miércoles, 8 de septiembre de 2010

Esa puertita modosa pero veleidosa.




La palabra fin es, como las palabras amor, felicidad, dios y sexo, un camino amplio y sencillo a la malinterpretación. Es una palabra que sugiere que las cosas en el universo son una larguísima linea y, como la historia humana, es el punto último de la raya recta y rígida de los destinos.

Yo no lo sé, y no porque sea un relativista de mierda o un borreguito confundido varado en la cúspide de la nada. Lo que si, es que adoro los finales. Para mi son augurios. Son albas cuyos rayos penetran a través de la cerradura de la próxima puerta. Basta abrir y caminar hasta la siguiente, y aunque ese procedimiento parezca lineal, o rutinario, es muy probable que las cosas del hombre y su mundo sean, en realidad, la apertura recalcitrante y necia de la misma puerta, una y otra vez.

El eterno retorno, dirán los más taimados. Pero como tampoco simpatizo demasiado con Nietzsche, he decidido no ponerle un puto nombre a esto de acabar y volver a comenzar. Solo digamos que está en nuestra naturaleza la posibilidad de reiniciarnos, aun cuando nos neguemos a eso, y nos aferremos a una linea inacabable de sucesos distintos que eventualmente terminan con todo, contradiciendonos. Aun cuando nos neguemos a renunciar, a poner un fin, e hinquemos dientes y uñas a lo que creemos tener o ser. Siempre y siempre hay posibilidad de tener otra cosa, de ser otro.

Este es el tema número cien de Recolectivo, y el capataz de este congal, Luis, nos previno: sería el último tema, y lo mejor es despedirse. Sonreí al leer su correo, tan frugal, concreto y sin tapujos, pero con aire veleidoso. Me dije: ¿qué debería escribir para despedirme? Y pensé, por supuesto, en nada. Pero al final me vencí y decidí venir a ser, por primera vez, sincero con todos ustedes, los que leen, trolean, insultan o guardan silencio.

Jamás he escrito sobre mi en este sitio; todo lo que así ha parecido han sido mentiras bienintencionadas. No lo haré tampoco ahora porque probablemente acabe siendo injusto conmigo o con ustedes, y les muestre una mentira hilvanada de lo que esperan leer, lo que creen saber de mi por lo que han leido y el patetismo que todos los seres humanos arrastramos y que tratamos de ocultar con pretenciones, ambiciones, logros y el ruido de nuestra verborrea e intelectualidades. Al final olvidamos que somos seres que cargamos con tres a seis kilos de mierda en los intestinos, y todos los días compartimos con el ser de a un lado, la honrosa necesidad de sentarse a defecar o de dormir para soñar, al menos que seas un estreñido o un insomne, y entonces eso también lo compartes con alguien más.

Pensé escribir un relatito para los trolls. Uno sobre su famoso muerte al puerco joto latino. Imaginé que ese vituperio se escuchaba en los patios de un palacio, por una turba encrespada dispuesta a linchar a un hombrecito que, hace mucho, se quedó sordo y se resguarda del odio de los demás en sus reflexiones y demonios. Sentí la necesidad de darle ese honor a los pacientes anónimos que vienen e inundan estos posts con sus debrayes, como monzón veracruzano. Pero al comenzarlo, era tanta mi risa que se transformó en enfado, y el enfado truncó mis intenciones de rendirle pleitesías a todos esos locos cuyo humor - por desgracia - nunca pude comprender o disfrutar. A ellos, les pido una disculpa por no poder sentir cualquier cosa por sus retahilas: ni risa, ni odio, ni coraje o irritación. De verdad, disculpenme. Fuí insensible

Luego quise hacer una exposición de motivos. De los mios para venir a escribir aquí. Pensé en disculparme por todas esas veces que soné arrogante, escolástico o soporífero (las más, lo sé), pero entonces hubiera tenido que disculparme por suponer que alguna vez no lo fuí. Pensé también en disculparme por aquella respuesta que di a la entrevista que nos hicieron en no recuerdo que blog. Pero luego supe que mi respuesta fue un realidad mi esfuerzo para nutrir la dinámica, y que escupir una respuesta llena de suficiencias y considerandos me hubiera hecho sentir como un mentecato con investiduras de merengue y papel picado.

