lunes, 13 de abril de 2009

Prodigiosos.



!A tu edad, ya estaba yo dando clases! - Me dijo con altanería. "A la suya, Benito Juárez ya era Presidente de México" - Reviré, burlón. Aquella tarde se rompió algo entre nosotros. Aquel señor amante de la onda hippie, la trova y la protesta ya había caído ante la vida... yo apenas empezaba.

Desde sus 16 años, empezó a atesorar sus enseñanzas y yo, carente de figuras paternas desde la muerte del abuelo, lo escuchaba atento. Recuerdo el olor a la loción y el agua de colonia, del jabón para afeitar y el cigarrillo liado en las más finas hojas del molquite... lo miraba irse en su coche viejo, volver contento... me contaba cosas mientras le metía mano a su motocicleta enorme, tosca, de color rojo oxidado... me encantaba que la bolsa de las herramientas fuese un pantalón hecho mochila, que las canciones de José de Molina sonaran en su tocadiscos... lo admiraba mucho.

Recuerdo ahora la maestría que uno debe tener para los asuntos del amor. Nadie como él para tomarse el trabajo de aprenderse los versos completos de Pablo Neruda, para escribir minuciosos versos que recetaba completos al oído de las muchachas... "en las noches como ésta la tuve entre mis brazos" - les decía, actuando con vehemencia y picardía los versos "la besé tantas veces bajo el cielo infinito"... y para cuando llegaba a la parte de "Aunque éste sea el último dolor que ella me causa, y éstos sean los últimos versos que yo le escribo" ya estaba amasándoles las carnes por encima del vestido, del pantalón, de la blusa... maestrazo.

No hubo un solo terreno baldío del pueblo que no conociese de sus amores clandestinos. Ningún atrio de iglesia, aún con su sacra paz, que se salvase de ser usado como amatorio. Allá iba él, moviendo su melena, su bigote bien recortado y sus combinados de pantalón y casaca, caminando mientras sus ojos buscaban un par de chichis en los cuales entretenerse. Caray... como pasa el tiempo. Desde Chilapa, yendo por todo el camino hasta Acapulco, pasando por Tierra Colorada, Tixtla... mujeres de todos los sabores caían con él. Recuerdo el coche viejo y los raids a tantas muchachas de ojos risueños, de palabras duras de sacar, de cuerpos generosos... recuerdo las mandadas a traer los refrescos y de como al volver estaban ellas tratando de reabotonarse o de desarremangarse, coloradas, mientras aquel garañón se alisaba los bigotes con una risa de calentura.

Le aparecieron hijos, hijas, mujeres... lástima que le hayan aparecido hasta hace algunos años apenas, cuando dejé de conocerle... ¿será acaso que la vida se lo cobra todo?, pero empezó a querer darme consejos sobre mi melena, sobre los tatuajes y la mota. A querer llevarme a pedir la mano de mi novia cuando yo estaba tan a gusto solamente cogiendo, cuando se le hizo costra en su piel la camisa de cuello almidonado y el pantalón de vestir... cuando llegaron sus dos primeros hijos, reverendos imbéciles, cuando su mujer le tiraba cazuelas y vasos a la cabeza... cuando se le olvidaron los versos y el poema 20 y las arañas y la cuca madre del vecino... se fué consumiendo.

Y yo, ahora lo veo. Tantos años pasaron y el sigue con esa risa pícara, ese bigote espeso y sobado... la diferencia es que ahora, su "novia" es una señora alcohólica, fea y deslucida. A lo mejor la vida se lo cobra a uno todo... yo que tan buenas cosas aprendí de él, ya nunca me pongo todos los piercings, me corté el pelo... y hace medio año que no me pongo una playera negra. Pero no, a mi no me va a pasar. ¡Chingo mi madre!

7 comentarios:

Guffo Caballero dijo...

Jojojojo... estuvo muy chingón.

"...ya había caído ante la vida".

En esa frase resume mi mayor temor en la vida: dejar de ser yo para convertirme en otro con resignación.

«danito» dijo...

Eu, pero a veces si hay que ceder un poco para de vez en cuando ser uno mismo.

O ese que uno cree que es hasta que la edad nos dice lo contrario.

Ahm, ya me confundí
=)

Marco dijo...

La parte donde el maestrazo usa los versos de Neruda para amasar a las muchachas me parece genial ... Yo tenia un amigo que hacia algo similar pero con calculo y matematicas en general, le empezaba a "explicar" y al poco rato ya las tenia bien amacizadas segun sus propias palabras.

Lolita dijo...

No creas, es cierto: La vida se cobra todo. Y chingo a mi madre si no es cierto.

Nefesh Bleu dijo...

Es deprimente... a pesar de lo que se dice, no se puede ser joven por siempre.

El tiempo siempre pasa factura. Y en ocasiones es muy cara.

Bien.

avicena13.wordpress.com dijo...

Un final muy rápido. No digo demasiado, digo muy.

Bonito y triste

El hijo de la chingada dijo...

Te amo maese Julio C324r eres un chingon!

Blogalaxia