miércoles, 13 de enero de 2010

Mis culpables.



Mis primeros placeres culpables que recuerdo empiezan a los seis años, cuando me ponía a brincotear por toda mi casa oyendo un disco de los Pitufos que me encantaba (era uno que traía una canción que decía algo sobre “Como quisiera estar en Saint Tropez", a esa edad no tenia ni puta idea de lo que era Saint Tropez, pero suponía que si era un lugar lo suficientemente bueno para que los Pitufos quisieran ir, también era bueno para mí). De ahí la aguja saltaba a un disco de Odisea Burbujas, gracias al cual, hasta la fecha, recito el nombre de los planetas con la tonada de la canción aquella. Nebulosamente recuerdo cantar, a los diez años junto a mi mamá, las canciones de Manolo Muñoz, Napoleón y Emmanuel (¿Y como no me las iba a aprender, si los oía todo el puto día?)

Y mas grandecito, está la que, según mis amigos, es mi más grande vergüenza juvenil: andar bailando en tardeadas.

A los trece años íbamos los domingos a las tardeadas del QIU y de La Opera, 10 pesos 10 costaba el cover, barra libre nacional de Coca Cola.

Yo escuchaba con singular alegría a Milli Vanilli (¡Dios!), Fine Young Canibals, Calo (!!!), Roxette y por supuesto, a Technotronic. De hecho, ese fue el primer disco que compré (ahí lo tengo todavía), 13 pesos me costó, y sólo traía aquel one hit wonder "Pump up the Jam" en unas 138 versiones. Hasta hace poco (hace tiempo no lo intento) me salía el pasito de baile que rifaba en esa época. Cuando hace unos años nos dio por salir de antro y de pronto se escuchaba alguna canción de esas épocas, mis amigos me gritaban "!Huevo! !baila como viejito, cabrón!" y yo obedientemente efectuaba con maestría dichos movimientos, mientras mis amigos se desencajaban de la risa. A veces alguien se me acercaba y me decía “¡No mames! Hace un chingo que no veía eso".

También en aquellos días podía cantar completitas un par de canciones que fueron los Aserejes de su época: "Mi abuela" (un rap sobre un monigote que se iba de vacaciones con su abuela y lo obligaba a comer arroz con habichuelas) y "Bien Buena", del General ("Una libra de caderas, no es cadera; dos libras de caderas no es cadera, tres libras de caderas no es cadera, tú las tienes gorda por eso te ves buena, bien bien buena tu te ves bien buena...")

Podría considerar placer culposo el hecho de que me encantaba escribir cartitas; a la menor provocación les mandaba cartas kilométricas a mis futuras exviejas. Culposo también que escribía cartas para las novias de mis valevergas amigos; me decían: "Oye, escríbete algo chingón para Gaby" y ahí andaba yo inventándome mamadas para una vieja que había visto dos veces en mi vida. Después regresaban y me decían "No mames, le gustó un chingo y me mando esta, contéstale". Mas culposo aun; tengo todas las cartas que me mandaron alguna vez (tengo una que me dio una niña llamada Tania, en 5to de primaria).

Ya adolescente, cuando empezaron las pedas en la privada con mis cuates banda, a veces sacaban la guitarra. Varios de ellos tenían alma rondallezca, gracias a lo cual, hasta la fecha puedo cantar "Historia de un amor" y "Wendolyn" con todo y el "poema" (cuando venia la parte recitada de la canción, esa de: "Wendolyn, mi voz se quiebra al nombrarte, mi mirar se nubla al recordarte..." mi amigo el Tontoño, ya bien pedo, siempre decía "!Yo! ¡yo! ¡cállense! yo me aviento el poema...")

¿Y que tal el Javi y el sonidazo que traía en el Lambervocho? Culiche tenía que ser...Antonio Aguilar con tambora a todo volumen. Perdí la cuenta de cuantas pedas nos aventamos bajo la ventana de alguna pobre vieja cantando a todo pulmón "Cada vez, que vengo a verte siempre meaaaaando resbalando, y es que tengo mala suerte o es que me está lloviznando y aaaaaaandale..." y obviamente, Tristes Recuerdos. Lo mismo con Los Tigres del Norte, tengo un recuerdo borroso de estar, pedísimo, en un concierto de ellos.

