viernes, 8 de mayo de 2009

Ciudad travesti.



Monterrey no es en esencia culta, cosmopolita, refinada y mucho menos bohemia. Ni modo, no nació así.

Pero Monterrey es un travesti aferrado a mirar en el espejo la imagen de lo que no es. Acaso, como diría la Agrado, uno es auténtico en la medida que se parece a lo que quiso ser.

El travesti no nació con su par de tetas y tenía una verga estorbosa. De niño lo vestían con ropa de hombre y lo educaron para ser macho. Por supuesto, no sabía cómo aplicarse cosméticos ni podía caminar en tacones. Pero un día decidió que quería ser mujer y tras años de esfuerzos, el travesti se miró al espejo y se enamoró de su imagen.

Monterrey, bronca, mojigata, provinciana e ignorante, se dio cuenta un día que eso de ser sacramentalmente inculta podía remediarse con sus millones de pesos.

Monterrey, al igual que el travesti, comenzó a maquillarse y construyó Marco, el Museo de Historia, trajo el Fórum. Se miró al espejo y cayó seducida ante su imagen. Soy insoportablemente culta. Soy más cosmopolita que el planeta Tierra.

Al ver al travesti, los hombres afirman: “está más buena que muchas morras y si me encuentra con cinco cheves capaz que hasta me lo cojo”.
Pues bien, yo contemplo a esta urbe travestida y a veces hasta pienso que parece la mera verdad, que en un descuido hasta me la cogería. Pero por más derroche en depilaciones y maquillaje, el travesti es hombre y algunas mañanas de cruda lo traiciona esa barba mal rasurada, de la misma forma que a esta ciudad la traicionan sus malos gustos, su irremediable vocación de nueva rica. Después de todo: ¿Qué chingados puedes esperar de una sociedad que hace de Julio Galán su máxima deidad artística?




PD- Monterrey tan atiborrada de destinos, de mil caminos de la vida (que en efecto, no son como imaginaba) Monterrey y la historia de mil y un primos e infinitos tíos, compadres, agregados y similares a los que vi por última vez tras el humo de una carne asada en los años ochenta. Las tías que hace 20 años te dijeron “qué grande estás, ya no crezcas, yo te cargaba de bebito ¿A poco ya entraste a la secundaria? ¿Y no me digas que ya tienes novia?” Y el primo que se casó, la prima que parió el mocoso número 141 y los compañeros de la primaria que nunca te pierden la pista aunque jamás hayas acudido a una reunión de ex alumnos: ¿supiste qué fue de ese pinche loco que se largó a Tijuana? Y los divorcios tan políticamente incorrectos todavía, los fracasos siempre disimulados. Las familias regiomontanas son artistas a la hora de maquillar la pobreza, de conjurar el temido “dicen le fue mal”, “quebró el negocio” y la siempre anhelada envidia del vecino, la casa en la Isla, la catoliquísima boda inmortalizada en el Sierra Madre y los que eran caguengues a los que yo cargaba a principios de los noventa hoy son petulantes terrores de la calle y dentro de siete o diez años estarán celebrando las mismas bodas católicamente convenientes y estarán bautizando güercos triplemente insoportables y la mía será la historia del pariente cada vez más lejano, el inadaptado ese que se autoexilió a Tijuana (¿dónde queda esa chingadera?) y el rosario de triunfos, fracasos rezado cada vez con más devoción, implorando la protección del dios estatus, inventando exorcismos contra el demonio de la miseria siempre al acecho.

21 comentarios:

a.be dijo...

Chale, respecto a lo que dices del mal gusto para muestra, un botón: El Rey del Cabrito. No hay nada mas mas representativo en Monterrey que este restaurante mas naco que la chingada. Un restaurante que dice todo de tu pueblo, naco y corriente, pero con ganas de llamar la atención, que es como una caricatura en el cesto de basura de Walt Disney en su etapa mas decadente. De penita.

Cuando vi el tema de la semana, supe que habrían muchos que tomarían de inspiración Monterrey...

Foquilla dijo...

Excelente analogía.

Anónimo dijo...

pero amas a los tigres de tu travesti rancho....

