sábado, 6 de marzo de 2010

Separación de empleo



En una junta de trabajo, los directivos pidieron voluntarios para ir a Chicago, ya que con los recientes cambios en la economía, se había convertido en una hemorragia de presupuesto con sus sueldos altísimos, y en alguna junta durante un juego de golf, en el séptimo hoyo, alguien tomó un fuerte trago de whisky en las rocas y partiendo sus labios erradicó el futuro de quinientas almas y sus familias.

Siendo un joven ejecutivo ansioso por demostrar mi madera, rápidamente levanté la mano, con la mirada determinada y una pequeña sonrisa que he practicado frente al espejo, que demuestra una autosuficiencia y confianza en mí mismo que contradice mi edad, constante obstáculo. Me sorprendí al no ver otra mano en el aire de los 46 brazos presentes. Algunos entrecerraron los ojos intentando entender por qué me había ofrecido para semejante odisea, mientras otros se hicieron de la vista gorda, furiosamente escribiendo en sus Blackberries, como queriendo ahorcarles un cuello diminuto.

Recibí semanas de entrenamiento de recursos humanos, del departamento legal, de los gerentes, de los directivos, y presentaciónes de Powerpoint pasaron frente a mis ojos como carrusel, con los colores corporativos presentes en pequeños cuadros decorativos en la esquina inferior derecha en cada diapositiva. Me sentí como el elegido, aquel Perseo que preparaban para recuperar la cabeza de Medusa. Imaginé volviendo victorioso de aquel viaje de una semana, trayendo enormes noticias, hablando sobre cómo logre voltear completamente las actitudes de cientos de empleados que marchaban a la miseria, como en siglos atrás los ancianos hundían a las crías malformadas en gélidos ríos, trayendo paz para todos.

Conecté en Denver, me quité los zapatos y los puse en una caja, poniendo la laptop en otra. Yo me pregunto si el agente de seguridad se extrañó al verme sonriendo, tras ver tantas caras enfadadas el resto del día. "Voy a cumplir mi misión, y nada me puede detener", hubiera comentado si me hubiese preguntando, y si la declaración no me hubiera provocado un encierro de mínimo siete días sin abogado.

Instalándome en un Marriot tres estrellas, ordené cuidadosamente mis zapatos, pantalón, camisa y corbata, en el orden en el cual me los pondría. Ajusté la alarma para levantarme una hora antes, habiendo confirmado en el GPS un tiempo estimado de 22 minutos para llegar a la sede de Chicago, 45 con tráfico. Me imaginé un par de semanas después a la cabecera de la larga mesa en el salón de teleconferencias. La luz a medio ardor, e hileras de cabezas volteando en mi dirección, sonriendo en expectativa. Se prendería el enorme proyector frente a mí, y una silla alta de cuero negro giraría lentamente ciento ochenta grados, hasta que el CEO me recibiera con un afectuoso saludo, pronunciando mal mi nombre. Enlistaría mi gran valor en tiempos de adversidad, mi breve pero espectacular trayectoria, y tras tres o cuatro minutos, se disculparía por su breve intervención y se desconectaría, al mismo tiempo que elevarían las luces de la sala a su máximo nivel, y una ensordecedora ronda de aplausos me llenaría de orgullo, y por más que les dijera que pararan de aplaudir, se rehusarían, tomando turnos para darme un incómodo saludo de medio abrazo al estilo Americano, y alentándome con alguna frase corporativa genérica. Sentí un escalofrío de la emoción y me fui a dormir.