Quizá lo que debería hacer es pedir una disculpa por venir a escribir aquí una opinión sincera. Siempre pensé que se me invitó para ficcionar y entretener con relatitos impersonales, al que quisiera venir a leer. Que mis opiniones irrelevantes y espumosas me las podía guardar para cualquier reunión de imbéciles en fin de semana. Mi obligación - creí siempre - era espulgar mi imaginación en busqueda de un relato salido del tema semanal. Y eso es un asunto que obedece al esfuerzo y la reflexión, no a inspiraciones, musas o espasmos de genialidad. Yo nunca he sido un hombre inspirado ni genio, y más que musas, tengo serías motivaciones para salvarme a través de la escritura. Cualquiera que se halle sometido al hierro rutinario de la vida, sabe que existen esas pequeñas pasiones que salvaguardan nuestra integridad y nuestro espiritu. En mi caso, venir a escribir a Recolectivo me complacía sobremanera.

Como sea, me he extendido demasiado. No voy a pedir disculpas por eso porque quizá el que se las merezca ni siquiera llegó hasta éste párrafo. El que haya llegado no aceptará mis disculpas. Quizá sonreirá conmigo y, si tuvo la osadía y paciencia de leerme, podrá por fin percibir con esto último que escribo aquí, un pedazo de mi, que soy, de verdad, muy patético, humano y habitual, y que cago y duermo como el que más.

Y bueno, acabo diciendo que si, esto es el final. Y como dije al principio, todo final invita a renovaciones. Los que sobrevivimos a este proyecto, en verdad, ya estamos pensando en otros escenarios, en nuevas voces, en otro rumbo. Es la misma puerta, al menos yo no me engaño, pero el placer de abrirla de nuevo me hace sentir que toda renovación es una esperanza modesta. De esas que aun tenemos cuando vamos a votar cada seis años, incluso los desengañados, los cínicos y los criticastros a ultranza.

Prometo pronto, abrir con los que nos acompañen, la próxima puerta hacia el otro Recolectivo. A los que me leyeron para odiarme o disfrutarme, les doy las gracias.

29 comentarios:

La Diabla dijo...

Interesante.... nice leer la primer entrada hace muchoooo y ahora leer esto pssss... nice!

TROLLS Y ASOCIADOS S.A. de C.V. dijo...

¡Ganamos hermanos! ¡Acabamos con este mierderío! No os preocupéis. ¡Ellos se justificarán con que así estaba planeado (qué casualidad, estando esto tan pateticamente abandonado), pero yo os digo que triunfamos!

¡Muerte a Yordi Rosado¡

¡Muerte al puerco joto latino!

Fernando dijo...

Que curioso, cuando vi el tema de la semana si pense que se anunciaba el fin de recolectivo, que si no recuerdo mal empezo con el tema "principio" o algo asi pero no lo queria creer, quise suponer que se referian a "fin" como "proposito".

Los empece a comentar hace poco pero llevo rato leyendolos, solo me queda agradecer el entretenimiento que nos han dado en este año y pico o casi dos.

Enhorabuena.

PurpleK dijo...

pues la verdad ya se veía venir. Qué triste. Yo disfruté mucho este blog cuando no era un blog que todos criticaban, cuando los anónimos no abundaban, cuando los escritores escribían, porque de los tantos que habían... cuántos quedan? 3??
En fin, fue un buen blog.. ahora ya no tanto, pero en su tiempo, fue muy bueno.
Saludos y suerte en el próximo proyecto.

Anónimo dijo...

¡Muerte a Yordi Rosado¡

¡Muerte al puerco joto latino!

¡Muerte a Yordi Rosado¡

¡Muerte al puerco joto latino!

¡Muerte a Yordi Rosado¡

¡Muerte al puerco joto latino!

Kurazaybo dijo...

Pues yo tambien tengo que felicitarlos y agradecerles lo mucho que escribieron todo este tiempo en este blog. En especial contigo, Manuel, tengo que decirte que me han recomendado mucho leerte pero no creo haber entendido tus escritos. Me gusta pensar que eso significa que me tomas por sorpresa.

Pero bueno, te seguimos leyendo a ti y a todos los que colaboraron. Gracias a este blog conoci a Yosoyella y Kabeza por ejemplo y ha sido muy agradable.

Les quedo a deber unas palabras bonitas acerca de su libro, tarde pero seguro, lo prometo.

Como bien dices, es solo una invitacion a una nueva etapa.

Anónimo dijo...

Estimado Yordi Rosado, te saluda tu mas odiado anonimo, si, con el que siempre has tenido las mejores batallas, el que vio a tu mamá prostituirse en Tijuana.

Pues te cuento que hoy vi que llega al fin recolectivo, ni cuenta me habia dado, tengo varios meses que tu y los demás escritorzuchos me abuerrieron y ni siquiera habia vuelto a este cochinero.

Solo queria decirte que eres un pésimo escritor y que ojalá nunca vuelvas a hacerlo de nuevo.

