lunes, 10 de mayo de 2010

Entropía o Viaje





Supongamos que en este instante, un bug de blogger forma un túnel, los dispara directo a mi cerebro, por lo que ustedes, h. lectores de Recolectivo, tienen la posibilidad de husmear en el revoltijo que a veces ni yo quiero ver.

En realidad, este bug permite que se instale un troyano. Un puto programa que utiliza lo último en efectos visuales y que al mejor estilo de CSI o Dr. House, se mete a través de mis pelos rojos, pasa el folículo grasoso (hoy no me bañé, no sabía que iban a andar de metiches), pasa el cuero cabelludo y da contra mi cráneo. El viaje se detiene ahí, porque una cosa es que sea un troyano y otra que cualquier estúpido entusiasta del facebook pueda entrar. Aquellos que pasan a la corteza pueden elegir, con sólo mover las manos en el aire, sobre qué conexión se quieren mover. Y es que el troyano le ha puesto etiquetas a mis sesos al mismísimo estilo google y la información está indexada para una búsqueda rápida y exitosa.

Como es lógico, no hay letras; son imágenes mochas que me deberán ser mostradas cuando un nuevo virus de la influenza o un piano cayendo de un edificio termine con mis días. Por la nostalgia que merezco al haber nacido en los setentas, las imágenes están en formato super 8, sin oportunidad de rewind. Y la pausa o el stop los expulsa inmediatamente. Qué, ¿creían que era muy fácil? El programita es un mañoso, recuérdenlo.

Estoy segura que por acá hay mucho lector degenerado, por lo que la búsqueda por sexo, tetas, caliente, verga y chúpamela serán muy socorridas. Otros, quizá en un afán más chismoso buscarán enterarse de cuál es mi hombre ideal, qué de tanta pendejada que digo en verdad la pienso, cómo es que me mantengo, quién ha marcado mi vida y la razón por la que me cagan las mujeres que sufren de mamitis. No sé con qué intención, pero habrá algunos que irán más allá: a mis miedos, obsesiones, frustraciones y traumas.

El problema es cómo tengo guardado todo: en recortes y pedazos. Y la chingadera de moverse en un cubo atestado de sonidos y olores que no necesariamente serán del gusto del lector, hará que algunos decepcionados -y en forma anónima- salgan y comenten “Ke mierda”, “devuélvanme mis 5 minuto”, “Muerte al joto latino”.

Pero algunos se quedarán, estoy segura. Y no porque hayan encontrado algo que les guste y se identifiquen… ¡vamos!, me están viendo más que en pelotas y mi egolatría y pose mamona se quedó en el pelo recién pintado. Siguen adelante porque, si llegaron hasta este momento, el todo es el que comenzará a tener significado; la búsqueda inicial sólo era un despiste, lo valioso es entregarse al ruido, recibir el montón de información e ir buscando más y más.

Por eso, mientras que sienten mi primer orgasmo viendo las estrellas, sus ojos se entrecierran por el viento que mueve las nubes, aquella noche que estaba buscando a Sirio, pero un claxon los distrae: hay gente recogiendo a los travestis del Bosque Palermo. Esto dispara el olor a tierra mojada del baldío de mi infancia, donde atropellaron a mi perro y comienzan a escuchar mi llanto de partida. Sí, es muy enfadoso escucharme llorar, pero es más odioso ver cómo me busco problemas de a gratis, sólo por sentir que respiro. Comienzan a dolerles las manos y el pecho, por lo que buscan una imagen menos dramática; Dave Grohl está ahí para ayudarlos. Está junto al olor a cerveza obscura y a salsa Valentina. De los guitarrazos de Long Road to Ruin comienzan a salir diferentes tonos de azul que me envuelven, como esa falda que usé durante el verano del 2005 y que es a prueba de viento pero no de manos. ¡qué buen viaje!, piensan los que me visitan; pero la cosa se pone mejor. La letra de la canción comienza a caerles encima, como lluvia de verano en la playa. Ese chipichipi que apenas se siente en la nariz y refresca chingón, con la que te sientes como niño y hasta sacas la lengua para probarla, mientras aprietas bien los ojos. Pero cuando llega la estrofa de “Come now, I'm leaving here tonight / Come now, let's leave it all behind / Is that the price you pay?/ Running through hell, heaven can wait” las letras se han convertido en enormes bolas de granizo. Los pinches madrazos en la cabeza los hace resguardarse en la orilla de un edificio, donde están unos viejos con olor a basura y miados; el olor les pica y no tienen más remedio que taparse la nariz y contener la respiración. Así están con los últimos acordes de la canción, cuando en el horizonte esta él, quien no quiso dejar todo atrás. Ya sé, el impulso de correr a ver mejor y enterarse del chisme es muy grande, pero vale madre: el viento ha entrado violentamente y mis cabellos castaños les tapan la vista. Y para su mala suerte, es mi pelo de secundaria, que rivalizaba con el ochentero de Lucerito. Pero como naaadie quiere arriesgarse a que de Lucerito brinque a Timbiriche, accionan la pantalla y ahora es otro Dave, pero esta vez de apellido Keuning quien en unos acordes de guitarra me lleva al éxtasis de los que salgo gritando “Slippin’ in my faith until I fall / you never return that call”. Lo siento, sé que mis gritos no son muy agradables. Entonces la mujer que abre la puerta se llama Madrid y en un segundo, se encuentran alcoholizados con vino tinto, la peda mas suavecita que puede existir. Sienten que vuelan, que sus extremidades no tienen huesos, están calientes y con ganas de coger. Pero amanecen en el vómito de mi primera borrachera y los ladridos de mis perros les taladra el cerebro, porque por fin, se largan de mí.

Como sea, el post troyano es un éxito mundial. Los números de Recolectivo se van al cielo de la blogósfera y caen muchos curiosos puñeteros. Pero les dije, el programita es un mañoso y mientras el túnel estaba abierto, la cochinada que ustedes traen se comenzó a quedar en mi cabeza; por lo que muchos lectores después, mis imágenes dejaron de hacer clic, causándole la muerte a mis neuronas.

Al final, lo único que me quedará decir es: Pinche Luis, tú y tus temas manchados, porque no veté Entropía.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no hay un bug que nos dispare directamente a tu culo??

Rox dijo...

jajaja no todavía.
Pinche follower puerco.

Anónimo dijo...

podría poner unos ojos de asombro como estos o_O, pero seguramente pensarás, este pendejo no entendió nada, por lo que mejor pongo que "no entendí", jajajaja, no es verdad, estas muy loca, que buena idea y que buen post, valio la pena que te quedaras si chichi...

. dijo...

Wow ROX!!! Que post tan chingón!!! No quiero decir mas.

RAH dijo...

Un poquito complicado de seguir, pero con un buen uso de las imágenes sensoriales y su asociación a sensaciones específicas (lo de muerte al.. me hizo carcajear)

Blogalaxia