lunes, 17 de noviembre de 2008

Tragedia en papel y cartón


A la inocente edad de 10 años, fui la primer niña vetada de las fiestas infantiles del colegio. Mi vergonzoso comportamiento tuvo raíces años muchos antes. Mis padres nunca se dieron cuenta de la gravedad del asunto, hasta que ese triste día del 85' la madre superiora les dijo firmemente “la niña no entra más”.

Como buena chilanguita clasemediera mis papás me organizaban religiosamente mi fiesta de cumpleaños en Chapultepec, a la que asistían todos mis primos e hijos de los amigos de mis papás. Había globos, payasos, carne asada o hojaldres de mole, pastel y por supuesto, piñata.

Mi mamá me hizo la fiesta de un año hasta el año 4 meses, cuando ya me podía parar perfectamente y sostener la palita en la mano para atizar la piñata. Por supuesto, mis padres me tuvieron en entrenamiento y fui la sensación de la fiesta... así como el inicio de mi tragedia social.

A los 4 años, comenzó la tradición de que en mis fiestas, yo rompía mi piñata. Supongo que era una especie de compensación psicológica por compartir la fiesta con mi hermanita, 2 años menor. De esta manera, mis papás se ahorraban una pachanga y yo tenía lo que más quería. No me importaba que no fuera la única festejada.

Mi mamá, siempre atenta a mi comportamiento, ya se había dado cuenta de mi obsesión con romper la piñata. Días antes de la fiesta yo entrenaba con palos de escoba, pegándole a los árboles y bancas del parque. Incluso a veces, me daba vueltas en mi propio eje para practicar mi tino mareada. No iba a permitir que un leve mareo me alejara del objetivo final: madrear un animal de papel y cartón.

Mi fiesta de 5 años estuvo en peligro de no efectuarse, ya que en uno de mis entrenamientos, rompí el palo contra el buró de mi cuarto. La parte volátil pasó rozando mi cabeza y aterrizó en la frente de mi hermana, quien cantaba interminablemente “dale dale dale, no pierdas el tino”, debido a que le había prometido darle a cambio alguno de mis regalos.

Yo contra el pato maldito

Yo no lo sabía pero todo este entrenamiento era innecesario, ya que justo cuando la piñata estaba por romperse, mis papás me ponían a darle. Incluso llegaron a sobornar a los otros niños con dulces y juegos, con tal de que yo terminara rompiéndola y no armara la de Troya. El plan siempre salía a la perfección. Sin embargo, en mi interior se estaba gestando un monstruo y nadie lo sabía.

Dicho monstruo salió cuando a los 7 años y, en una fiesta que no era mía, armé un escándalo digno de una novela de televisa cuando no fui yo quien rompió la piñata. No sólo di de patadas y berridos, si no que, cuando ya me encontraba en aparente calma, tiré del columpio al niño que me había suplantado. En mi defensa alegué que tenía que haber metido las manos para no tener semejante chichón en la cabeza.

Mis papás no sabían donde esconderse. Rosita, siempre tan bien portada, tan alegre, tan bailadora. ¿Como pudo haber hecho eso? Me sacaron de la fiesta sin bolo y reprimieron mi comportamiento todo el camino de regreso a casa. Pero como su mentalidad era de adultos, nunca se dieron cuenta que lo hice en cruel venganza.

Fue en la siguiente fiesta -que tampoco era mía y por lo tanto el final de la piñata no había quedado en mis manos- en la que una vez roto el objeto de mi obsesión y comenzados los juegos infantiles, me desaparecí armada con un palo. Me encontraron justo donde estaban los restos de las piñatas con los ojos llorosos y llenos de rabia, mientras destrozaba aún más los dolidos restos de un caballo de cartón y papel china. Tanta era la fuerza de mi castigo, que mis papas creyeron que había algo más tras esos golpes.

Fui a dar al psicólogo. El loquero calmó a mis papas, argumentando que sólo era un mal día. "La niña quiere llamar la atención".

