martes, 15 de septiembre de 2009

Rosa Venus







Lo bueno de tener los ojos chiquitos es que la vida te compensa con una gran nariz.

Existe esta creencia de que el mundo se aprehende a través de los ojos, pero no; cualquiera que alguna vez se haya enculado sabrá que la vida, el amor, pero sobre todo el sexo, entran por el sentido del olfato.

Olvidémonos de penes y vaginas, que desde luego cuentan, pero que no son el asunto principal. Yo me refiero al olor que evoca el sexo; la referencia, la huella marcada en la memoria erótica que hace que esa mezcla específica de esencias te lleve a recrear y a desear y a buscar.

Para mí el sexo empezó oliendo a las páginas de un libro viejo. Un día cambió y resultó que olía al sudor de un tipo de dieciséis años, del cual, por supuesto, “tomé prestada” una camiseta usada para llevármela a mi casa; mi madre “se las olió” –nunca mejor utilizado- y decidió tirarla a la basura.

En los años siguientes el olor se fue transformando. La alquimia incluyó al tabaco y al alcohol, y periódicamente a la mota, siempre mezclados con el aroma personal del fulano en turno. Nuevas esencias llegan y se suman, pero las anteriores nunca se terminan de ir; hasta la fecha mi registro guarda un poco de cobijas de lana y de vestidura de asiento de Volkswagen, incluido un taxi de los amarillos. Por la fórmula han pasado la tierra húmeda, el pastel de zanahoria, el pavimento mojado de las calles del centro, la madera de las guitarras de Paracho, las chamarras de piel, y el gis y el pizarrón. Y desde luego, el jabón chiquito.

El olor es poderoso porque activa la memoria. Recrea la escena, la sensación, incluso los sentimientos. El aroma te puede poner cachondo, pero también te puede hacer llorar; muy complicado secarse los lagrimones con una mano y “hacerse una” con la otra. Hace poco me llegó el olor de una motocicleta Harley (no lo puedo definir, simplemente huelen así); clarito sentí el volumen del cuerpo que abrazaba cuando solía ir en el asiento de atrás.

Las lociones de hombre también me han hecho lo suyo; ahí el truco es que se mezcla con el sudor del que la porta, se impregna y te marca; después, por sí sola, la fragancia produce su magia y ahí anda una toda cachonda a la vista de las empleadas de perfumería de Liverpool.

Las frígidas, pobres, segurito que se operaron la nariz.

26 comentarios:

Charra Frijolera dijo...

Chidisimo post, fue un paseo bien seductor porque efectivamente, en asuntos del sepso uno se guia por el olfato. No por nada las monjitas se cortan el pelo...

Anónimo dijo...

segundis, k gueva leerte!

Bunty Blake dijo...

CLAP, CLAP, CLAP, Bravo!!

Buen post, excelente ritmo, muy buen uso de frases, ideas claras y continuas.

Muy buen post.

Bunty Blake

CrisS dijo...

Debo admitir que cuando vi el Rosa Venus me morí de la risa.

Nunca se me hubiera ocurrido contarlo entre los olores del sexo, pero es, oh si, tan cierto.

Gran post.

Daniel dijo...

Demasiado chingón y demasiado real. Ignoro cuál era el perfume de la mujer que me desquintó, pero 20 años después soy capaz de olerlo a varios metros a la redonda. Gran texto.

Anónimo dijo...

yo tengo los ojos chiquitos.... y no estoy narizona... ese es un defecto tuyo nada mas :)

Israel V.R. dijo...

Que bonito post. Es cierto, hay aomas que te disparan a cierto momento, me ha pasado muchas veces.

Anónimo dijo...

ME GUSTÓ EL POST...

Batito Feo dijo...

Yo creo q el principal arma q se tiene es el olor propio antes q el verbo y tooodo lo que digan... este post me trajo miles de recuerdos, shingon!

H Vizcarra dijo...

Como dijo mi perro: Guau. Muy buena escritura y muy certera. Yo me quedé prendado del olor de una mujer y con ella me casé y una de las partes más eróticas de nuestros encuentros son cuando la huelo y me lleno los pulmones de ella.

RUSTICA SILVESTRE dijo...

