lunes, 25 de mayo de 2009

Embaucadores: los profetas de las esperanzas inocentes.


Las esperanzas, ni las más incipientes, llegan de forma tácita. Hay que ser embaucado por ellas, por su frágil inocencia que nos enamora, que nos conecta con esa parte emocional, que nos motiva a tomar las decisiones más torpes y fulminantes.

El agente de transmisión es, siempre e irremediablemente un embaucador. Finísimo individuo, que desdibuja fríamente las asperezas de la esperanza, para mostrarnos qué tan lisa puede ser.

Las putas. No es necesario visitar la zona roja, para encontrarlas. Por lo general hay de diferentes precios y gustos. Su verdadero trabajo, como malamente los medios, el clero, y las asociaciones asustadizas proclaman, no es dar sexo-servicio. Nunca. Su servicio es claramente más extenso y profundo. Una verdadera puta reivindica. No sólo es una mama-falos experimentada, no, no, no. Deslizar por debajo de sus medias oscuras que paran hasta media pierna en un coquetísimo liguero, un par de billetes, y cerrar un clamoroso negocio que asocia fluidos corporales compartidos y manoseos compungidos, da esperanza a un viejo rabo verde, foguea a un adolescente amateur y redime a un panista casado y malcogido. Las más brillantes quizá hagan parecer el precio, un mero requisito que no debe siquiera mencionarse. Aquellos clientes más tacaños quizá osen regatearles a éstas musas fantásticas la partida que les abrirá el paraíso de sus conchas cálidas, situación nunca recomendable, ya que compromete la calidad del ínfimo clímax deseado.

Los eclesiásticos. Mamarrachos sagrados. Su comportamiento suele ser semejante al de las pandilllas debido a que se dividen los territorios por medio de legiones, solicitan donaciones obligatorias, juzgan y absuelven comportamientos irregulares de sus agremiados. Su labor principal es a todas luces propagar la palabra del "Señor", mismo que nadie conoció, sin embargo según comenta, todos tenemos en nuestro corazón (what!?). Tienen toda clase de parafernalia para adjudicar presencia y encono en su club de fans: camisetas, veladoras, estampillas intercambiables, colguijos, y un libro que lleva como dos mil años en el top de ventas mundial. Dan reuniones semanales en sus diferentes sucursales, en las cuales hay un conductor estrella que utiliza un vestuario muy sobrio, y da una charla repartiendo esperanza a través de historias sumamente pachecas, muchas extraídas del libro de cuentos que hicieron unos "bloggueros" rudimentarios africanos. Se lleva a cabo un protocolo bastante conocido por sus asiduos asistentes, donde se paran y se sientan rítmicamente en momentos específicos, y repiten mantras complicadísimos completamente coordinados.Al final hay un ambigú gratuito con ostias (sin cajeta) y vino, que reparte personalmente el conductor. Dan esperanzas inocentes, astrales y del más allá (uy, uy uy), siempre y cuando uno mantenga vigente su membresía, a través del pago puntual de una corta anual llamada "diezmo", el acatamiento estricto de sus reglas omnipresentes, y la veneración contínua de sus super-héroes máximos: una "vírgen" llamada María que se reproduce sin coger, un mago barbón muy vintage que te duplica la despensa entre otros trucos documentados, y un conductor internacional muy viejo que tiene una especie de sucursal matriz en Europa, que da conciertos multitudinarios constantemente. Éste último al parecer no hace trucos mágicos cómo el barbón que comentaba anteriormente.