Y ya, de pronto, un día, desperté y ya era cabrón y tenia gustos exquisitos.

Mentira, desperté y seguía teniendo horrorosos gustos culpables, esos que uno sabe que son malos como pegarle a un niño pobre, pero ni modo, ¿Qué se le va a hacer?

A eso de los diecisiete o dieciocho, veía "Salvados por la campana" (Estaba enamorado de Tiffany Amber thiessen) y Doggie Howser, el primer bloguero. Si andaba de vago o en el pedo, dejaba la video programada y llegaba a verlos en la noche. También me avente completita la novela esa de "Agujetas de color de rosa" porque me gustaba muchísimo Irán Castillo con su cabellito negro, lacio, y esos vestiditos con botas mineras que usaba, sigh.

Podría considerar placer culpable el hecho de, ya andando pedísimo, me pongo a mandar mensajes azotados, explosivos y apoteósicos por el celular, y al otro día, sin acordarme bien de las pendejadas que dije, borrar sin leer (aquí entra el placer) completitas las bandejas de entrada y de salida, y así, obedeciendo a la incuestionable verdad de que si no piensas en algo ese algo no existe, poder descansar tranquilamente.

Musicalmente, podemos hablar por mis otros gustos adquiridos en mis años mozos. Hasta la fecha me sigue gustando el Three Souls In My Mind y El Haragán. También puedo cantar completito “La balada de Galaver”, aquel disco de Arturo Meza que escuche tantas veces dentro de una nube de mota.

Y mi máximo placer culpable aceptado, reconocido y causa de burla de todos mis amigos: José José.

No sé en que momento contraje ese reflejo condicionado, pero en cuanto escucho una canción de José José, inmediatamente me entran unas ganas enormes, incontenibles y apocalípticas de ponerme hasta la madre.

En verdad no sé bien de donde me salio el gusto las canciones de José José; bien puede ser causa y efecto: andaba pedísimo cuando oía a José José u oyendo a José José me ponía pedísimo, no sé, el caso es que para mí, un disco de J.J equivale a una borrachera asquerosa.

Canciones como "El triste" "Lo pasado, pasado" "Amar y querer" "Almohada" y "Si me dejas ahora" y demás por el estilo, son canciones %100 alcohólicas, canciones de borracho de cantina, canciones para el azote y el despecho. De hecho, nomás de nombrarlas ya se me antojo un pomo, en serio. Ahorita vengo.


27 comentarios:

Anónimo dijo...

mmmm, voy aplicar la de borrar los mensajes sin leer jajaj

Iosephus dijo...

jajajaja... Los pitufos, no mames, yo también tenía ese cassette. Sí, así en cassette. Y el wey que cantaba se llamaba Padre Abraham o algo así ¿no? Y sí, José José. Es la onda.... snif.

TORK dijo...

El disco de los pitufos... Yo añun lo conservo.

Eo dijo...

jaja no mames, el pinche cassette de lso pitufos ponia hasta la madre a mi hermana porque casi todo el día lo ponia

la canción de Wendolyn era motivo de que cuates se acordaran de sus exviejas, si, yo estuve en una rondalla, se ponia chido cuando todos andaban tristes jajaja

los post de esta semana me han gustado todos y cada uno, lo digo aqui para no repetir lo mismo en todos, creo que esto de las culpas les sienta bien

el mangos dijo...

a mi me paso lo mismo con las cartas, mis compas siempre me pedian que le escribiera a sus viejas, de ello saque la conclusion de que yo no era un chingon escribiendo mas bien era el unico que sabia escribir.

adrian dijo...

totalmente de acuerdo con lo de josé josé. lástima que no todo mundo piense lo mismo. o más bien que nadie se atreva a reconocerlo, jaja

Anónimo dijo...

¿Los Pitufos? Ahora comprendo el porqué no te gusta otros grupos cómo Radiohead.

carlos lavin dijo...

uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser

Anónimo dijo...

uta... no mamen... josé josé... otro pedo. la más chingona es la de "me vas a echar de menos" ándele por cabrona.

jaja. los placeres culpables son otro pedo. nos sacan de la cotidianeidad (o como putas se escriba) y nos ponen de buenas la mayoría de las veces. aunque luego cueste aceptarlos.

