domingo, 12 de julio de 2009

Una Mortal Dosis De Realidad.

Estaba enamorado. Si, eso es lo que pasó. Fuí sin querer a su escuela y sin querer caminamos juntos, hablando de mil cosas y sin querer nos besamos al llegar a su puerta... y me regresé todo el camino flotando, sonriendo como mono de peluche y sintiendo un extraño hormigueo en las bolas. Se me olvidó que hacía apenas unos veinte minutos Pancho "El chupa" me había sentenciado a una madriza por ir con su novia, muy sonrientes, por la calle. Ella lo mandó mucho a la chingada, pero aquel que acepta que la novia encontró a alguien que le gusta más, es de putos. Los hombres bien hombres amenazamos al susodicho y nos reímos en su cara... más si vamos acompañados por otros tres tipos igual de ebrios que nosotros. Pero me valió. ¡Oh, mamá, ella me ha besado!

Así empecé a saber lo que era llamar a la hora convenida, a capotear las preguntas culeras de su mastodontezco hermano y de su madre, más agria que leche cortada en ayunas. Ella era una flor entre espinas, si, y yo era el afortunado que me picaba con ella cada día, al salir de clases. Nos besamos caminando, sentados, frente a sus amigas, frente a mis carnales... nos besamos cada que podíamos y aquello parecía ser un cuento divino. Al menos para mí, ahora provisto de muchos argumentos sensoriales para cuando se me antojara puñeteármela... que era bastante seguido. Y pronto, empezamos con las complicidades más pesadas. Íbamos a mi casa a escuchar el disco de 4 Non Blondes, y agarrando de camuflaje los berridos de la cantante, fué que puse mi boca entre sus piernas. "Ajá, pendejo, ya estás aquí... ¿y ahora que?" - recuerdo que pensé. Ella estaba prácticamente bufando de caliente y yo chupé y chupé hasta que me hice acreedor de la divina retribución, con tal apremio y susto de debutante en aquellas lides, que me tardé hasta la octava rola para tenerla completamente desnuda y tendida en la cama. ¡Cuas!

Cool Spot, Street Figter II (el primerito para Snes) y Final Fight Guy fueron los primeros videojuegos que vendí para comprarle cosas bonitas. Ella si tenía lana, me compró un reloj, una chamarra, una enorme grabadora con CD... reímos sabiendo la connotación de aquel aparato y recuerdo que se me escaldó el pito de tan tremenda erección rozando la mezclilla, pues me aficioné a andar "a ráiz"... ah, y compramos aquellas tres joyas: "August and everything after", "Hints, allegations and things left unsaid" y uno de Marta Sánchez. Si, la neta que chafió mi ánimo metalero, pero al son de "arena y sol... el mar azul, contigo yooooo, conmigo túuuuuu" fué que empecé a forjar mi gusto por el doggy, por el sexo oral, por aquel sentimiento cachondo de dominar, estando arriba y dándole con todo y cada uno de los nervios de mi cuerpo a punto de convertirse en espinas y amenazando reventarme en mil pedazos... más o menos como Spawn.

Los amores, para que sean eternos, deben de ser imposibles, recuerdo que leí por algún lado. Y eso mismo pasó. Ella, enviciada y contagiada de mi reencabronada calentura, empezó a irme a despertar casi todos los días a las seis y media de la mañana. Con su uniforme y sus calcetitas, sus libros y sus donitas para el pelo, que iban a parar al tapete inmediatamente, mientras que bajo las sábanas, sus gruesas y blancas piernas se apartaban para que nos saciáramos... pero siempre hay un "pero"... no supuse que aquellos gemidos y empellones estaban tomando el lugar de las matemáticas y demás yerbas.

