viernes, 26 de junio de 2009

El café de los bellos



No se requiere ser un genio para entender que aquello de "verbo mata carita" es una mentira más que los feos inventaron para consolarse y que todos nos tragamos durante la infancia - algo así como el "pobre, pero honesto" pues -

Todo adulto con más de dos neuronas parapléjicas sabe que probablemente el verbo logre darle unos cuantos golpes fatales a la carita linda, pero cuando ésta viene acompañada de un cuerpo escultural, un cabello perfecto y un bronceado imposiblemente parejo no hay nada que la labia pueda hacer para ganar a la belleza.

Comenzaré esta triste historia confesando que siempre he huido de todo lo que parezca una oficina. Los páneles sobrios, las luces industriales, los estacionamientos subterráneos, los cubículos desmontables, los escritorios con retratos familiares y las terrazas con hermosas vistas de la ciudad me aterran: me remontan al corporativismo del que siempre he jurado huir.

En casi un año que llevo en este empleo se ha intentado acomodarme en cuatro oficinas diferentes. Sobra decir que el éxito de todos estos intentos ha sido nulo. Siempre he preferido las oficinas móviles: la mesa de mi comedor, la biblioteca escolar, la casa de mis amigos y el piso de mi vestidor me sientan mucho mejor como lugares más flexibles y pasajeros para trabajar.

Pero mis mejores oficinas y las que recuerdo con más cariño son los diferentes cafés de la ciudad. Me encanta la idea de sentarme en una esquina, colocar mi máquina en una de esas pequeñas mesas redondas y disfrutar un buen chai rodeado de perfectos desconocidos hasta que la tarde pasa y termino de escribir los encargos del día. Los cafés me relajan, me hacen sentir cómodo, en contacto con los demás sin estar expuesto y sobre todo, siempre parecen tener el ambiente correcto para que llegue esa cosa que algunos llaman inspiración. Bueno, casi siempre.

Hoy, una de mis oficinas favoritos no sólo logró que fuese imposible para mí trabajar; también me ha tenido todo el día buscando en internet los mejores gimnasios y cirujanos plásticos de la ciudad.

Se debería colgar una advertencia en las puertas del Black Coffee de Manuel Acuña y Aztecas, en Guadalajara. El letrero tendría que anunciar con disimulado desdén algo como: "No entres aquí a menos que tu porcentaje de grasa corporal sea menor a cero, tu vestimenta esté en deslumbrante condición y tu autoestima sea indestructible."

Al principio no lo notas, - una de las mejores características de la belleza es que se camuflajea con su entorno - todo parece andar como siempre. Al poco tiempo comienzas a sentirte más "inflamado" que de costumbre, volteas a ver tu ropa y cada vez parece más arrugada y sucia, te ves por error en el reflejo de las ventanas y entiendes que tu cabello es un desastre.

Justo cuando te preguntas por qué de pronto te sientes tan espantoso te deslumbra la entrada de un especimen a quien la perfección parece quedarle corta. Rápidamente miras en otra dirección porque tanta belleza duele y temes quedar ciego por sobreexposición a ella. ¡Entonces te das cuenta!

En la mesa de enfrente hay una reunión de Señoras Robinson que cruzan sus larguísimas piernas y ríen elegantemente recordando sus buenos tiempos en el colegio Los Altos.

Justo al lado está una pareja de ejecutivos financieros quienes deberían tener prohibido reproducirse. Ella es blanca, con pecas por todo el cuerpo y un cabello rojizo y rizado que siempre está ordenadamente desordenado; lleva puesto un discreto pero ceñido vestido azul que resalta todo aquello que debería resaltarse. Él es alto, moreno y tiene toda la imagen de un galán árabe complementada con ojos de misterioso color; lo peor de todo es que lleva un traje Ermenegildo Zegna que grita "no me odies por ser bello, ódiame por ser rico."

En la terraza se encuentra un par de modelos masculinos de ropa interior, vestidos casualmente con jeans, playeras blancas y Converse, como expresando que ni siquiera deben arreglarse tanto para verse perfectos. Uno de ellos se levanta toda la playera para supuestamente mostrar al otro el nuevo tatuaje que se hizo en la espalda; tú sospechas que el asunto es un acto rutinario que interpretan a donde quiera que van sólo para establecer su superioridad y el tamaño de sus pectorales.

Un poco más lejos puedes ver a otras dos rubias de pechos falsos vestidas con ropa deportiva y maquilladas minuciosamente, todo para demostrar los beneficios de estar en La Zona, hacer tres horas diarias de gimnasio y tener una cuenta de banco que te permite visitar al cirujano plástico una vez al mes para una micro liposucción y unas cuantas inyecciones de botox y colágeno.

Te das cuenta que adonde quiera que voltees te encontrarás con seres obscenamente atractivos a quienes se les debería prohibir aparecer a plena luz del día: los empresarios que salen de su clase de golf, las niñas bien que intercambian chismes matutinos y proyectos de caridad, las parejitas que engalanan la portada de la sección de sociales cada catorce de febrero, ¡hasta las pinches meseras parecen salidas del catálogo de Victoria's Secret!