El asunto fue olvidado y coincidió con un cambio de escuela y por lo tanto, de amiguitas.

En esta nueva escuela se acostumbraba hacer un pequeño pastel y piñata a las cumpleañeras que eran recogidas más tarde. Ese día me quede yo y, sin el ojo atento de mis padres, la desgracia comenzó.

Al principio exigía con llantos que era mi turno, que yo tenía que pegarle. Primero en un tono lastimoso, pasando por berridos, gritos, exigencias y amenazas. La maestra reprobó mi conducta y me mandó fuera del lugar. Saqué un palo de sabedonde y me puse a pegarle a la piñata al mismo tiempo que la festejada, quien, enojadísima se lanzó a golpearme.

Lo mismo hicieron las demás niñas salvajes y tuve que ser rescatada por la madre superiora, quien me puso a rezar ante el santísimo sacramento para que perdonara mi indisciplina. Yo, que nunca fui muy creyente, lloraba de coraje entre maldiciones. Las monjas se creyeron mis lágrimas, sin embargo, no dejaron de informar a mi santa madre lo ocurrido. La pobre no sabía donde esconderse.

Desde ese día y, cuando iba a haber fiesta, por ningún motivo podía quedarme más tarde de las dos.

33 comentarios:

Eo dijo...

jajaja luego hacemos fiesta con piñata pa que te desahogues los traumas de la infancia.

¿Cuál es el tema de la semana, piñatas ó traumas?

Rox dijo...

Obsesiones infantiles. Pero ps ya ves por el puente, quien sabe si este listo el banner

Saludos!

Esta rosada dijo...

El terror de las piñatas!!!
Espero lo hayas superado Rox!

Zimmerman dijo...

Listo el tema chicos. Ja.

Selunatika dijo...

Unas cuantas de cocodrilo para el santísimo y ya estuvo.. nada como el sincero arrepentimiento infantil jaja

Julio C324r dijo...

Es por eso que en tu boda te regalarán una piñata...

... pa que haya algo que romper en la honeymoon.

Ja.

Lorena Ceballos dijo...

Hahahaha... julio.... hahaha

Y cuando se te quitó el trauma por las piñatas?

No entendí si mataste a tu hermana!

Luis dijo...

jajajajaja, pinche Julio

Asgard dijo...

no mames... pinche trauma.. ami si me daria miedo invitarte a una fiesta.. capas y sufres un rage de ira denuevo

Anónimo dijo...

tengo un sobrenombre para este blog: RECOLECMIERDA

si pasa no? le entendieron? recolec-MIERDA, por aquello de sus asquerosos autores y las estupideces que escriben y LAS MIERDAS DE TEMAS que proponen

kurazaybo dijo...

jajaja "las demás niñas salvajes" como que parece que la salvaje era otra.

Este post me hizo darme cuenta que yo ya ni me acuerdo bien de las fiestas con piñata, como que recuerdo que mis papas me dejaban darle mas rato que los otros niños a ver si y al contrario de ti, yo le perdia el interes y nunca la rompia. Tal vez haya tenido algo que ver que mi papa le daba unos jalonzotes a lo salvaje a la piñata y yo temia por mis dientes.

@Anonimo no no y no, los insultos asi ni calan ni tienen gracia, pero bueh, cada quien...

Vuelvan a banear los comentarios anonimos porfa!!!

Eo dijo...

jajaja el comentario de julio si estuvo pasado jajaja

pero muy ingenioso y guarro

Zimmerman dijo...

De hecho el nombre desde el principio se pensó en ése juego de palabra para RECOLECTIVO. Una especie de recolector de mierda de todos los autores. Colectivo, un conjunto de varios. Eres lento anónimo. Aunque quizá deberías estudiar publicidad. Eres bueno.

Psycho Bruja dijo...

Eso me suena a que estabas muy pero muy consentida por tus papás.

