miércoles, 16 de septiembre de 2009

Huele.



Mi amigo Javi fue increíblemente precoz. A los doce años ya había cogido con una niñera que tuvo y cuando nosotros apenas intentábamos besuquear a una mocosa detrás de los medidores de luz, él ya se las fajaba en su casa.

No era raro que llegara a las jardineras en donde nos juntábamos y con una sonrisota que le llenaba la jeta, nos dijera al mismo tiempo que extendía los dedos índice y anular:

—Huele.

Con una mezcla de curiosidad y asco acercabamos la nariz y entonces olíamos lo que para ese entonces aún era algo desconocido para la mayoría de nosotros: el húmedo olor de una vagina.

No recuerdo cuando fue la primera vez que olí el sexo por mis propios medios, pero sí recuerdo algunas ocasiones memorables. Tengo grabadas a fuego en la memoria esas noches que, después de salir de aquella casa en Álamos, caminaba por avenida Universidad llevándome los dedos a la nariz cada veinte pasos, aspirando el embriagante olor de lo que nunca llegó a ser.

De otros ayeres y otras personas recuerdo diferentes olores, algunos dulzones, otros acidulados, unos cuantos débiles y muchos fuertísimos, que aún después de muchas horas continuaban impregnados en mis dedos. No es queja, al contrario. A excepción de unas poquísimas ocasiones, siempre me he encontrado con un olor exquisito que alguien debería vender embotellado. No me voy a detener a imaginar las posibilidades ni los usos (y ni hablar de la forma del envase), pero sin duda desearía un frasco

Aún ahora, muchos años después de que pavonearse ante los amigos perdiera sentido, sigo —al igual que todos los hombres, supongo— aspirando ese olor impregnado en los dedos para regocijo propio. A veces furtiva e inadvertidamente, otras, de una forma descarada, disfrutando cada segundo, cada molécula, cada significado de ese olor tan personal, diciéndole orgulloso a mi adolescente interior:

—Huele.


18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y ese milagro que no escribes algo estilo "TODOS siempre van a dar el grito, pero YO no, yo soy único" y bla bla bla?

¿Qué, ya nomás porque ya traes vieja ya no necesitas DESMARCARTE, o qué? ¿Era nomás para encandilar a tu prospecto y ya? Buuuuu

Luis dijo...

Eso ya lo hice ayer en twitter :)

Eo dijo...

el anónimo anda enojado porque no lo hiciste de menos jajajajaja

-huele
-¿qué?
- me heche un pedo
-brom clásica de la infancia

-huele
-¿qué?
-me la jale en el baño
broma clásica de la secue

-huele
-¿qué?... pinche puto es mi vieja
0_0 cosas curiosas

jajaja

Álther Ego dijo...

Siempre eres autentico, asi de pelada.

Liliane dijo...

Huele... a algo muy especial.


Beijos

Anónimo dijo...

pinche treinton fracasado si quieres olores personales te puedo tirar un pedo en la cara.

Anónimo dijo...

Hermoso escrito...

Paty

CBDAkira dijo...

Changos, acabas de describir (e implícitamente pseudo-explicar) una de las acciones que hasta ahora no había analizado al llevar a cabo...

Buen post, dude.

Dr. Mille Miglia dijo...

http://www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/5102/%C2%A1probamos-el-perfume-vulva-original/

Ahí esta para que te palotees recordando esos momentos.

Dr. Mille Miglia dijo...

quise decir pajotees

Power Pig dijo...

Como siempre, aparece el PENDEJO NERD ofreciendo links que nadie le pidió y a muy pocos le interesan.

Mi estimado NERD, cualquier cabrón-no virgen- con 2 neuronas arriba sabe que ese perfume o lo que madres sea, es una mamada, ya que si bien las ricas puchitas tienen un olor característico, cada puchita ofrece olores ÚNICOS a lo largo del tiempo y del periodo fértil de la mujer.

En fin, mi estimado NERD pajero, anda y ve, te perdono tu pendejez.

Anónimo dijo...

Ahora resulta que eras el tal "Casper", el de la película de "Kids" dirigida por Larry Clark. Como que de repente están medio forzadas tus historias, así como las canciones de Arjona...

Sivoli dijo...

uuuh, te comparan con Arjona... jajajajaja... Chale.

LobselVith dijo...

También la edad influye mucho en el aroma. No sé si se deba al "añejamiento" pero me ha tocado la suerte de aspirar olores de un muy amplio rango. Y sí, es bien rico llevarse un oloroso recuerdo.

Algo chusco con respecto a eso fue cuando después de una olímpica dedeada a mi entonces novia, me encontré en la calle a una amiga llorando. Media hora después de que estuve secando sus lágrimas con mis manos recordé que había olvidado lavármelas...

Anónimo dijo...

Luis Padilla es puto, le gusta la verga

Anónimo dijo...

es inolvidable la primera vez que te impregnan los dedos
a las mujeres les gustara el olor a pito?

Anónimo dijo...

Ultimo anonimo:

no lo creo, o al menos eso creo.

Anyadi dijo...

lindo tu post... ^^...
- estoy con mi ahora esposo, escuchando tu primer podcast, beta xd... y el 2o, y asi... los tiene descargados, desde qe los publicaste... ^^..

redactas y te expresas, muy bien, aunque grosero... nos encanta leerte y escucharte..

que estes bien ..

Blogalaxia