De hecho lo único interesante es quella pelea que tuvimos hace tiempo, fuera de eso nunca volviste a interesar ni divertir a la gente que visita recolectivo.

Ojalá como abogadito de mierda seas mejor que como escritor, de perdida para que no te mueras de hambre.

Bye para siempre looser.

Anónimo dijo...

Y el puto del zape no permitio comentarios, para eso me gustaba el maricon ese, ah y por cierto Zape no eres sabio ni de broma y estas muy lejos de llegar a tener huevos, a pendejos como tu nadie va a extrañarlos, echare de menos el cinismo del huevo, el talento de Daniel, algunos buenos post del mamon de Manuel, la melancolia looser de Kabeza, en cuanto a ti respecta... chinga tu madre.

Control Zape dijo...

Anónimo, no me insultes, yo soy una mente brillante, ¿qué no ves que NO sé programar bien y me defiendo diciendo que los usuarios de mi software son los pendejos?

Anónimo dijo...

¿control zape? ¿y ese quien es? ¿el pendejo que escribio arriba? ah chinga, pense que era autor invitado, ¿a poco ya estaba aqui? totalmente desapercibido ese grandisimo idiota

chichicuilote dijo...

Lo más patético es ver al Luis enviando mails a la mayoría de todos estos pendejos, rogando por que participen en una ultima intervencion. Pero todos lo tiran a lucas jajajaj....

Control Zopenco dijo...

me apesta el culo a mierda

Anónimo dijo...

Interesante.... nice leer la primer entrada hace muchoooo y ahora leer esto pssss... nice!

Anónimo dijo...

Puedes ir con los administradores del B. Chingativo y pedirles que te inscriban en su blog. Seguro que te reciben con los brazos abiertos. Una vez que te hayas dado de alta ahí, ellos se encargarán de vigilar las 24 horas del día, los siete días de la semana, todas las redes sociales en las que estés dado de alta y eliminarán todo comentario feote y malévolo que no te guste y que atente contra tu gran ingenio artístico.

Anónimo dijo...

Pregunta por mi amigo Juan carlos Rodriguez Pelayo y el amigazo de él: El Virolo de Jalisco. Ellos son los más obsesionados (esta si que es una obsesión, las demás “obsesiones” son chingaderas comparadas con la que ellos hacen) para defender lo indefendible. Les encanta defender a pendejotes mongolos pelones feos trompudos panzones amorfos y llorones…cómo tú…entenderás…además, les encanta defender a pinchis maricones incompetentes que a las primeras de cambio borran todo comentario que les parte la madre porque no saben cómo defenderse…cómo tú… has de notar, te conviene. Así pues:

Anónimo dijo...

Anda, anímate a compartir tus sollozos e ingresa al B. Chingativo. Ellos cuidarán de ti. Tú confía en seguir haciendo de las tuyas y luego te escondes, que mi amigo Juan carlos Rodriguez Pelayo y su amigazo, el marimacho virolo de Jalisco, darán la vida por ti sin importales que por ello le den en la madre a otros blogs que ni vela tienen en el asunto. Garantizado.

DRA KAVAYA dijo...

el pendejazo que estuvo llenando de spam los post anteriores, fue e pendejazo del puerco joto latino, es su tactica cuando lo humillan, para hartar y que decidan mejor quitar los anonimos.

Puto pelon pendejo no tienes dignidad

¡¡MUERTE AL PUERCO JOTO LATINO!!

Anónimo dijo...

si ya es el ultimo tema, pues ya también quiten los anónimos para que muera con dignidad el blog o haganle como el falso profeta y ponganle un nuevo sistema para los comments, porque esto ya aburre

MATACALVOS dijo...

siiii, lo que tu digas puerco joto latino. de eso mueres de ganas, que dejen de meterse con tu TROMPOTA DE MARRANA MAMADORA Y TU ASQUEROSA CALVA DE MONGOLO BABOSO.

MUERTE AL PUERCO JOTO LATINO!!!!

Anónimo dijo...

ya cabrón, el falso profeta ya te dedicó varias veces un post para dejes tus OBSESIONES y no entiendes, hijo de puta, ya aburres con tu gallo virolo y con tu muerte al puerco joto latino

Anónimo dijo...

Este blog se fue a la chingada cuando se salieron falso profeta y el salaverga

Anónimo dijo...

No seas pendejo!! el falso se salio apenas empezando esta madre y salaverga escribio solo algunos post rescatables.

Anónimo dijo...

por eso!

.:Xldrinmania:. dijo...

Ni que decir...

Anónimo dijo...