Los Vendedores. Gremio excepcional al cual pertenezco desde hace muchos años. Aquí el embaucador es completamente obvio. Quiere embaucarte y ostenta su posición agraviante bajo títulos de exposición de riesgo controlado: asesor comercial, agente, amigo o hasta hermano. Gozan de malísima fama, debido al gran déficit de reputación que le producen los agremiados menos sofisticados, o temporales. Por lo general la ética es muy personal, en el caso de estos roedores. La sensación de ser abusado es inminente, pero depende de la calidad del agente, para, en un proceso muy parecido al de la puta, reducir todo a un gran trato entre amigos, donde lo adquirido parece tomar dimensiones ultra-emocionales y satisfactorias. En los niveles más exclusivos y de alto nivel, suelen emplearse especímenes muy experimentados y atractivos, para llevar la experiencia a un grado de mayor confianza y poco riesgo. Estos últimos dan la apariencia de no necesitar las ganancias resultado de sus negocios, y además parece que al aparecerse te están dando una oportunidad ínfima.

Los Líderes Políticos. Carecen de mucha preparación. Protegen intereses de gremios compactos y numerosos, dependiendo la tendencia. En la Francia de hace muchos años, se definieron dos bandos de embauque: izquierda y derecha, debido a que en el Senado, se armaron dos clicas mutuamente indigeribles, mismas que agarraron canchas diferentes cada que se armaba la legislada del país Galo. Los de la izquierda protegían a los jodidos de la vieja Francia, los miserables, los obreros, los artistas malpagados, los vendedores de espadas, las putas y algunos chiapanecos que ya estaban habitando por allá, muy jodidos también. Los de la derecha, protegían los intereses de la burguesía, de los nobles, los bonitos, y los que comían tres o más veces al día y cagaban fresas. Así, estos bombones, embaucaban a la población con campañas políticas, repartiendo esperanzas sobradas, a los dos bandos, independiente de a quien beneficiarían en última instancia: a ellos mismos. En México hay varios bandos, una dupla histórica represiva y últimamente mocha, y unos idealistas motorolos desorganizados con un líder de pronunciación chistosita. Las esperanzas más inocentes en México: "Prepárense para la riqueza", "Ya llegamos al primer mundo" y "Sí votan por mí, derogaré la tenencia".

13 comentarios:

César dijo...

Lo que más me duele fue lo de la tenencia. Era mi único aliciente después de que truquearon la elección, snif.


Namás por eso no apliqué resistecia civil.

Inocente yo.

alexnike90 dijo...

Que buena entrada.

Anónimo dijo...

HaZ de VenDer lAs NalGas pIncHe homoseTZual REpriMido. MocOsO ZaCariAs de ONda.

a.be dijo...

Que chulada...

Eso de que la puta "redime a un panista casado y malcogido"... que mejor descripción... ENORME!

Todo eso que dices se reduce a los espejitos que nos venden para saludar al papa cuando viene a México...

Rox dijo...

chin!... no he pagado la tenencia.

La de los eclesiásticos esta muy buena, me hizo reir

SALUDOS

César dijo...

Mira, el gremio de los jotos reprimidos, y el de los anónimos sin huevos, es muy similar. Busca dentro de tu ser a ver sí no estás igual de traumadito.

- B.tO - dijo...

Jajaja, hablando de posts prohibidos...

Las primeras dos descripciones me matan de risa. ¡Muy bueno!


Saludos.

Yo-Mero dijo...

Jajajaja, amigo, muy bueno...como dijo la Santanera: "el amor pagado es el más sincero".

Manuel dijo...

Jajaja, pinche carnal, te megamamaste.

Sobra decir que el ritmo es impecable, las analogías son precisas y las alegorías y recursos metafóricos dan envidia.

Por no decir que me hacía falta reir...

Un abrazo, viejo.

El Contador Ilustrado dijo...

las putas son sin duda mis favoritas

Casillero dijo...

Muy buen analisis de las esperanzas inducidas, realmente muy buen post y definitivamente, las putas son las que rifan

magnolia dijo...

me atrapó el de las putas!!

besos

Reggis FraPe dijo...

Pues será el mendigo resfriado que me cargo pero no me causo risa....
hasta que leí lo de

"anónimo sin huevos" ...jajajaja...ese está muy bueno.

Blogalaxia