Un lunes fué que se le prohibió la entrada a la escuela, hasta que viniera su mamá a firmar su boleta. Ese lunes lloró ella como una magdalena, sabiendo el tremendo castigo que le esperaba, y yo también lloré, presintiendo el final de las cosas. En aquel trance, una vez que llegó el jueves y yo sin saber de ella, fuí a vender el nintendo de una vez y en el brazo derecho, me hice tatuar uno de mis primeros trabajos: Un corazón oldskool con la típica cintita roñosa y la palabra LOVE. Lo porté con tanto orgullo, con tanta pasión, que es increíble que mi historia de amor se halla malogrado, a fin de cuentas. La vi haciéndose chiquita. Cada vez con menos pretextos para vernos, cada vez con menos tiempo libre, quedándonos huérfanos de detalles lindos... ella se fué de mi lado un lunes, y de mi corazón en un mes, cuando, al quererme dejar una cartita explicando sus razones, la encaré y le hice confesar que ya tenía un mejor pretendiente y que a ella le gustaría conocerlo.

Fin. Me fuí a mi casa, y cuando más estaba tirado en la cama, haciendo pucheros como gorila comiendo chamoy, me dí cuenta de algo: Realmente no quería llorar. Puse en nuestra grabadora la canción de "Shine" y me puse a cantar, muy contento. No sabía que iban a pasar todavía muchos meses para volver a tener otra mujer en mi cama. A la fecha, no puedo evitar pensar en lo que pudo haber sido de nuestra historia si en aquel Domingo por la tarde en que ella me propuso fugarnos con sus ahorros a comenzar una vida juntos le hubiera dicho lo que mi corazón me gritaba: "Si".

13 comentarios:

Julio C324r dijo...

Ofrezco a todos una disculpa por la ausencia de escritos. Créanme que nada me gusta más que venir a leerlos y que me lean, pero parece que el duendecillo del trabajo emperrado me está haciendo algún sortilegio que me trae hecho un pendejo. No pretendo que sirva mi escrito de parchecito, sino es un leve tributo a ustedes, que vienen a leer. Gracias.

morada dijo...

Tu escrito me hizo recordar ese amor casi-siempre-imposible- de puberta soñadora y embrutecida.

Yo no llevaba donitas en el cabello, ni lo despertaba a las 6:30 de la mañana, pero en las tardes de "estudio escolar" nos perdíamos entre colchonetas, aparatos y espejos del que sigue siendo el gimnasio de su mamá y que permanecía cerrado los lunes y miércoles por la tarde.

Buenos tiempos !!! No imagino lo que hubiera podido ser de nosotros si alguna vez su mamá hubiera llegado a darle mantenimiento al gimnasio "un día de esos".

Dib dijo...

Eso te pasa por vender el Street Fighter II. Tuviste suerte de que no se te cayera la verga...

mugroso dijo...

snif,snif... buen relato Julio.Y que bien que regreses.

CocodriloRojo dijo...

Hijo de la chingada cada vez que te apareces posteas algo bueno, esta bien que sigas así..

El Contador Ilustrado dijo...

amor de loca juventú

Letty dijo...

Grrrr... ando pasando por algo asi, nomas q con menos encuentros sexuales, pero cada vez q los hay... bueno... digamos que "vuelo".

Yo tmbien lei de algun lado esa frase que mencionaste :)

Grrr... si el no tuviera novia, ya nos hubieramos casado =/

daniela sfm dijo...

mm así pasa... muy chingón el post :)

Anónimo dijo...

Recolectivo ya no es lo que era, ya nbo es lo que era... puro culturoso venido a menos.... donde estan los que nos hacian reir????

Luis dijo...

Mmmm, el August and everything after, uno de los mejores discos de la historia.

questiongirl dijo...

tus parches literarios son como aquellos que dan la dosis perfecta para disfrutar de un buen sexo sin preocupación a embarcarse, sólo disfrutarlo.

Buen reportajE

Beshos del más acá

Marianna dijo...

Hola shikio, primer blog que leo tuyo aqui, me ha gustao, asi, sin más.

Y si ultimamente no ha habido mucho espiritu pa escribir pues solo recuerda que de lo bueno...poco.

Pancake dijo...

Entre sábanas y sudor, encontraste un sabor distinto para el metal.
El metal nunca será simple música, será recuerdos de calentura toda la vida.

Buen post.

Blogalaxia