar
-¡Vamos a ver si ya se fueron sus hijas!

Podría seguir contando la historia, pero basta decir que sí, pasó todo lo que se imaginan. Hay varias anécdotas que se desprenden de esta, como cuando otros dos amigos se la llevaron en su carro, y cuando no quiso con los dos, la bajaron en pelotas, le aventaron la ropa y la dejaron ahí. Después de esa, que fue la ultima, no aceptó hacerlo con nadie mas (de todos modos, ya solo querían los mas chamacos y rezagados de la bola, a los que todavía no les tocaba)

Hace muchos años, caminado por el centro, la vi venir de frente. Me hice pendejo (yo venia con una amiga), ella sí se me quedó viendo, pero no dijo nada. También después conocí a un tipo, que estaba saliendo con la hija mayor (o La Loca menor, como la conocíamos), casi me orino de la risa pensando en contarle sobre su suegra, pero mejor no, hay cosas que es mejor no contar, como esta.


15 comentarios:

Anónimo dijo...

jaja, pinche Luis, me encanta cuando pones tus pornoaventuras, son una chingonería.

oye y las hijas menores estaban buenas? o_O

Anónimo dijo...

sugiero que este tipo de textos chidos los pusieras en tu blog en lugar de ponerlos acá, vale mas la pena revivir tu viejo sitio que seguir escribiendo en esta pendejada del recolectivo.

saludos

Anónimo dijo...

alguien digale al ultimo anonimo pendejo que este es una pornoaventura que puso hace como 3 años en su blog... no se que es mas pinche enfermo... ese guey haciendola de pedo o yo sabiendo que ya lo habia escrito

YoSabina dijo...

Jajaja.. yo también iba a preguntar si las hijas estaban buenas. No mames... los anonimos discuten.. ¡qué bonito! Jaja... está ojete que le llamaran la loca.. al final... hizo felices a muchos.

YoSabina

RAH dijo...

lo más friki es la falta de reacción de la señora!

Anónimo dijo...

Creo que estaban más locos tu y tus amigos que esa vieja.

Y si la última vez que dices que la viste ubieras ido solo claro que te la cojias ¿verdad?

Me gusta lo que escribes, tengo poco tiempo de haberte descubierto
y creo que me has atrapado.

juan carlos rodriguez pelayo dijo...

para que no tengan problemas deberian de hacerle como yo en mi sillon mientras estoy acostado

PurpleK dijo...

eeewww al ultimo comentario...
y... ya ves?.. cuando escribes sobre Javi tus textos son realmente divertidos!! :)

PurpleK dijo...

eeewww al ultimo comentario...
y... ya ves?.. cuando escribes sobre Javi tus textos son realmente divertidos!! :)

Lilith dijo...

Me hubiera gustado leer algo no reciclado.

zonico dijo...

Con ese post fue con el que yo llegué a tu blog hace un puteral de años

Anónimo dijo...

Exacto, a mi tambien me hubiera gustado leer algo no reciclado, cual el punto de poner aqui cosas que ya antes habias publicado? que pedo... si no tienes nada nuevo, o al menos inedito, no pongas nada vato.

Anónimo dijo...

pinches mamadas......

Anónimo dijo...

Misógino reciclador...

CASYNS dijo...

Pos la mera neta esta chido, y eso de que es reciclado, pues tenemos que salvar el planeta no.

Blogalaxia