Estacionando mi Accord 2009 de renta en el estacionamiento, entré a la majestuosa sede de Chicago, en los suburbios al noroeste. Adornada en un estilo art deco, caminé por un largo pasillo hasta llegar a la oficina de unos de los directivos. Salvo por haberlo visto previamente en el directorio corporativo, jamás hubiera imaginado que era un director. Sin corbata, una barba crecida de tres días, y unos ojos rojizos delataban una persona bajo ocho kilómetros de presión marítima, a punto de colapsar. Para no sentirme incómodo, me metí a un ritmo de conversación practicada, fluyendo rápidamente y expresando mi agradecimiento tras haber sido seleccionado para la enorme oportunidad frente a mí, pero bien pude haber estado hablando del clima, o de mi familia, puesto que simplemente asintió lentamente, viendo a través de mi corbata algún punto del más allá. Ya no estaba ahí.

Me sentó en mi escritorio temporal y me pasó una serie de documentos que detallaban las diferentes olas de despidos, con el ingenioso y ambiguo título "Schedule of Separation of Employment", la cual tenía una larga lista de nombres y fechas, en las cuales habrían de correr a todos. Me explicó que varios de los empleados llevaban años trabajando en la empresa, y calificarían para un finiquito considerable, de lograr llegar hasta las fechas. De la forma más indirecta y políticamente correcta, me insinuó que era mejor encontrar motivos legalmente factibles para correrlos, y evitar dicho desembolso.

Patrullando los pasillos, estornudé constantemente por el polvo que levantaba el desmantelamiento de los cubículos, destinados a la nueva sede en algún pueblo de fanáticos de Nascar con sueldos risibles. El ambiente era tenso y amenazante. Nadie sonreía, e hice todo lo posible por no entablar una conversación con nadie, disparando mi sonrisa corporativa en ráfagas, quizá unos cuántos grados menos expresiva. Sentí navajas en mi espalda nomás pasaba las hileras, y supongo que varias veces recibí el saludo de un sólo dedo.

El primer día, logré separar tres empleos. Dos por uso de celular dentro de zona prohibida, y uno más por excederse por veinte minutos de su media hora de comida. La rutina era pedirles un minuto de su tiempo, llevarlos hasta afuera de la instalación en una sala de juntas, y una vez fuera pedirle a Seguridad que desactivara su tarjeta de acceso. En un cuarto, estaba la gerente de recursos humanos, lista para entregarles sus documentos de separación, y una extensión de su cobertura médica. Mi corazón casi estalla las tres veces, mi cuerpo disparando adrenalina como pozo petrolero, preguntándome si sabían a dónde los llevaba. Probablemente sí. Nada como caminar en silencio por un largo pasillo, un par de pasos más enfrente, mientras el condenado hace lo posible por arrastrar los pies, pensando en la conversación con su familia esa noche.

Informándole mis logros al final del día al director, en vez de darme las gracias, simplemente preguntó que si qué dijeron los empleados. Al decirle que no estuve ahí, simplemente los llevé con recursos humanos, murmulló algo que no alcancé a entender. Me sentí algo decepcionado al no recibir una felicitación, habiéndole ahorrando a la compañía un promedio de doce mil dólares por persona, calculando las antigüedades.

Al día siguiente, no logré captar ninguna violación de las políticas de la empresa. Nadie me regresó la sonrisa, pero curiosamente no sentí miradas hostiles. Listo para empezar mi día, llegúe a mi escritorio para encontrar una impresión de una foto de Hitler pegada con una tachuela en mi cubículo. Sentí como mi cara se tornó roja, pero no demostré ninguna emoción. Tranquilamente saqué mi laptop y me puse a trabajar. Decidí dejar la foto de Hitler donde estaba.

Al tercer día, no saludé a nadie, y me fui directamente a trabajar. Concluí que no lograría captar a alguien violando alguna política abiertamente, y me puse a analizar desempeños, monitoreando el flujo de trabajo. Bingo. Usando sistemas de monitoreo remoto, logré capturar varias violaciones de usos inapropiados de sistema- gente pendejeando en internet. Logré correr a dos, y una vez más volvió el orden. Tras revisar lo que probablemente fueron cientos de pantallas, no logré encontrar nada. En el estacionamiento, logré ver a un grupo de empleados reunidos, y cuando salí me voltearon a ver detenidamente. Me subí a mi carro y me fui, pero antes de entrar al hotel me aseguré de no encontrar rayaduras en la pintura.