Y si piensas que estar expuesto a tanta belleza incrementaría tu líbido estratosféricamente estarás cometiendo un doloroso error. Estar ahí, en el café de los bellos, no te pondrá de humor para el amor; de hecho, no te pondrá de humor para nada. Estar ahí te hará sentir inexplicablemente irritado y resentido con todo tu existir, además probablemente sentirás unos incontrolables impulsos terroristas.

Porque este café sólo te recordará que no importa cuánto ejercicio hagas, no importa cuánto gastes en ropa, accesorios y productos para la piel, no importa qué tengas buenos genes y en situaciones normales seas considerado atractivo: JAMÁS SERÁS COMO ELLOS.

Te marcharías corriendo del lugar pero no te queda más que congelarte en tu asiento y destruir el poco amor que tenías mientras sigues admirando tan de cerca e intentando no asesinar a todos los bellos del lugar. Porque eres masoquista. Porque ahora te desprecias y mereces ser castigado. Porque estás gordo, ojeroso y despeinado y no parece importarte cuando lo ves en el espejo cada mañana. Porque eres humano imperfecto y no mereces compartir el mismo lugar con estos seres de otra dimensión.

Y justo cuando piensas que nada se puede poner peor, el especimen que acababa de entrar por la puerta se sienta en un sillón a tu derecha y se pone a leer. ¿Y qué lee la gente bella? No cualquier libro, ¡no! A este ser supuestamente humano se le ocurre que la lectura perfecta para una tarde de café es Borges. ¡Bor-ges! Esta gente es imposible: seguro también defeca orquideas.

Ahora, además de feo, descuidado y mal vestido te sientes superfluo, prejuicioso y ridículo. Porque pensaste que esta gente sería de menos estúpida, con toda justificación. Pensaste que si tú te vieras así no sabrías ni leer, ni siquiera sabrías hablar, no sería necesario, a final de cuentas la belleza física no está hecha para escucharse. Pero qué equivocado estabas.

Te escabulles del lugar casi corriendo, con la urgencia de llegar a tu casa, resguardarte en tu bosque y renegar y renegar y renegar. Claro, entre tanto reniego y queja podrías salir a correr como prometiste hacerlo hace tres años, podrías dedicarte a renovar tu guardarropa y podrías por fin cumplir la dieta que está colgada en la puerta de tu refrigerador. Pero, ¿para qué? No tendría sentido: recuerda que JAMÁS SERÁS COMO ELLOS.

Mejor ponte a ver televisión, cómete tus frustraciones y sigue quejándote en un blog, que es lo que mejor sabes hacer.

¿Y tu trabajo? ¿Y el texto que debías escribir hoy con caracter de urgencia? ¡Lo has olvidado por completo!

Sí, la carita mató a tu verbo.

25 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

No estoy totalmente de acuerdo. Por dos razones: en primera, conozco dos o tres weyes feos como el diablo y que se han traído unas viejotototas... nomás porque saben echar verbo.

En segunda: no me siento mal cuando visito algún estarbocs. Al contrario: me gusta burlarme de los muchos guanabís presentes. De fuerita. Hay cafés mucho mejores "autóctonos", digamos. Creo que a esos te refieres. Esos si son chingones.

En fin, yo no tengo de que preocuparme porque soy verbo y soy bello. Ja.

Excelente post, bich.... perdón, Beto.

Tritza dijo...

por fin algo tan tuyo =D

- B.tO - dijo...

¿Como yo?

¿Banal y vanal? ¿O quejumbroso y (no-tan-)ligeramente vergonzoso?

D. dijo...

Me chocas cuando escribes cosas tan viscerales como estas. Especialmente tú, que hasta puede parecer irracional y completamente irrisorio.

¿Por qué? Porque me dejas pensando en cosas que no merecen ser pensadas un viernes por la noche.

Deberíamos estar bebiendo,
sí señor.

Manuel pedofilo literato dijo...

Pero que delicioso niño el que vi hoy jugando en el columpio del jardin de niños, pude imaginarmelo sentado con sus shortcitos ajustados en mis piernas

Anónimo dijo...

Para evitar esas mamadas que comentas,deberías empezar por alejarte de los cafecitos y hacer comparaciones absurdas.Si tanto te caga ese desmadre ¿Por qué carajos estás ahí?.

Por mi parte no me gustan esos bebederos comunitarios en donde se reunen fresitas,snob y uno que otro pendejín a llamar la atención con su lap y leyendo la montaña mágica y mamada y media...en cuanto al físico yo soy un simple mortalillo y he andado con dos o tres muy buenos rabos...

Mejor acepta que las comparaciones absurdas te gustan porque en el fondo muy en el fondo envidias esa mierda

Kyuuketsuki dijo...

