martes, 26 de enero de 2010

Catafixia



Vino y me vio a los ojos.

Lo primero que sentí fue un frío subiendo el esófago y un ligero mareo: las manos entumidas como con un hormigueo lejano; los pies también.

La vista se me nubló y la cabeza me quedó envuelta en una neblina interna que aislaba mis pensamientos de lo demás. Un ligerito zumbido de oídos me fue apartando de los sonidos también. El frío se convirtió en náusea, y después, en un cansancio paradójicamente reparador.

Me lo advirtió unos meses antes, cuando en pleno Sanborn’s, ordenando enchiladas suizas, me sopló de golpe en la frente. Ese día, ante los ojos atónitos de mi madre, empecé a sudar a chorros aunque mi piel estaba helada. “Me voy”, fue lo único que atiné a decir. Ella parpadeó, escudriñó con la mirada y volteó el rostro hacia el otro lado; el rubor volvió a mis mejillas.

En esta ocasión no tenía prisa. Dejó que mientras me llevaban al hospital pasaran junto a mí los autos, la gente, las cosas como en un sueño. Ahora sé que mientras yo cerraba los ojos ella sonreía; me la imagino arrojando una moneda al aire. Cuando intenté abrirlos vi una lluvia de estrellitas, nada más. Dejé de sentir, dejé de oír, dejé de pensar. Me desvanecí.

Como un eco llegan a mí las voces durante los ¿segundos? ¿minutos? ¿horas? en ese limbo. Murmuran, se asoman, buscan en rincones recónditos, escarban, revisan, apuntan. El cuerpo no pesa aunque siento la gravedad más que nunca. El bombeo se detiene y por un momento la sangre cesa en su carrera; yo decido dejarme ir. Y justo en ese momento, ella me dice que no.

Uno.

Dos.

Tres.

Cuatro.

Siento el torrente de adrenalina subiendo por la nuca y de golpe se me abren los ojos. Decidió pactar conmigo; tomó lo que quiso y me dejó cincuenta años por venir.

Ahora cada día me pregunto qué es lo que se llevó a cambio.

14 comentarios:

La Diabla dijo...

y sera la duda de siempre..."¿Que fue?... y si es mejor o peor de lo que dejo

Ave Fenice dijo...

no pude adivinar, pero me dejo una sensación de paz.

daniela sfm dijo...

brbrrr escalofríos.
¿historia de la vida real?

Xcanda dijo...

Donde dice: "Ese día, ante los ojos atónitos de mi madre, empecé a sudar a chorros aunque mi piel estaba helada. “Me voy”, fue lo único que atiné a decir. Ella parpadeó.." Se entiende como que la madre fue la que parpadeò. Se entiende si es con el propòsito de confundir al lector. El texto es genial, sin embargo, creo que podrìa mejorar un poco. Solo un comentario. Saludos

Xcanda dijo...

Donde dice: "Ese día, ante los ojos atónitos de mi madre, empecé a sudar a chorros aunque mi piel estaba helada. “Me voy”, fue lo único que atiné a decir. Ella parpadeó.." Se entiende como que la madre fue la que parpadeò. Se entiende si es con el propòsito de confundir al lector. El texto es genial, sin embargo, creo que podrìa mejorar un poco. Solo un comentario. Saludos

El Contador Ilustrado dijo...

usualmente nada

Saint Serfio dijo...

wow.. me encanto tu publicacion.
comenze a leerlo y de pronto, el winamp sonaba con "Tsunami (Serafim Tsotsonis Remix)"
Q experiencia.. ^^

un saludito.. (K)
visita mi blog.

Chilangelina dijo...

La Diabla, ninguna duda. Por un ratito más en este changarro, lo que se haya llevado valió la pena.
Ave Fenice, exactamente esa es la sensación. Gracias por leer.
Dani, sí mana...
Xcanda, lo noté cuando lo estaba revisando, deliberadamente lo dejé. Gracias por el comentario.
Contador, sí se llevó algo; cuando "regresas" no eres el mismo, algo cambia.
Saint Serfuo, gracias por el soundtrack.

Rox dijo...

Debo confesar que lo leí 3 veces porque las primeras dos no le entendí.

Creo que el párrafo del Sanborn's el me confundió. ¿Porque volvió el rubor así de pronto? creí que era algo mas psicológico que físico.

Habiendo entendido el punto, me encantó... cuando me he desmayado, se siente así el desvanecimientos.

Saludis Comagre :)

PurpleK dijo...

yo también lo leí dos veces, como que tienes que agarrarle el hilo a los personajes... medio confuso, pero al final bueno

Raul Elenes dijo...

"Decidió pactar conmigo; tomó lo que quiso y me dejó cincuenta años por venir. Ahora cada día me pregunto qué es lo que se llevó a cambio."

Entiendo que te refieres a la muerte. Espero que se haya llevado tus temores. Excelente post. Felicidades!

Chilangelina dijo...

Raúl, nunca había pensado que tal vez eso se llevó. Me has dejado con una sonrisota.

arboltsef dijo...

Me gustó como lo cerraste: "Me dejó cincuenta años por venir".

Esa pequeña línea, es todo.

Chilangelina dijo...

Arboltsef, pues es de la que me agarro.

Blogalaxia