lunes, 14 de diciembre de 2009

Una burbuja


Nunca he aspirado a tener propiedades o riqueza. Tampoco un trabajo con un puesto ejecutivo alto y poderoso. Mucho menos una familia con marido, dos niños y tres perros en un jardinsote. Reconocimiento sólo busco de aquellos que forman mi pequeño círculo de gente VIP. Los demás me valen madre.

No puedo quejarme. Soy una pinche suertudota porque desde hace mucho tiempo, tengo la libertad absoluta para hacer lo que se me da la gana, cuando se me da la gana. Así me casé, me descasé, me mudé, me regresé, no me fui y renuncié. Me niego en gastar en una sala, pero tengo dos computadoras. En mis perros gasto una lanota y a veces como puro sánwich. Rayo mi cuerpo (si, muy probablemente termine toda rayada) y cuando quiero salgo a la calle desmaquillada, sin cargo de conciencia por asustar gente.

He tenido estaciones de tren de madrugada, de donde emerjo con un nudo en la panza y el miedo agarrado a mi mochila. Y para el anochecer esa ciudad o pueblito me enseñó una sonrisa, una comida , una tradición que me hace sentir que todo lo vivido ha valido la pena. Tengo lugares, olores y sabores cocidos a mi piel, de los que su sola mención hace que se me ponga la carne de gallina.

He amado y me han partido la madre. Ninguno de ellos ha sido un príncipe azul, porque no llegan a rescatarme de nada. Más bien han sido unos piratas borrachos, que me secuestran y retan lo que soy. Me dejan marcada y a veces madreada. Y de ninguno me arrepiento.

Existen (y existieron) amigos con quienes he pasado noches enteras y que me tratan como iguales. Con quienes río, eructo y me emborracho sin miedo al qué dirán de mí. Me he quedado dormida a media fiesta y amanezco alimentándolos. Son aquellos que, sin contarles grandes intimidades, saben para qué lado me gira la tuerca.

Mi familia controla su innata preocupación por mí y, aunque no estén de acuerdo con ciertas cosas de mi vida, el amor y respeto entre nosotros es más grande que los preceptos sociales. Estoy escribiendo esto a la una y media de la tarde y, aunque salí de la casa, me volví a poner la pijama.

Como ya dije: soy una pinche suertudota. Entonces, ¿qué sueño húmedo me falta por cumplir?

Un road trip en un coche viejo en el que yo sea copiloto. Vamos a pueblear por algún país sin saber qué lugar visitaremos el día siguiente o dónde vamos a dormir. Comeremos todo tipo de comida, por más asquerosa que se vea. Por supuesto, ésta tiene que ir acompañada de la bebida espirituosa de la región, la cual compraremos de más para terminarla por la tarde, al borde de aquella carretera o en un jardín con perros. Cogeremos de madrugada y veremos las estrellas en la noche. Amaneceremos abrazados y en pelotas, aunque nos estemos cagando del frio. No pensaremos en pasados, futuros y problemas mundiales. No veremos tele, ni tuitearemos, ni hablaremos por teléfono para ver cómo está el mundo fuera de nosotros.

Después de esa burbuja, ya me puedo morir.

14 comentarios:

Lucrecia dijo...

me encantó lo de los piratas borrachos!!! me encantó! y sobre el viaje te entiendo perfecto, el mío inicia el sábado, y pretende ser tal y como lo describes... hoy sólo pido llegar al sábado y al igual q tú, después de eso todo habrá sido cumplido...

Anónimo dijo...

Que agradable lectura, gracias piruja.

Anónimo dijo...

Pinche Rox:

Me exitas...

KrizalidX1 dijo...

hahaha,piruja?

que p2 con eso

me gusto el texto,ta chido

salu2

guillermo dijo...

yo tengo pensado hacer un viaje asi... te platico brevemente... bueno me dio weva escribir... pero el objetivo es terminar de arreglar mi falcon 66 e irme por todo suramerica... kiza llegar hasta brasil y de regreso... pero me tomara unos 3 años lograr ese viaje... claro... puedes ser mi copiloto!!!

Rox dijo...

Lucrecia: a dónde vas?
Anónimo1, Krizaldi: de nada.
Anónimo2: te faltó una "c"
Guillermo: escribes de menos un bló

Saludos!

"Animidad Corporea" dijo...

muy bueno!

Anónimo dijo...

Rox:

Me excitas...

guillermo dijo...

como un blò???

PurpleK dijo...

tienes toooda la razón. A mí me gustaría poder ser así, hacer lo que se me hinche, cuando se me hinche y donde se me hinche.
Y sobre el road trip, yo planeo hacer eso en México. Irme de ciudad en ciudad, comer diferentes platillos que de antemano sé que serán deliciooosooss. Me encantó el escrito!

Chilangelina dijo...

Todo está bien, excepto esa parte de que no tuitearías ni feisubquearías ni nada. Quiero ver si es cierto… XD

Rox dijo...

Animidad Corporea: que bonitos tus perritos!

Guillermo: pues para que cuentes el roadtrip

PurpleK: De México, se me antoja mucho el sur... de Oaxaca a Chiapas y terminando en Yucatán :)

Chilas: LO JURO!! Me olvidaré de ustedes unos días

Lucrecia dijo...

hola Rox, pues inicia en los pueblos negros de Oaxaca, pero quién sabe dónde terminará ;)

Ric dijo...

Eres la mas churumbela. osom!

Ps. El mio es desde el DF hasta los Cabos.

Blogalaxia