martes, 18 de agosto de 2009

En la cama contigo y con muchos



Jesús le preguntó: ¿Cómo te llamas?
Y respondió diciendo: Legión me llamo, porque somos muchos.
Marcos 5:9


Debo confesar que soy un hombre con remordimientos infinitos. Padezco demonios a carta cabal, que asemejan comensales furiosos que golpean sus mesas exigiendo trozos enteros de mi para su satisfacción. Vivo así desde hace muchos años, y habitar mis fantasmas no me ha resultado tan difícil como convivir con los tuyos.

Una vez me explicaste que ya no quedaba nada nuevo por hacer conmigo; habías hecho de todo con tus amantes: viajado a todos los lugares a donde se viaja con una pareja, practicado todo en cuestiones sexuales. La única forma de experimentar algo nuevo conmigo es viajando a la luna, o teniendo un menage a trois con un animal, me dijiste.

Era la segunda noche que pasábamos juntos y en tu laptop sonaba - no estoy seguro - una canción de los Velvet, o quizá una canción de los primeros discos de Lou Reed. Sentí tristeza, pero también me sentí cursi. Atisbé el enorme ventanal de tu departamento. Era un séptimo piso, y estaba desnudo; quería largarme, pero no podía simplemente arrojarme por la terraza, caer al suelo y correr.

A partir de entonces no pude hacer nada contigo sin imaginarte con otro hombre. Las labores más peregrinas estaban acompañadas de la sombra de otro, y a veces también de varios, como si algunas situaciones determinadas conjuraran a todos tus antiguos amantes.

Así fue nuestra relación. Tenerte era un acto colectivo, un asunto de muchos, de rostros intercambiables, de penes espectrales que flotaban en la habitación, de brazos y pechos que se cernían sobre ti, o a lado mío, como si evaluaran mi desempeño sexual o como si esperaran su turno para satisfacer deseos que solo tus recuerdos podían llenar completamente.

Luego invadieron los restaurantes, los cines, las bancas de los parques, el frescor de la hierba bajo mis nalgas y la blandura de la arena; siempre tenía la sensación de haber llegado después, todos los lugares eran un asiento recién desocupado y donde había quedado la tibieza desagradable de otro cuerpo. El mundo a tu lado ya estaba descubierto, y además había sido abandonado. Como si Cortés, Pizarro y Magallanes abandonaran sus conquistas, luego de haber poseído sus oros y voluptuosidades hasta convertirlas en estulticias sin valor, en paisajes aburridos y repasados.

Al principio la dinámica me pareció metafísica, como una evocación esotérica y sexual, donde tus fantasmas aparecían como oráculos, pero también como guardianes atentos, o como un público ennegrecido, un gentío que se quedó inmóvil mientras el teatro se incendiaba y hervía con la grasa de la carne y los fluidos. Siempre fue así hasta que descubrí que te amaba, caminando contigo por Pere Lachaise, entre la tumba de Colette y Proust.

Desde ese día la experiencia se convirtió en pesadumbre, en sinsabores que se filtraban, espesos, en mi boca, y mi amor se tornó atroz. Los hombres ahora aparecían como rostros carcajeantes, y todo lo mío era pantomima o simulacro. Aunque nunca me hablaste de alguno en especial, una tarde desperté y uno de ellos estaba frente a mi, vestido en frac gris y sonriente. Antes de saber que era una aparición, me dijo: vengo, en representación de todos, a negociar.

Asentí, y apurado me aproximé a él, como si fuera la imagen de un santo benévolo que venía a liberarme. Abre la boca y comulga con todos nosotros, me dijo y me extendió un vaso alongado de cristal, un vaso - por qué no - fálico, que contenía, según me explicó, el esperma de todos los hombres del mundo, de todos los que tuvieron a la mujer que amaba, pero también de todos aquellos que pudieron tenerla, por las buenas o las malas, y que revoloteaban como insectos sobre el cadáver exquisito de todas las mujeres del mundo.

En vez de beber, asustado te sacudí para despertarte. Tú dormías a mi lado, y él me vio impertérrito y sonriente. Apenas murmuraste ¿qué quieres, mi vida? Yo te respondí: el fantasma de un amante tuyo está aquí, frente a mi, y me exige que beba de todos los miasmas de todas las vergas del mundo para dejarme en paz; pídele que se vaya.

Levantaste tu cabeza y miraste a todos lados: no veo nada. Esta ahí, frente tuyo, míralo, pídele que se largue, insistí.

Me sonreíste y luego metiste el rostro entre las almohadas y mascullaste: has sido tú quien lo trajo a nuestra cama, amor; tú dile que se vaya.

Yo me recosté de nuevo contigo; cerré los ojos y al abrirlos, tu amante ya no estaba. En su lugar quedó la penumbra inofensiva y todavía diáfana de la tarde, en un lugar común donde una pareja podía hacer todas esas mismas cosas que miles de hombres y mujeres hacen, simultáneamente, en cualquier lugar del mundo.