Cuarto día. Un reporte me advirtió que un empleado no estaba en su escritorio como debía. Tras buscar por los pasillos, me lo encontré hablando en la cafetería por celular. Sostenía una conversación emotiva, y su voz desquebrajada indicaba mucha angustia. Interrumpí tosiendo levemente detrás de él, y al voltear, le indiqué que debería estar en su escritorio trabajando. Tras avisar que regresaría la llamada, se paró, y viéndome directamente a los ojos, me preguntó, "¿Qué me vas a hacer? ¿Correrme? De todas formas me van a correr en dos semanas." Quisiera haber reaccionado con mi rápido y entrenado léxico corporativo, pero me averguenzo al aceptar que no encontré las palabras adecuadas, y sentí que no era prudente agitarlo. Recursos humanos procesó su separación por insubordinación.

Esa noche, no pude dormir. Me desperté jurando que alguien estaba tocando la puerta. Puse la cadena y me asomé, pero los largos pasillos del Marriot estaban vacíos. Me entraron unas enormes ansias por fumar. En vez de bajar al estacionamiento, abrí la ventana, dejando entrar el frío aire, y pegué unas pocas fumadas antes de aventar el cigarro desde el séptimo piso, perdiéndose en la nieve.

El quinto día, decidí no buscar motivos por separar a nadie. Llegué con ropa semi-casual, como era costumbre los viernes, y me puse a trabajar en unos reportes. No accesé el monitor de empleado alguno, ni me molesté en revisar si todos estaban trabajando. Vagué por los pasillos un rato como fantasma. Todos ya sabían mi propósito, pero me habían aceptado como alguien acepta que las alcantarillas lleven ratas y los inviernos traigan cerros de nieve que cubren sus casas. Viendo el directorio corporativo, me puse por primera vez a ver las caras de los empleados. Caras felices y sonrientes, algunos con corbata desde el primer día, listos para trabajar, para forjar amistades, y para alimentar a sus familias. Para pagar la colegiatura de sus hijos, para comprar un segundo carro para sus esposos y esposas, para pagar la hipoteca de sus casas, para juntar fondos de retiro. Para tener seguro médico, para comprar las pastillas de sus hijos paraplégicos. Para alimentar su alcoholismo, para comprar más drogas antidepresivas, para ahorrar para un viaje a Europa. Para viajar, para escapar de la realidad, para vivir una vida plena. Para alcanzar la felicidad.

En la cafetería, me topé con un hombre cuyo chocolate se había atorado en una de las máquinas. Golpeaba el vidrio e intentó moverla, pero al verme acercarme, desistió inmediatamente y se dio por vencido. Mientras se iba yendo, le dije que se esperara. Compré el mismo chocolate, y la máquina escupió por fin el mío y el suyo. Le di su chocolate, estirando mi primer sonrisa en días, una sonrisa genuina, lejos de mi sonrisa practicada. Y el también sonrió, y me dio las gracias.

Fui a la oficina del director, pero se había ido a mediodía. El no perdería su trabajo, pero tendría que irse al pueblo rural, de menos de 25,000 habitantes. Dejé mi reporte en su escritorio, y salí a comer, atragantándome con un steak y camarones scampi, asegurándome de conservar mi recibo.

Al final del día, moría por regresar a Phoenix. Me sentí como un completo extraño, y entendí por qué mis compañeros con más experiencia se rehusaron a participar. Quise imaginar aquella conversación en el campo de golf, entre presidentes y vicepresidentes, entre accionistas y ancianos multimillonarios. Quise imaginar el preciso momento en el cual un grupo de contadores analizaron una hoja de Excel, y en vez de ver números negros, los vieron rojos.