^^

Anónimo dijo...

las pedas con discos de antonio aguilar rifan con puta madre... a la verga el trabajo voy a ponerme pedo, total se perdio mas en la guerra, que no?

Anónimo dijo...

José José es la neta.

Chilangelina dijo...

"Lo que un día fueeeee, no seráaaaaaaa...".
Ajajay.

Anónimo dijo...

y si... también me dan ganas de ponerme hasta la madre mal plan cuando escucho alguna de sus rolas.

ya me entraron las ganas de una botellita de j.w. peeeeeero apenas es miércoles y se siente bien ojete venir crudo a trabajar... mejor me espero al viernes o el sábado.

salú por los que no les da cruda entresemana!!!!


xD

La Diabla dijo...

que valorrrrrr hombre!!!! eso de ponerse a confesar bien bien los placeres culpables no cualquiera!!! jejeje y super nice "una libra de caderas no es cadera" iuu jejeje

PurpleK dijo...

Salvadooos por la campanaa!!! me encantaaaaabaaa ese progrmaaa!!! Y la canción de Almohada y Amar y Querer definitivamente son para emborracharsee!!

Falso Profeta dijo...

jajaja doggie, el primer bloggero, neta. Nunca lo había considerado.

Cuando quiero sentirme joven sólo tengo que leerte.

Luis dijo...

Yo tambien, cuando quiero sentirme pobre, sólo tengo que leerte.

Sadac17 dijo...

¿Tú conoces a Arturo Meza?, Dios perdone a Dios...

Ya somos dos...

Anónimo dijo...

si mañana dices que te gusta la rondalla de saltillo ahi vendran todos como pendejos a decir que tambien les gusta esa chingadera

Ivan dijo...

A mi me gustaba la del tren (chucu chucu me gusta bailar) y me ponia a bailar bien gay imitando un tren y dando vueltas por la sala, por desgracia me gustan las mujeres y ahi viene tambien el gusto por el despecho de Pepe Pepe.

Daniel dijo...

Lo mejor del relato, lo relativo al disco de los pitufos. Lo tuve en LP y por ese disco me enteré de la existencia de una playa llamada Saint Tropez y también fue en esa canción donde escuché por vez primera el nombre de Brigitte Bardot. Discazo. Ya con technotronic la cagaste. Desde muy pequeño supe que el techno el rap y el hip hop son para vomitar, pero el disco de los pitufos a huevo, ese me marcó de ´por vida. DSB

TedO dijo...

ya estás dando el viejazo

Spider dijo...

En el de los pitufos también venía una que se llamaba "Ring Ring Ring", y había uno de los pitufos de navidad con su propia versión de "Sleigh Ride" (la de St. Petersburgo) y "La Posada de Pitufón" con la música de "Old McDonald" (ia ia oh!).

Algo clásico clásico de esas épocas que nombraste eran las fiestas de XV donde se bailaba en línea, todos los hombres de un lado, y todas las mujeres del otro, donde se oscilaba mirando a todos lados a menos que se tuviera verdadera habilidad para el baile y mucha creatividad y ganas. Claro, después venía Selena y La Mafia y estas sí se bailaban en pareja. Para estos bailes se conseguían invitaciones y te lanzabas aunque no conocieras a la cumpleañera, a veces, cuando el Xv prometía estar buenísimo, hasta te ibas sin invitación a ver si conseguías una en la entrada.

Qué tiempos aquellos. *sigh*

Anónimo dijo...

"Y ya, de pronto, un día, desperté y ya era cabrón y tenia gustos exquisitos".
Genial...!
Tania

La Nus dijo...

GUSTOS CULPABLES.... PUES FELICIDADES POR EL VALOR DE CONFESARNOSLOS... Y ES QUE YO POR NO DECIR "GUSTOS CULPABLES" DIGO Q SON "GUSTOS ECLETICOS" JAJAJA

Pinkrobot dijo...

que triste fue decirnos adioooos, cuando nos adorabamos máaaas :'( estuva chida tu apliación del tema (y)

Ave Fenice dijo...

bien retro, tu.

vivan los 90!

Blogalaxia