Muy buen post, salgo del closet para declarme fan de la sra Chilangelina!!, nada más increible que recordar con los aromas!!.
El aroma de vainilla que me trasporta a mi infancia, a la cocina de mi abuela cuando nos preparaba dulces.
O del profesor del que estaba enamorada, cada vez que olía su permufe mezclado con el aroma de cafe y tabaco mis piernas se abrian unos centimetros jojo!
Excelenteee!!!

Manuel dijo...

BEST.POST.EVER

El mejor que te he leido so far, eh.

Y ya ni me digas, que quiero ir a oler a mi Borregata. Huele a chocolate y canela. Lo juro.

Pero también huele a música, huele a Q and not U, huele a Q Lazzarus, a Queen, a Mercromina, a Fugazi, a una sensación de sonrisa y sonidos.

Ah, que buen post, eh.

Guffo Caballero dijo...

El jabón que huele bien pinche y es bien chismoso, es el Heno de Pravia.

Muy chingón post.

Libelula dijo...

:D Quien no ha relacionado sexo con jabon chiquito jaja... son los olores que te acompañanan toda la vida...

Pinkrobot dijo...

que post tan con madre jajaja lleno de verdad como siempre, las lociones swiss army tienen en mí un efecto tipo perro de pavlov... pero lo que más me gustó fue lo del jabón chiquito, sabrán sus productores la felicidad que empaquetan?

Rox dijo...

excelente chilas,me encanto :)

fakir dijo...

recuerdo unos motocicletos en mexico que le ponian aceite de avion a sus HD. El olor era muy peculiar. En lo particular mi motocicleta usaba lo mas viscoso que encontraba. Una regla que aprendi'. si la motocicleta huele a aceite en lugar de un pequenia base de gasolina quemada. esa moto no vale nada. Necesitas reconstruir el motor. Chido post El Venus Rosa es un clasico. Sabe alguien donde lo hacen?

Anónimo dijo...

Me imaginé a la chiñanguelina recitando su post aca bien propia e intelectualoza:

-"El olor es poderoso porque blablablabla..."


y luego una interrupción repentina de Stewie Griffin, diciendo:

-"WHATEVER, MAN, YOU'RE STILL UGLY!"


JAJAJAJAJjajajaja

chilangelina dijo...

La sorpresa de la semana es que mi anónimo es... ¡anónima! Eso explica algunas cosas.
Gracias por sus comentarios estimados. Pinkrobot se la sacó: "¿Sabrán sus productores la felicidad que empaquetan?", jojo, bueno.

Jorge dijo...

Quisás a la anónima le hicieron la circuncisión de recién nacida, pero el problema, es que no tenián prepucio que cortar, asi que, la llevó la nariz. Chido post, pués ahora entiendo el por que me pongo tan cachondo cada que huelo el fantasy que pasó por mi nariz, durante mi primera vez, jeje.

mariel dijo...

yo creo que la anonima es frigida.

Power Pig dijo...

Sobra decir que los pendejos que no saben de la importancia de los olores en el sexo, es porque han tenido una nula vida sexual.

Pinche chilangelina....vaya que si tienes un gran recorrido jejeje ya eres de carrera larga, por no decir de c..cha guanga jajajaja!

Sivoli dijo...

El jabón chiquito es un buen souvenir. Aparte del recuerdo, salva en ocasiones en emergencias.

Flor dijo...

NO MAMES!!!!
Qué cosas más ciertas, verdad de Dios!!! El olor a cuarto oscuro, chela, mota, sudor y perfume del que me trae "enculada" me pone loca... muy loca. Cuando me dijo que qué me gusta de el y le dije: "tu olor", el inútil me dice: "o sea que nomás te gusta mi olor, y no te gusta cómo te cojo"... shiale... qué wey...

Calixta dijo...

Podría convertirme en tu stalker personal, pero que weba!
En fin, como la mayoría de las personas que disfrutamos del buen sexo, la memoria olfativa nos salva de la aburrición.
El Rosa Venus jajaja, paso, mejor me quedo con mi jabón de avena... ah! verdad!

Anónimo dijo...

Hablenme por favor todo lo quesepan de la técnica sexual:"La Rosa Venus"

Blogalaxia