lunes, 25 de mayo de 2009

Pastillas para soñar



Dicen que el pobre Roberto murió de sobredosis. Quizá y médicamente tengan razón, pero yo les puedo asegurar que murió por pendejo.

Todo empezó esa noche que soñó que San Judas Tadeo les decía los números del melate. Yo le dije que era imposible que el santo se le apareciera en sueños, ¿Qué le faltaba a él? Nada. Le recomendé que no gastara el poco dinero que ganaba en vano, que se pusiera a trabajar para mí y para sus hijos. Para su familia.

Pero Roberto, tan fervoroso y temeroso de Dios no me hizo caso a mí, si no al santo aparecido. Y con tan mala suerte –para mí- que se sacó 10 mil pesos. Después de gastarse nosecuantos mil en borracheras y ofrendas pa’l santo, por fin me impermeabilizó la casa. Se negó a darme el resto, alegando que era para los "tiempos difíciles". No sabía que ahora se les llamaba así a las putas.

Pasaron pocas noches cuando el santito se le volvió a aparecer en sueños. Le aseguró que grandes cosas estaban por venir y le serían reveladas poco a poco. Roberto no cabía de la alegría y nunca faltó a las oraciones justo antes de dormir, en ese altarcito improvisado.

Cuando pasaron dos semanas y el santo no se aparecía, me echó a la culpa. -Pinche malvibrosa y envidiosa atea, ni quien quiera acercarse cuando estas tú-, me dijo y se fue a dormir con los niños.

Entonces comenzó a soñar un montón de cosas extrañas, como coches sin llanta a toda velocidad en pasto rojo, dinosaurios miniatura en las almohadas, flores asesinas, esqueletos bailando. Al menos, eso era lo que lo atormentaba de día, cuando trataba de encontrar significado a semejantes idioteces.

Ante su desesperación recurrió a uno de esos chamanes de la merced, solicitándole que hiciera una limpia a la casa. Obviamente, el cabroncito no nos dijo nada y sólo nos llevó a Chapultepec. Al regresar, la casa estaba sin electrodomésticos. Por supuesto, el fondo para putas no alcanzó para volver a comprar todo y tuvimos que recurrir a los abonos chiquititos.

Roberto comenzó a dejar de dormir y a padecer insomnio. Stress le dijeron los doctores y le recetaron unas pastillas para dormir. En la primera noche que las tomó, se le apareció el Santo. Ignoro le dijo, pero le agarró una cogedera de quinceañero. Siguió tomándose las pastillas y haciendo cosas raras en el día. Entre otras, compró un burro e intentó internar a nuestra hija de 3 años en un convento. Todo por instrucciones del Santo ese.

Las peleas entre nosotros eran constantes ya que no quería aceptar que, aunque el santo se le apareciera, lo que le pedía eran pendejadas. ¡Acuérdate de los 10mil!, me recriminaba.

Y necio como el burro que compró, se comenzó a hacer adicto a esas pastillas para dormir. Los últimos días también alucinaba y en uno de esos viajes me dijo. “Me voy a morir, no olvides las florecitas diarias a San Judas Tadeo”.

Supongo que en eso, el pinche santo tuvo razón.

11 comentarios:

Anónimo5 dijo...

jaja bueno el post... lo que no entendi cual era la funcion del burro, ja

saludos

- B.tO - dijo...

Encabezar la marcha funebre cargando el feretro, supongo.

Yo quisiera tener sueños interesantes con profecías incluídas; pero debo tener sueños tan aburridos que ni siquiera los recuerdo a la mañana siguiente.

Ah, perdí el punto del comentario, pero me gustó mucho el texto.

Rox dijo...

jajaja pues no se bien, ando en la convalecencia asi que masomenos es autobiografico


¬¬



gracias pues, es lo que quice decir :D

Daniel dijo...

San Judas Tadeo fue siempre el santo de cabecera de mi Abuela. Decia que era muy milagroso y le hizo varios favores. A mí en cambio jamás se me ha aparecido en sueños y jamáas me gané ni un tostador en las posadas del periódico. Los únicos dos Judas que conozco, y que por cierto me caen a toda madre, se apellidan Iscariote y Priest. Buen texto. Saludos DSB

SyL dijo...

Buen texto... No se si felicitarte o darte mi pesame.. por ke la verdad no lo siento ni mucho ni poco, y por lo ke dices creo ke no vas a extranarlo mucho, sobre todo despues ke empezo con esos suenitos... eso si, de jodido te kedo el burro (el k compro) para ke te ayudes de perdis con la comida de unos dias en lo ke vez como salir adelante sin eso llamado Roberto... k por cierto asi se llama mi cunado y ke nada ha de tener ke ver en esto... pues pesame y felicitaciones para ti reyna... lo ke mejor te parezca!!

Nefesh Bleu dijo...

Rox, con mucho respeto he de decir que me pareció equis este post. No le ví mucho caso a muchas cosas. Como que fue anticlimático. O quizá sea que no ando en el mood.

Sin embargo te mando un gran saludo y espero que tu convalescencia (¿de qué, por cierto?) sea rápida y sin percances.

Rox dijo...

Daniel: mi abuela es piadosisisima de ese santo. Por eso lo conozco.

SyL: No te entendí mucho y no se si tu a mi, pero no importa. Gracias por comentar.

Nefesh: Gracias por tu honestidad, siempre es apreciada =). Pues ya no se ni lo que tengo. Ahorita es migraña.
SNIF.

Casillero dijo...

Muy buen post.
"A qué le tiras cuando sueñas mexicano"

Al final el muy cabrón se hizo adicto pero de Tadeo

El Contador Ilustrado dijo...

me encanta, nunca me habia sentido como un idiota comprendido

pobre ROberto

chilangelina dijo...

Ucha mana, ahora que leí lo de la migraña el Roberto pasa a segundo plano.
Orita vengo, voy a mandarte un mail.

Rox dijo...

Gracias casillero

Idiota comprendido? jaja a que contador

Si me llegó el mail chilangelina. :)

Blogalaxia