miércoles, 21 de julio de 2010

Dos perros.





I

Uno de mis primeros recuerdos es de cuando tenía unos cuatro o cinco años. Mi tío Roberto nos regaló una perra basset hound, (la de los zapatos, decía yo) y en un acto que supongo en el fondo tenía buenas intenciones, mi hermana la llamó Roberta.

Yo estaba jugando con mis carritos en el jardín de la casa y Roberta estaba echada sobre su cobija favorita. Supongo que en ese momento me pareció una idea genial usar el lomo de Roberta como carreterita montañosa y me acerqué a ella con mis carritos en mano.

RUUUUUUUUUUUUUUNNNNN -hacía yo con la boca mientras pasaba mi carrito por el lomo de Roberta.

Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr –hacía Roberta en respuesta.

RUUUUUUUUUUUUUUNNNNN –seguía yo acelerando por su cola, lomo y nuca.

Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr –seguía Roberta demostrando su inconformidad ante las carreras automovilísticas.

RUUUUUUUUUUUUUUNNNNN –Insistía yo, creyendo que Roberta le hacía coros a mi motor imaginario.

GRRRRRRRRRRRRRRR/ACK –Roberta me mordió en la cara.

Recuerdo el rápido movimiento de Roberta, su aliento en mi cara y luego algo húmedo escurrir por mi mejilla. No me espanté porque creí que era su baba, pero mi mamá, que estaba cerca y oyó el último gruñido, soltó un grito al verme la cara llena de sangre.

Roberta me mordió en la frente; uno de sus colmillos se clavó a medio centímetro de mi ojo, justo en la orilla del parpado. Aún tengo la cicatriz. Roberta vivió varios años más, pero nunca volví a jugar cerca de ella.

Desde entonces, cada que veo un basset hound, muy quedito y entre dientes, hago ruuuuuuuuuunnn.



II

El primo de mi amigo Javi tenía el bóxer más estúpido que he conocido, el Charly.

Cada que lo dejaban salir de la casa, lo único que hacía era perseguir a los autos que pasaban frente a su reja. Pero aquí es en donde entraba la estupidez del Charly, que en lugar de perseguir y ladrarle a los autos como todos los perros, lo que hacía era intentar morder las llantas.

Esa era la fascinación del Charly, tratar morder una llanta en movimiento. La calle en la que vivía estaba empedrada y cerca de un cruce, así que los autos pasaban no muy rápido, lo que en teoría ayudaba en su obsesión.

Desde la banqueta, veíamos divertidos como el Charly se echaba detrás de un auto estacionado, esperando. Luego, cuando un auto pasaba, Charly se arrancaba detrás de el, y sin soltar un solo ladrido, lanzaba todas las mordidas que podía hasta que el auto se alejaba. Después regresaba a su escondite a esperar el siguiente auto.

Esto nos divertía bastante, pero nunca como aquel día cuando el Charly logró cumplir su sueño.

No recuerdo que auto era ni como le hizo el Charly, pero consiguió morder la llanta. Y no la soltó.

¿Recuerdan esas caricaturas en donde un perro muerde a alguien en las nalgas y se queda ahí clavado?

Con la boca abierta vimos como el Charly, en un acto de heroísmo perruno, no aflojó la mordida cuando la llanta, siguiendo las leyes de la física, siguió dando vuelta. Y no la aflojó aún cuando la llanta dio varias, varias vueltas. El pobre Charly nomás daba costalazos en el empedrado, pero aguantó hasta que el conductor se dio cuenta de que traía a un perro en la llanta y se detuvo.

Aún sin soltar un solo ladrido, el Charly, hecho una mugre, regresó por la calle. Llegó frente a su reja y se echo a esperar el siguiente auto.

Charly era un idiota, pero era muy feliz.


14 comentarios:

Pancho el autor dijo...

y no se murió el wey??? no mames estaba de video eso jajajaja xD

Pancho el autor dijo...

[por "el wey" me refiero al charly]

RAH dijo...

Que susto! ¿no le tuviste miedo a los perros después?

Liliane dijo...

¿Podrías, POR FAVOR grabarnos un video con este "RUUUUUUUUUUUUUUNNNNN" que hacías? jajajajajajajajaja... Niños no tienen senso del peligro. Pobre Roberta.

***PsIcOpAtA*** dijo...

bello perro el Charly jeje ya me enamore de ese perro es lo maximooo!!! no como mi canina que se asusta hasta cuando le acercas un muñeco de peluche jeje saluditooos!!!

PurpleK dijo...

no manchez.. me imaginé al Charly en la acción y realmente pensé que la conclusión de la historia sería: "aun sin soltar un solo ladrido, el Charly, hecho una mugre, regresó por la calle. Llegó frente a su reja y se echó A MORIR"

Un alivio que no fue así...

Pero que no se supone que los Basset Hound son ceeero agresivos y todos pasivos... no me imagino cómo fue a morderte... ruuuuuuun

PurpleK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Yo conoci a una perra que intentaba escribir chingonamente, pinche perra hasta el dia de hoy no ha logrado conseguir su sueño.

Ah pinchi kuruni es una idiota, pero es muy feliz.

Y muy pinche fea.

Anónimo dijo...

jajajajajaja rei mucho leyendo lo del charly... y yo tambien solicito tu video haciendo RRUUUUUUNNN publicalo en tu blog...

jajaja charly estupido

Halejo Karpentier dijo...

como quisiera darle un patadon en el hocico de puerca mamadora al maldito calvo imbecil de ulises axel, el puerco joto latino. puto calvo penjo marrano homosexual

Anónimo dijo...

Cuando lei al wey de aca arriba y vi sus ganas de darle un patadon en el hocico de puerca mamadora, pense: este cabron deveras odia a Kuruni, ya despues termine de leer y vi que se referia a un tal ulises axel jejeje si pateenlo al puto, matenlo, destazenlo y despues tirenselo a los perros, a kuruni no me la toquen esa es pa mi solito.

elvis dijo...

vientos por el charly... no hay como perseguir un sueño y alcanzarlo... por estupido que sea...

Anónimo dijo...

No mames pinche roberta que poca madre, como se atrevió a hacer eso!, mira que fallarle a la cabezota de un pendejete como tu y no darle al cuello y dejarte tirado.

Maldita perra y luego no la matan, la dejan vivir, aunque pensandolo bien vivir a tu lado debio de ser suficiente castigo.

Saludos

Bruxcat dijo...

"Y no la soltó"

Llevo media hora riéndome como idiota (^O^)

Blogalaxia