18 comentarios:

César dijo...

Es muuuuuy bueno pinche güey.

"Como si Cortés, Pizarro y Magallanes abandonaran sus conquistas, luego de haber poseído sus oros y voluptuosidades hasta convertirlas en estulticias sin valor, en paisajes aburridos y repasados."

Esa parte es un lugar común.

Qué bueno que aprovechaste tu día libre para escribir algo decente. ¿Mañana a las 9, no?

Pinche procrastinador crónico en rehabilitación.

Reign dijo...

Uhh me gustó, me gustó!

Bien dicen que quedarse viendo la mugre del espejo retrovisor nos ensucia el panorama que tenemos enfrente.

Luis dijo...

Eres un cabronazo, snif.

A diferencia del personaje, a mí no me incomoda compararme con el pasado, porque -por lo menos en mi mente y hasta ese momento- siempre salgo ganando.

Rox dijo...

Es usted un chingón.

·DaViD· dijo...

chingon!!

poca madre el escrito, me gusto.!

Anónimo dijo...

Groso!!! Me disculpo por no haberlo leido nunca antes, es usted un grande.

Bunty Blake
bunty.blake@gmail.com

Anónimo dijo...

Wooooooow, nunca antes te habia leido, pero ahora tienes una nueva fan-compartida con el Luis por cierto-
muy chingon!

Eo dijo...

muy chingona la historia, pero el wey si tenia pedos psicologicos

vivir tras la sombra de alguien más, es valorarse poco no? o ser muy mediocre

Folósofo dijo...

No se por que me sentí tan identificado con tu post.
La diferencia es que te desiste cuenta que la amabas antes que te venciaran los fantastasmas.
Yo hasta que me habían vencido.
Muy bueno!!!!!

Lolita dijo...

No sé, se me hizo escabrozo... Pero muy bueno.

Anónimo dijo...

Lolita se ve sabrosa tipo 50's.

Yucko dijo...

De poca madre me gustó mucho manuel. Y no creo que se tenga que ser mediocre o auto despreciarse para sentirte como el personaje del texto.

Manuel dijo...

Pienso lo mismo Yucko. Definitivamente.

Y gracias a todos por leer. Saludos.

La.Angie dijo...

wow!!.. me encanto!!!

Anónimo dijo...

sinsaboro y diafano relato este, ash como aprendo contigo.

chilangelina dijo...

Te echaría un piropo, pero ya ves que luego me los borran.

Anónimo dijo...

César dijo...
Pinche procrastinador crónico en rehabilitación.

A huevo han de usar las palabras mas rebuscadas para parecer cultos.

Pinche mamon.

Ah por cierto, muy bueno el aporte de Mamuel.

James Deo dijo...

Quiero compartir mi testimonio sobre cómo conseguí mi tarjeta de cajero automático BLANK que han cambiado mi vida hoy. Yo estaba viviendo en la calle donde por las cosas eran tan difíciles para mí, incluso para pagar mis cuentas era muy difícil para mí tengo que aparcar de mi apartamento y empezar a dormir en la calle de Las Vegas. Intenté todo lo que podía hacer para asegurar un trabajo, pero todo fue en vano porque yo era del lado negro de América. Así que decidí hojear a través de mi teléfono para los trabajos en línea donde conseguí un anuncio en piratas informáticos que anuncian una tarjeta en blanco del cajero automático que se pueda utilizar para cortar cualquier cajero automático por todo el mundo, nunca pensé que esto podría ser real porque la mayoría del anuncio en el Internet se basan en el fraude, así que decidí darle una oportunidad y mirar a donde me llevará si puede cambiar mi vida para siempre. Me puse en contacto con estos hackers y me dijeron que son de Nigeria y también tienen sucursal en todo el mundo en el que utilizan en el desarrollo de cajeros automáticos, esto es real y no es una estafa que me ayude. Para cortar la historia corta de estos hombres que eran geeks y también expertos en ATM reparaciones, programación y ejecución que me enseñó varios consejos y trucos sobre romper en un cajero automático con una tarjeta de cajero automático en blanco. Solicité la tarjeta de cajero automático en blanco y se me entregó en 3 días y lo hice como me dijeron y hoy mi vida tiene cambiar de un caminante de la calle a mi casa, no hay MÁQUINAS ATM este BLANK cajero automático puede penetrar en Porque se han programado con varias herramientas y software antes de que se le envíe. Mi vida realmente ha cambiado y quiero compartir esto con el mundo, sé que esto es ilegal, pero también una manera inteligente de vivir Gran porque el gobierno no puede ayudarnos así que tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. Si también quieres esta TARJETA ATM BLANK quiero que se ponga en contacto con el Sr. oSCAR WHITE a través de su correo electrónico oscarwhitehackersworld@gmail.com

Blogalaxia