domingo, 15 de febrero de 2009

Malditas Perras.



Cuando funcionó la primera vez, acordamos hacerlo como una costumbre. Un agradable rito. Era una prueba infalible. Mi amigo Ian, lograba que cualquiera de mis novias fuera infiel. Descubrir la mentira era dulce -al principio-. El sistema era el siguiente: primero, Ian se encontraba con ellas mientras yo me inventaba un viaje de trabajo. Generalmente terminaba en casa de mis padres, y salía con mis primos a algún bar, mientras Ian me mandaba mensajes de cómo transcurría el encuentro y cómo le estaba yendo. Se las encontraba en el súper, en su trabajo, en algún café, algo que fuera común en su rutina o bien, alguna sugerencia mía que hubiera funcionado.

A Vania, por ejemplo, le sugerí que fuera a tomar un café y buscara mi revista en algún kiosko. Tania, en cambio, estaba trabajando como gerente de una tienda departamental en ese momento en particular. Rezeta, la brasileña, trabajaba como mesera en un cafecito del centro. Y Gabriela, bueno, Gabriela siempre tenía la odiosa costumbre de hacer el supermercado las noches de viernes. Una costumbre que jamás pude erradicar por el bien de salir a bailar, cenar algo, ir al cine o cualquier otra idiotez. Invariablemente, con cada una de ellas, Ian se presentaba elegante, alto y bronceado como era. Se le cayó el pañuelo señorita, ¿quiere que le ayude con esas cajas, señorita?, Debe estar ya cansada trabajando a estas horas, señorita. Era de esos hombres que habían encontrado las respuestas a los enigmas, y podían encerrarse durante varias horas en el baño para esculpirse así mismos y convertirse en una obra de arte. Generalmente le hacía burla, porque parecía de portada de novela rosa el cabrón y él sólo se reía.

-No hace daño arreglarse -y se reía, con su voz grave y varonil. Tenía los ojos de un lobo inocente, si es que eso existe. Dependiendo a la chica que se presentara, desarrollaba sus gestos y sus gustos. Aunque la presentación, era siempre la misma-. Hola, me llamo Ian -Sin duda, un hombre versatil y carismático, decían nuestras amigas en común, ¿por qué no puedes ser más cómo él? Preguntaban en burla. Yo solía encogerme de hombros con la pregunta. Finalmente, Ian y yo solíamos acostarnos con las mismas mujeres... las amiguitas incluidas. Acostarse con un hombre como Ian, es algo que toda mujer tiene en su lista de "cosas por hacer". Sin embargo, acostarse con un hombre como yo, es... algo que cualquier mujer haría con un poco de sentido común, necesidad y tiempo invertido.

Las cosas no podían ser siempre lo mismo.

Una fiesta de año nuevo, y todos sabemos la tombola que pueden ser esas fiestas, Ian y yo nos pusimos bastante borrachos. Él más que yo... tanto que no recuerda nada. Lo llevé a su casa, y llevándolo hombro con hombro, lo metí a su departamento y lo desvestí. Lo miré un rato en la cama, y no sé porque estúpida razón, me puse a pensar que tal vez, su potente herramienta viril, era la causa de que mis mujeres accedieran tan fácilmente a llevárselas a la cama. Claro. Todas mis mujeres tenían vista de rayos equis. Me senté en la silla, observándole por un buen rato, acostadito como un angel bronceado en la cama, y fueron tantos los pensamientos que no decidía que hacer, desde pensar que la tenía chiquita, hasta pensar que era una espada flamígera de justicia. El problema, es que Ián después de acostarse con alguna de mis mujeres, bueno, les descubríamos la verdad... que fue a propósito, y nos burlábamos de ellas. Ninguna me podía dar razón después del porque su infidelidad. Y mucho menos, de cuál era la diferencia primordial entre él y yo, hablando de medición fálica.

Me acerqué y le bajé los pantalones, los calzones y ... no les miento, perdón, no puedo mentirles, pero... les aseguro que vi el pene más hermoso que había visto en la vida. Y como se hace con todas las cosas hermosas... me acerqué, y lo besé.

-o-o-

Unos meses después del incidente, del cual Ian sabe nada, seguimos con nuestro acuerdo. Él se acuesta con mis mujeres para comprobar su fidelidad. Él me dice, inocente y tierno-. La que no te engañe, con esa te casas, ¿verdad manito? -Yo le sonrío un poco triste en respuesta y miro a un lado. Comprendí muchas cosas ese año nuevo, vaya que las comprendí. Cada vez que me manda los mensajes, cuando ya está logrando convencer a una de ellas, yo sólo puedo pensar y pensar, sin quitarme ese ruido espantoso de la cabeza...