Chale Beto, me podrías decir en el tuiter como se consiguen anónimos mal pedo?? Yo quiero un troll en mi bló, snif

Pinkrobot dijo...

tss a mi me encntó, intenta ir al starbucks que está adentro del tec de monterrey, te divertirás más :P

La chica de las gafas oscuras dijo...

AJAJAJ me encantó, mi consuelo siempre es que la gente dolorosamente bella es estúpida, pero como dices, no falla que te encuentras al sujeto que es bello y te habla de filosofía asiática del siglo XIII como si fuera el tema más común del mundo.

- B.tO - dijo...

D.:
Yo te amo y ya.

Manuel pedófilo (literato):
¿De qué parroquia eres sacerdote?

Anónimo:
¡Claro que los envidio! Si lo digo explicitamente en el texto, no creo que quedé espacio a duda. Pero bueno, supongo que leer no es lo tuyo.

Felicidades por tus excelentes habilidades para ligar, ¡no dudo que consigues excelentes rabos (ciegos, sordos y a quienes se les ha practicado una lobotomía)!

Kyuutz:
Ni sé, éste llegó solito: tenía unos dos o tres meses deseando un hater, ¡y por fin lo tengo! Hay que celebrar.

Pinkrobot:
Pff, bueno, si yo te contara de mis vivencias en el Starbucks del Tec no terminaríamos de criticar así bien agusto...

Chica de las gafas oscuras (¡me encanta tu seudónimo!):
Es que no se puede ser exageradamente bello y exageradamente inteligente, debe ser una broma muy torcida del universo.

Josuédric dijo...

Puta sociedad. :@

Rosada dijo...

As, nadie caga orquideas, ellos tendrán mínima grasa corporal, pero tú tienes el glamuuur.

Y eso lo sabemos.

Israel V.R. dijo...

A mi me molestan las personas elitistas.

Creo que no te lo debes de tomar tan a pecho, ya sabes, dejar de fijarte en los demás y centrarte más en ti. Seguramente hay algo bueno que los demás te admiran.



O no.

Anónimo dijo...

no mames quye pedo con este wei? quein es, mendigo maricón, x eso hacen mala fama a gdl, alabando putos en un café fresón, pinche jotote

Micha dijo...

Yo por eso no me paro ni de chiste en esos cafès, peor cuando se me ocurre pararme en “Plaza Galerias”(Cuernavaca) me divierto viendo a la “Gente Bien”, es ridicula tanta perfecciòn.

Por cierto, eres adorable! Y me da envidia que tu tengas trolls y yo no, debes de regalarme uno.

Tod dijo...

Excelente, te quedo sincero y me hizo recordar a mexico,

aunque la parte de la fobia a la oficina como que estuvo de mas

Tumeromole dijo...

Como la belleza cuesta (hartomucho) y yo estoy bien jodido, me limito a cultivar mi panza con cerveza... Total, ser insignificante es ser minimalista, y ser minimalista ES LO DE HOY.

Saludos.

Bruxcat dijo...

El texto está a un segundo de ser archivado en el cajón de "minutos desperdiciados de la vida y que pude aprovechar consiguiendo extraer por fin ese moco que está hasta el fondo de mi nariz" pero entonces llega la frase "Sí, la carita mató tu verbo" Y entonces uno se saca el dedo de la nariz con efecto de bullet time, todo cobra sentido y se exclama: ¡BRAVO!

Lady Jesus dijo...

Y aún así te negaste a traerme sushi.

Beto malo.

¡Bah! Algún día envejeceran.

¿Sabes que miento, verdad?

Dib dijo...

La carita mató el verbo.
Esa frase como remate estuvo ¡Con todo!

Excelente texto.

Rox dijo...

no sabía que eras tapatío, JA.

Excelentes descripciones, casi me sentí así :D

Anónimo dijo...

renegar, renegar y renegar??

envidia?

mejor que te valga de verdad y no escribas sobre "esa gente"

no que muy alternativo? jaja

El Contador Ilustrado dijo...

mi hermano yo comparto tu dolor...dia a dia

tazy dijo...

eso mismito pasa cuando das clases en una prepa de niños fresísimas, en donde niñas de 15 años dan golpes diarios al ego y que cuando crees que la puedes opacar porque segurito son imbéciles, te recitan a nietzsche o de perdis, asi como bajita la mano, te hablan de proust...

y luego que porqué mi autoestima y autoconcepto están del nabo :(



btw: el no defecan orquideas, pero juro que llevan un spray pequeño con aroma a gardenias que cuando terminan sus "necesidades" rocían elegantemente ¬¬

dayanna* dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA al fin tienes tu propio hater, bienvenido al Club...

Kyuuketsuki, yo tengo imán para los haters no sé pq, si quieres te paso unos cuantos..

Amé tu post, te extraño tanto, muero por derramar ácido jajajajaja! ¿Viste mi inbox?

Blogalaxia