lunes, 15 de febrero de 2010

Just can't get enough


A Gabriela no le era difícil tener un orgasmo. Había aprendido a controlar sus músculos, a buscar la posición exacta contra su clítoris y si fuera necesario, a hurgar dentro de su imaginación alguna fotografía que garantizara el gran final.

De joven, a ella le gustaba pensar que de nada sirvieron las amenazas de las monjas cuando a los 19 años ya estaba teniendo sexo en un Volkswagen verde. Entonces, se creía toda una fémina liberada. Sin embargo, estaba a muchos hombres-luz para tener la maestría que ahora posee y que el diccionario debiera tener bajo la palaba coger.

Pero los años aparte de grasa en la cintura traen sabiduría y ahora, Gabriela era más selectiva en lo que “amores” se trata. El día anterior podía haberlo hecho, ¿por qué no? Besaba del nabo, por eso no. Y es que a punta de malas cogidas aprendió que nunca hay nada bueno detrás del exceso de baba o de la falta de besos. Para esos idiotas que llegan a los 30 sin saber besar o que sólo se dedican a manosear, el dejarlos con las bolas azules le causaba más placer que un orgasmo.

Pero aquél era otro día. Gabriela cerraba los ojos y se concentraba en el placer que da la sangre arremolinándose en su mojada vagina, en su respiración agitada, en el corazón que se azota con prisa contra su pequeño pecho izquierdo. El pelo agitado, la boca semiabierta y las largas piernas temblando contra la cama fueron el inicio de aquellos espasmos que electrizaron su vagina, arquearon su espalda y detonaron en intensas descargas que tocaron cada nervio de su ser.

Es lo que tienen los orgasmos, te recorren el cuerpo y te obligan a dejar lo que eres para convertirte en un animal. Eres todo hipotálamo, neuronas frenéticas, conexiones sobrecargadas. Eres egoísmo puro, no importa que la vecina escuche, la economía se caiga o el trabajo que te espera por la mañana. Solo importa el placer. Tú placer. También dicen que con los orgasmos se enseña el alma.

Quizá el alma de Gabriela está en la garganta, porque comenzó a gritar su nombre. Y para cuando e orgasmo llegó a los ojos, comenzó a llorar.

Gabriela apagó el vibrador y lo aventó contra la pared. Un sonido seco asustó al perro que dormía en el piso y que huyó con la cola entre las patas. Acurrucada en posición fetal, aún sentía el remanente del placer que unos segundos antes había alcanzado. Pero su garganta se había abierto y no había vuelta atrás. Continuó gritando su nombre, aunque ahora los gemidos eran de dolor. Las lágrimas salieron como si hubieran estado amontonándose en sus ojos muchos días y supuso que lo extrañaba más de lo que alguna vez iba a aceptar.

Hay quienes en el dolor encuentran placer. Pero pasar del placer al dolor debe ser algo antinatural, pensaba Gabriela. ¿Por qué esa crueldad? ¿Por qué los músculos antes relajados ahora se tensan y los puños quieren golpear? ¿Por qué tiembla y siente el estómago apachurrando los pulmones evitándole respirar? ¿Por qué lo que construyeron se hizo polvo?

No buscó respuestas y se entregó al llanto como lo hizo al orgasmo. Recordó la línea de su espalda y esas nalgas que ella solía agarrar sin pedir permiso. Su “hey, te van a ver” y la sonrisa contradiciendo la voz que reprendía. Desenterró quien sabe de dónde la piel erizada, el olor de su cuello, la barba que acariciaba y los lunares que recorría.

El acorde más ochentero que existe interrumpió sus pensamientos. La voz del Gahan decía que no puede tener suficiente. Ella tampoco pudo y por querer de más, ahora no podía tenerlo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

es la Biografia no autorizada de Rox???

Goma Rosa dijo...

puuuta madre..

que buen texto, en serio!

de las mejores cosas que he leído por aquí..

quien sea que lo escribió, excelente!

La Diabla dijo...

Bien logrado!

salaverga dijo...

Excelente, Huevo!

TedO dijo...

(h5)

YoSabina dijo...

Y déjame adivinar, sigue queriendo más.

Es horrible extrañar a alguien y saber que esa persona ya no te extraña a ti, o aún peor.. te odia fervientemente.

YoSabina

Ave Fenice dijo...

Extraño leer algo de buen humor por aquí.

RequiemX dijo...

Muy buen texto.

Saludos.

Alejo Carpentier dijo...

Muchas gracias por sus felicitaciones bien merecidas por este texto tan excelentemente bien escrito por mí.

Kuruni dijo...

Me encantó.

MORADA dijo...

APLAUSOS !!!!!!!!!!!!!!

Ojalá escribieras mas seguido en este espacio ;)

SeleniuxBR dijo...

muy bueno , esta chido recordar porque empece a leer este sitio y este texto se lleva las palmas!

Anónimo dijo...

NO SOY UN LAME BOLAS, PERO AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR, IMPRESIONANTE EXCELENTE!!

GRACIAS RECOLECTIVO MEJOR QUITEN A LOS QUE DAN HUEVA Y DEJEN A ESTE MAESTRASO..

Blogalaxia