Recolectivo dijo...

En efecto, buenisima analogia.

Simple Poeta+ dijo...

jamás veré a mi afeminada ciudad con los mismos ojos

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Daniel

Monterrey suena regio, muy regio. Desde lejos y sin detalles no me lo imagino segundón.
La mirada es irreverente, la prosa punzante y lo mejor es el tono franco, viniendo de alguien que se largó a Tijuana.

Un saludo. Desde Mérida, Venezuela. Jabier.

Anónimo dijo...

Pues..... me parece un post tipico de "rebelde" en contra del status quo. Aparte, ya hemos leido lo mismo con otras palabras de la misma ciudad.

Anónimo dijo...

Pues..... me parece un post tipico de "rebelde" en contra del status quo. Aparte, ya hemos leido lo mismo con otras palabras de la misma ciudad.

César dijo...

Yo no sé carnal, pero no lo pude haber definido mejor que tú. A lo mejor éste video te inspiró por que la neta me dió mucha risa:

http://www.youtube.com/watch?v=XrCYAwBezeI

Es más, ?cómo es que compartimos puntos de vista tan similares y no nos hemos tomado unas chelas cohabitando el mismo congal arrepentido llamado Tijuana ? .

Anónimo dijo...

Puta madre! Al fin alguien que esta de acuerdo en que julio galan era un perfecto pendejo!

El que se volvio famoso por ser puto y ponerlo como estandarte, porque el talento jamas fue lo suyo.

Me toco una exhibicion de el en ny, el guey llego en limosina con 4 negros siguiendolo vestido de rosa y purpura, el mejor performance que he visto, la peor exhibicion tambien.

Romina Power dijo...

Pueblo que sueña -y cree- ser como Disneylandia.

Pero quizá nada en México se salve de ser un pueblo grandote.

Kyuuketsuki dijo...

Jamás he leido una mejor descripción del ranchote monterrelleno.

Anónimo dijo...

**ches chilangos envidiosos

Prox! dijo...

Hey, concuerdo en que es una gran analogía que me ha entretenido por un buen rato.

No se me hubiera ocurrido comparar a Monterrey con un travesti, pero si que te sacas de onda cuando tratas a la gente de allá, que actuan como si lo más natural del mundo fuera ser regiomontano, eso si que es "curado" jaja.

Saludos!

Javier Cardenas dijo...

ya lo dije anteriormente, todo el que se va de su tierra y después regresa, em México, se da cuenta que es una basura, y todo el que nunca se va, piensa que es el mejor lugar del mundo, bueno quiza no todos pero si la mayoria, ya muchas nos hemos dado cuenta que en la mayoria del pais te inculcan engrandecer tu tierra pero en verdad casi no hay nada que valga la pena, por culpa del pinche gobierno que todo acapara, hay que ser hombres errantes tratando de descubrir lo bueno de cada lugar, esa es nuestra naturaleza.

Saludos

P.D. A mi tambien me agrado la comparación con el travesti, muy cierta.

Patricia dijo...

Excelente forma de hablar del pueblo de los guercos, se creen la nata de la vida y no dejan de ser unos...
Buenas palabras.

Guffo Caballero dijo...

Si de por si la odio, snif, con este post me dan ganas de detonar la bomba de hidrógeno que tengo donde guardo el asador.

Anónimo dijo...

que weba con los wanna be exiliados
lo malo del asunto en Mty, es que ya esta lleno de foraneos
en donde trabajo, un 70% no son de mty...
entonces siendo asi, somos una mezcolanza bien homogenea.

Daniel E. dijo...

Una vez una persona de Mazatlán me dijo que su tierra era bien aburrida y que solo habia mar, que le habia gustado Monterrey, su estilo de vida, ciertamente yo aqui en Monterrey no tengo mar y quisiera todo el dia andar en la playa ...

Conclusion: o nadie es profeta en su tierra, o no ha sabido conocer bien su tierra ... la vida también continua fuera de las computadoras y el trabajo

El Contador Ilustrado dijo...

excelente referencia

Anónimo dijo...

Jajajaja, los ardidos disimulados como Daniel E son de ternura eteeerna.

Blogalaxia