A mí jamás me hubieran permitido hacer berrinche por una piñata... PERO ESO SÍ, cuando de un palazo, uno solito, hice que la piñata completita cayera y me echara a correr con ella, defendieron mi derecho de conservar todo el premio... y tenía CHINGOS de pelonpeloricos y bocadines.

¿Fijación con los palos, Rooooooooox? ji ji

vizky dijo...

me encanto tu post

besos

ucla el indio apestoso dijo...

inviten a jose luis avila herrera,
es el mejor mitomano de toda la historia

Rox dijo...

jojojo si, yo creo que de ahí viene la fijación por los palos.

Les dará gusto saber que ya me comporto en las posadas (que es cuando hay piñata). Ya no le pego a las niñas, solo a las adultas.

Y claro que no mate a mi hermana, ahora sólo le quito la comida :P

Cesar: mmm ¬¬ para eso es el pastel!!

jajaja manchados...

crayola dijo...

diría mi permisiva madre "signo de que es una niña muy sanita" jajaja no es cierto, neta, te hubiera metido a bañar con agua fría y santo remedio

saludos

ZERO dijo...

yo conozco una tienda de piñatas eroticas, puedes agarra a palazos a una con figura de stripper o de prosti sin remordimiento alguno, hay falicas y pussycas y de todo en general...

si quieres te paso los datos.

saludos, me gusto mucho el post.

Anónimo dijo...

excelente post, y excelente comment de julio jajajajaja

saludossss

Anónimo dijo...

pinche vieja loca

ge zeta dijo...

Hay que organizar una fiesta con 20 piñatas y las rompes tú todas, para que te hartes y el demonio salga fuera. jojojo

saludos

GLOBO dijo...

YOU BIG BIG FREAK!!

Psycho Bruja dijo...

"pa' que el demonio salga pa' fuerasss... y lo santa se te meta pa'dentroooo".

Ooooooooook.

Rox dijo...

crayola: menos mal que no somos hermanas jaja

Zero; oye eso esta chido. literalmente de vergazos jojo

Gz: gracias, aste siempre tan comprensivo

Pysico bruja: mñeee, tampoco es pa tanto

Gracias a los anonimos por su comprensión.

Saluditos

Dib dijo...

Pinches psicólogos... siempre dicen: "Es que el niño quiere llamar la atención"... puta madre, cinco años de universidad para eso...

chiquito pero rinconero dijo...

Fuiste muy afortunada de que tus 'apas fueran de mano blanda, mi 'apa nomas decía "Psicólogos! si tú...muy shingon!! nada que no se cure con un par de madrazos..." y así de esa forma deje el biberon, deje de orinarme en los calzones, mi franela pa' dormir se fue y hasta el vicio manuelero se esfumo... ¬¬ .Por cierto, pa piñatas...las de la Portales!!!

Elotito dijo...

Me gustó tu post.

Muy bien escrito, muy sincero... un final que dejas a la imaginación del lector.

Vaya que lo disfrute ¡Bravo!

Anónimo dijo...

O hojaldras?
Atizar la piñata?
Chales, neta que escribes de la verga.
Ponte a leer...

miguelangelh dijo...

jajaja, muy buen post!!! yo fuí victima de muchos guamazos en la cabeza en las fiestas de piñatas.

Israel dijo...

jajajaja... juro que pense que yo era el unico que habia padecido de este mal... el mio duro hasta los 9 años.. ¬¬ no mas comentarios sobre ese tema...

Rox dijo...

Dib. POr eso ya no voy a terapia. :P

Rinconero: me aplicaron las 2, no creas.

Elotito: Porque a la imaginacion?

Anonimo: que me recomiendas leer?

Miguel: muajaja >:(

Israel: ya se que somos varios con ese trauma / obsesión. De hecho tengo un club :)

Saludis

KrizalidX1 dijo...

a esas malditaspiñatas,son la decadencia misma del mundo haha

Blogalaxia