Regresando a la oficina, decidí empacar e irme temprano también. Mi trabajo había terminado. En vez de sentir una enorme satisfacción, me sentí completamente vacío, sabiendo que bien no había sido necesario separar a los empleados de esa semana. Cierto, a las pocas semanas sus empleos se cerrarían y desmantelarían el resto de los cubículos, pero bien unas pocas semanas de sueldo podrían hacer una gran diferencia.

Empacando mi laptop, guardé unos cuántos documentos y trituré otros pocos. De pronto, me percaté de algo: ya no estaba la impresión de Hitler. ¿El hombre del chocolate? Sonreí y me fui en mi carro rentado, y no me molesté en revisar la pintura del carro.

En mi vuelo de regreso, no encontré las palabras que pensé que fluirían al llegar a la oficina al siguiente lunes. ¿Cómo estuvo? Me preguntarían. Viendo las gruesas nubes por la ventana, sentí un alivio al dejar la blanca ciudad de Chicago. Sentí también un alivio al saber que no me esperaba un Nazi en la oficina en Phoenix. En saber que al volar acumulaba millas para más viajes y premios. Al saber que habría comida en mi casa, y gasolina en mi carro. Atrás quedaron mis ilusiones de grandeza al ser el filoso joven ejecutivo, capaz de cumplir cualquier cometido, y de demostrar lo atrevido y objetivo que soy.

Simplemente, aunque lejos de tener el trabajo de mis sueños, es el trabajo que me permite crecer, aprender, y a la vez, soñar. Y ése es un lujo que por lo menos quinientos quisieran.

26 comentarios:

elvis dijo...

Es verdad que en nuestra vida laboral nos tocará una o más veces hacer el papel del ojete de la película; pero no me cuadra eso de que el personaje toma conciencia de haber cumplido con la mision tan abyecta de despojar a otros de su fuente de ingresos (en forma casi ilegal además) y como desenlace se ufana de tener un trabajo según él envidiable... ¿Es un cinismo asumido como evolución de la mentalidad del protagonista?..........

elvis dijo...

... retiro la pregunta... ya lo entendí...........

adrian dijo...

Yo trabajé una sola semana en un call center aquí en México y fue más que suficiente para que yo me diera cuenta de la mierda que se maneja ahí dentro. Es increíble el cinismo que manejan haciendote creer que estás en un trabajo bien 'cool' con el mejor ambiente y posibilidades de desarrollo profesional, y cuando menos te das cuenta, TROC, te la dejan ir doblada.
Y lo más jodido de todo, es que uno está dispuesto a aceptar esas falsedades por un sueldo conveniente. Qué asco.

Totalmente de acuerdo con @salaverga

Dib dijo...

Excelente texto.
Lo mejor que he leído en la semana.

Felicidades... creo.

RequiemX dijo...

Me gustó.

Un saludo.

Pancake dijo...

Es extraño, tener un trabajo donde tu trabajo es terminar con el trabajo de alguien más. Sin embargo, eres tú o son ellos... y al final, sino son ellos, ¿cómo comerás tú?

Mu' güeno :)

Anónimo dijo...

outstanding post, just write it in English... I bet you will have a lot of readers too. You got a great writing stile and have the ability to communicate the feelings and emotions. if you keep this level you may not have to work for those corporate losers...

the Guy from LA

PS te gusta el Chile!!!

Juan Pablo Castillo dijo...

Está buena la historia mi sala... Yo también vi Up in the Air =P ... Deberías ser Salaverga Clooney; aunque lo que te pasó fue como que una mezcla de lo que hacía george y lo que aprendió la chica que había diseñado un sistema... Saludos

Falso Profeta dijo...

De lo mejor que te he leido este post.

Anónimo dijo...

Maestro (ni pedo, pero ya sabes...), y después de esto le mandaste la historia a Walter Kirn y le conseguiste una nominación al Oscar a George Clooney ?, 'mames, que de la verga han estado tus últimos post, quien sabe que pedo...

Anónimo dijo...