-Malditas perras.

25 comentarios:

[Anónimo] dijo...

Jajaja...

Buenisimo, estupendo.
Me agrado.


... Qué putote, te proyectaste.

[MnS] dijo...

Ja, ja, ja.

Espero que esta historia no haya sido real... y si lo es... ¡PUES PRESENTA A IAN!



PD. ¿Los hombres serían capaces de hacer semejantes bromitas?

Lord Ryukami dijo...

jajaja
muy bueno, me gustó como gira la sitación :P

alexnike90 dijo...

Jajaja le besaste el pene jajaj.

Que hombres.Y que valor.

Anónimo dijo...

pinche joto no mames.... no hay penes bonitos no mames wey y si alguien opina lo contrario o es puto como tu o es vieja

chinga tu madre.....

Dr.Muerte dijo...

jaja chingon post, no me aburrio como otros escritos...

saludos.

Kuruni dijo...

O_O
Muy original... esa no me la esperaba.

Silvia Black dijo...

woow, eso es lo que yo llamo celos inusuales!!

Silvia Black dijo...

woow, eso es lo que yo llamo celos inusuales!!

Tamal dijo...

ESOS YA DEJARON DE SER CELOS... ESO YA ES MORBO,JAJAJA...

Pues yo opino queeeee... PUTOOOO!!!

jajaja... no es cierto... bueno, la verdad NO PUEDO DECIR QUE LO SEAS... TAL VEZ SÓLO FUE UN BESO DE ADMIRACIÓN. PERO NO PUEDO CREER QUE LO HAYAS HECHO!!!...jejeje. Me deja como queeee sorprendida, y hasta cierto punto asqueadita,jioooo jio jio!
Es que, besar un pene siendo hombre y no joto... NO MAMÁ! jajajajajajaja... pero en fin... me agradó, estuvo buenísima la entrada.

Y bueno, un poco en contra de uno de los comentarios anteriores, yo si creo que puede haber penes bonitos... me refiero a que la cosa en realidad NO ES BONITA, pero se les puede decir bonitos a unos en comparación a otros,jejeje(y no es que este muy familiarizada con penes).
Y bueno, si esa cosa en realidad era bonito y sin comparaciónes, pues imagino que si lo valió... aunqueeee QUE ASCO! jajajajaja.

Y que mal que las chavas caigan... muy mal.

Es la primera vez que dejo un comentario en este blog... y ya dejé una biblia... en fin

Saludos!

A.Y.M.E. dijo...

hola!!

interesante....
y mucho, al menos me parece que entre los dos debe de haber mucha confianza....

y es un buen metodo para comprobar la fiedelidad..


FELICIDADES!!

muy buena historia

Israel V.R. dijo...

Qué pedo con esto?

Si es cuento fue entretenido, pero si no, que asco.

Drumstick dijo...

Beso en el pito por estar bonito???.. no me digas que tambien lo arropaste y lo arruyaste jajajaja

Buen escrito, saludos!!!

Luis dijo...

Sí, Agustín besa pitos, Rox droga gente, el Canibal desmembro a su madre y yo clavo cuchillos en los ojos. ¿Ficción? ¿Que chingados es eso?

sigh.

arboltsef dijo...

Gracias a todos por pensar que yo beso pitos.

Ahora, alguien hágame el favor de pasarle la microhistoria a mi mujer para que la lea y se divorcie.

Saludos!!

Anónimo dijo...

Desde el principio pense que esto iba a acabar en joterias. Lo primero que pense es que ibas a acabar dandoselas; pero no dudo que lo hicieras si empezaste por el besito de las buenas noches.

Sivoli dijo...

Falta que alguien pregunte cuándo te sucedió eso y como sigue tu relación con Ian...


Chale.

Anónimo dijo...

sivoli, chinga tu puta madre

Rekiem dijo...

Tu historia me causa conflicto, pq es buena, pero me deja un sentimiento de repulsión medio de la chingada, buen post!! que cagada forma de hablar una relación masoquista entre 'machines', que sigan las buenas aportaciones!!

Guffo Caballero dijo...

Nadie entendió nada. Lo que Agustín quiso decir es que VE SAPITOS cuando anda pedales. Bola de morbosos que son.

Chusma chusma ¡¡¡prrrrrtttt!!!

Den dijo...

Jajaja que buen relato XD
malditas perras

Rox dijo...

¡JAJAJAJA! BUENISIMO!

Este es un post que verdaderamente logra su cometido.

Anónimo dijo...

wow! esos si son hombres!

Ella es así dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ella es así dijo...

Los anónimos son divertidos, pero los que te llaman de joto en adeltante son de verdad hilarantes x)!

buenisimo

Blogalaxia