viernes, 5 de marzo de 2010

Furia rojinegra.



Obvio, lo primero que te pasa por la cabeza es Stendhal.

Luego piensas en las banderas con las que escupirás a tus patrones que no deseas volver a mover un dedo hasta que se mochen con una marmaja decente.

Después viene a tu mente esa combinación de chamarra de cuero negra- camiseta roja que tanto utilizabas hace no mucho tiempo y te acuerdas que hace una semana estuviste a punto de gastarte mil 500 pesos en unos Puma colorados, que al final cambiaste por unos negros.

Tus recuerdos son asaltados por el Milán de Gullit y Van Basten, esa bestia rojinegra de finales de los 80 que fue la máxima pesadilla del la Quinta del Buitre a la que endilgó un 5-0 en San Siro en abril de 1989.

Se vale pensar también en el Colón de Santa Fe, a quien viste ganar en vivo y a todo su rojinegro color en la Bombonera boquense, aunque en tu memoria también hay lugar para el Leproso Newells de Rosario, demonio rojinegro del Canalla de Arroyito.

Para poner un poco de color local, te pones tu pulsera rojinegra de los Xoloitzcuintles de Hank Rhon que por si no lo saben van superlíderes en la Liga de Ascenso, si bien su patrona María Elvia ha decidido que le da algo de flojera estresarse siendo presidenta municipal de Tijuana y ha dejado el camino libre al jurásico parque tricolor.

Sin embargo, de todas estas rojinegreces de la vida, la única que vive realmente en tu corazón es el Atlas. Sí, tu credo Tigre no está en duda. Antes que nada y antes que todo eres Felino de la UANL y esa ciega fe masoquista jamás ha estado en duda. Pero después de Tigres, el equipo que más quieres es el Atlas. Cuenta la leyenda que tus visabuelos tapatíos participaron de la fundación de ese mítico club. Hace un año y medio, en abril del 2008, visitaste por vez primera el Estadio Jalisco para ver un Atlas 2 Cruz Azul 0 y fuiste feliz. Que no gana desde 1951, que se la pasa peleando el descenso…te vale madre. Tú te solidarizas con el Canaca y sostienes que en la tabla de tu desprecio, el equipo que más odias después de las rayitas regias, son la birria de chiva vergara. Mi corazón está tatuado con el amarillo de los Tigres, pero abajo tiene una capa rojinegra.


11 comentarios:

Irenenll dijo...

es bisabuelos, no visabuelos

Squall Leonhart dijo...

AMARGO ROJINEGRO, SIN ALIENTO NACISTESSSSSSSS!!!!!!!! ejem, ejem... perdon, perdi la compostura....

Juan dijo...

ea!.. y 1000 veces arriba el Aclas!

Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Armando dijo...

Qué oportuno, hablar del Atlas cuando el acérrimo rival (las gloriosas Chivas) viven su mejor momento futbolístico desde el campeonato del 87. Un abrazo siempre Daniel, las pasiones nos acercan pero los colores siempre los hemos tenido diferentes

adrian dijo...

Podrán las Chivas vivir un 'glorioso momento' sin embargo no han ganado absolutamente nada (y dudo que lo hagan).

Soy americanista pero debo reconocer que el atlas es un equipo con mucha más mística que algunos considerados grandes, aparte, a diferencia de lo que muchos pregonan, la de atlas es la mejor cantera de nuestro país, no la rojiblanca. Nombres? Pavel Pardo, Rafael Márquez, Andrés Guardado, Jared Borgetti, Oswaldo Sánchez, en fin, lo único que les hace falta es un título pero hay equipos que simplemente estan destinados a otra cosa. Buen post.

TedO dijo...

=O eso no me lo esperaba Daniel.

elvis dijo...

a ver siendo caballerosamente literarios, te diré: me parece magistral la manera en que conjugas esa cronología de fanatismo futbolístico en torno al aura rojinegra... ahora que siendo guarramente simplón: ¿tanto pedo pa decir que le vas a al Atlas?

Don Tony Clifton dijo...

Comparto tu dolor, yo tambien soy Atlista... campeon del mundo y de otros lugares!!!

Anónimo dijo...

This is a topic which is near to my heart...

Take care! Where are your contact details though?
My blog ; insomnia treatment

Blogalaxia