Maestro (ni pedo, pero ya sabes...), y después de esto le mandaste la historia a Walter Kirn y le conseguiste una nominación al Oscar a George Clooney ?, 'mames, que de la verga han estado tus últimos post, quien sabe que pedo...

Anónimo dijo...

a pero que pinche weba me dan ya tus putos escritos men!!! ya ora si perdiste la chispa de a neta jaja
no llegue ni a la cuarta parte no seas mamon saca las pinches curas

Iam dijo...

Escelente, eso describe mi antiguo trabajo, sel el malo de la pelicula, y las lineas finales describen mi trabajo actual...

Alguno de los despedidos deberian firmarle.

Kurazaybo dijo...

Creo que alguien vio "up in the air"

Donnie Darko dijo...

muy pero muy bueno. estos tipos de relatos que haces siempre me gustan...
saludos

Anónimo dijo...

up in the air, acaba ud. de resumir a George Clooney

Anónimo dijo...

Look bunch of Monkeys...do you really think that this is not a real life experience. MF its happening all over the world right now, corporate appetite for profits is sending people with pink slips to the cold unemployed reality. its not only a Fuk...movie.

great post>>>

the guy from LA

Juan Pablo Castillo dijo...

You! 'the gay from LA'... Just shut the fuck up. Y escribe en español pendejo. Pinches pochos, por eso nadie los quiere ... jajajaja ... Puro pedo mi compa, no se agüite. Respeto mucho a los pochos, nunca me burlaría de 'eios' haha.

Reportero: ¿Es cierto que usted habla spanglish?
Poncho: What the fuck es eso? Don't you me digas eso porque te voy a shoot in the head!!!

Rolling en el piso laughing! :D

Petit Chat in A Dark Alley dijo...

Yo sé que es una minucia pero Marriott se escribe asi con doble tt y no hay Marriotts 3 estrellas en Chicago sera by Marriott que es diferente.Lo siento pero trabajo para ellos y me causa ruido. En fin hace unos 4 meses el mismo Marriott cerro una central en Saskatoon dejando sin empleo a unos 500 dicen que acomodaron en otros puestos a la mayoría pero aún así mucha gente se quedó sin empleo. Por cierto eres de lo mejor de Recolectivo casi haces que olvide los horrores de los Lunes...

Anónimo dijo...

Look scum...its not about the language but the content what it really matters asshole. if you want to comment use your brain MF...

The Guy from LA

PS if i don not write in Spanish is because I don't know...guey

el que te lee mientras caga dijo...

al igual que tu.. joven chingon, al tiro, ''filoso'' estudiante de derecho y las corrientes juridicas , la justicia y la verga.... mi chamba es demandar rasa, a rasa me refiero a la prole por sus pinchis casitas estilo infonavit que no han pagado, con la ilusion de cambiar mi carro bombo del año 89 y tener un mercedes al igual que el masiso del despacho.. pero pues todo tiene su causa.

el papa ratzinger era nazi que no?

Pancho dijo...

y dicen que escribir de cosas que pasan diariamente es aburrido... excelente post! saludos

Anónimo dijo...

Hijole chato, me hubieras dicho que andabas por mis actuales tierras, te hubieramos sacado a dar el vuelton!!
Ya se que te mandas solo y esas ondas, pero igual una vueltecita por los suburbios de la ciudad de los vientos no le cae mal a nadie, y menos a alguien comparado con Hitler!

Ni pex, ahi para la otra.


La de la falda.

salaverga dijo...

Conejo chat pa la otra.. demás comments- gracias y éxito

La Nus dijo...

DIOS!!! SALAVERGA ESA ULTIMA FRASE ESTUVO TREMENDA... SE AJUSTA BASTANTE A MUCHAS REALIDADES... CON ESA FRASE CERRASTE BASTANTE FREGON TU RELATO...
SALUDOS PUES!

Anónimo dijo...

No cabe duda que eres puto y te gusta la verga

Blogalaxia