"...pedir disculpas" bla bla bla "pedir disculpas" blablabla "pedir disculpas".
Se dice "ofrecer disculpas", iletradito. Naquito con ínfulas hasta el final.

Anónimo dijo...

Para celebrar propongo una chuiteada a la lupe, la vieja del control-zapendejo, a nombre de todos los anónimos.

Triunfamos.

¡el rey ha muerto, viva el rey!

Manuel dijo...

Al comentarista anónimo y estúpido que me llama iletrado por pedir disculpas en vez de ofrecerlas, le OFREZCO lo siguiente:


disculpa.

(De dis-1 y culpa).

1. f. Razón que se da o causa que se alega para excusar o purgar una culpa.

pedir ~s.

1. loc. verb. disculparse (‖ pedir indulgencia).


Algunos puristas han censurado el uso de la fórmula pedir disculpas cuando una persona desea pedir perdón por haber cometido una falta, señalando que lo correcto sería decir ofrecer o presentar disculpas. El siguiente texto, puesto en boca de un personaje en la novela Octubre, de José Luis Sampedro, ilustra muy gráficamente esta censura: «Le ruego acepte mis disculpas. Ahora se usa 'pedir disculpas' en vez de presentarlas; ¡estamos destrozando la lengua de nuestros mayores!» . No obstante, no hay razones para tal censura.

Para dilucidar correctamente esta cuestión, hay que tener en cuenta, por una parte, el significado del término disculpa y, por otra, las distintas acepciones del verbo disculpar.

La última edición del DRAE - 23va edición - ofrece una única acepción para el sustantivo disculpa: 'Razón que se da o causa que se alega para excusar o purgar una culpa'. Nada hay en esta definición que obligue a considerar que solo el ofensor es quien debe ofrecer al ofendido razones o causas que excusen o justifiquen su comportamiento ofensivo. Podría ser una tercera persona, por ejemplo, la que alegara motivos o razones para justificar o excusar a otro, como ocurre en este ejemplo: Por su carácter bondadoso reacciona buscando siempre una disculpa si se trata de personas responsables.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la voz disculpa puede interpretarse también como nombre de acción, es decir, como sustantivo que denota la acción designada por el verbo disculpar. El verbo disculpar tiene registradas en el DRAE las siguientes acepciones:

1. Transitiva: Dar razones o pruebas que descarguen de una culpa o delito. El complemento directo puede ser tanto la falta cometida (El director del festival disculpó la inasistencia del premiado alegando motivos de salud) como la persona que la ha cometido, caso en que la falta se expresa mediante un complemento normalmente precedido de la preposición por (El director del festival disculpó al premiado por su inasistencia, alegando motivos de salud). En esta acepción el verbo se construye muy frecuentemente con complemento directo reflexivo: En cuanto llegó, se disculpó por su retraso, motivado, según dijo, por problemas de tráfico. Aquí, el verbo disculpar sería sinónimo de justificar.

CONT...

Manuel dijo...

2. Transitiva: No tomar en cuenta o perdonar las faltas y omisiones que otro comete. En este caso, se usa frecuentemente en oraciones imperativas y el complemento directo puede ser, igualmente, tanto la falta como la persona que la comete: Disculpen que me vaya, pero tengo una reunión urgente. Discúlpenme, pero tengo que marcharme. Aquí, el verbo disculpar sería sinónimo de perdonar.

3. Pronominal: Pedir indulgencia por lo que ha causado o puede causar daño. Ejemplo: Se disculpó por su grosería del día anterior. Aquí, el verbo disculpar sería sinónimo de pedir perdón.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, han de admitirse como válidas las fórmulas ofrecer (o presentar, dar u otros verbos similares) disculpas y pedir disculpas, siendo el sujeto de ambas acciones el que ha cometido una ofensa:

-El que ofrece disculpas desea que le sea aceptado el hecho de disculparse (acepciones 1 y 3).

-El que pide disculpas solicita que otro no le tome en cuenta o le perdone una falta u omisión cometida (acepción 2).

Por ello, la locución pedir disculpas viene a ser sinónima, toda ella, de disculparse o pedir indulgencia, y así se recoge ya en la última edición del DRAE, s. v. disculpa.

Así que, anónimo de mierda, te DISCULPO por ser tan reverberantemente estúpido pero no puedo perdonar el grosso ridículo que cometiste al venir a corregirme aquí en un tema que, a todas luces, dominas con la vesícula biliar. Hágame el favor de, al menos, dar la cara para escribir estupideces.

Pfff.

Anónimo dijo...

Nunca te habia leido, me diste muchisisisisima weva queriendo pedir disculpas por todo, pfff que marica.

Blogalaxia