jueves, 5 de agosto de 2010

El licuado



Mi década de los noventas estuvo repleta de malas decisiones, excepto dos de ellas.

En el primer intento por escribir esta bosta narraba de qué iban esas dos decisiones no desastrosas pero a medio párrafo me di de cabeza con el teclado al quedarme dormido.

Decidí entonces que contar la ruina que fue la década de los 90s quizá fuera menos aburrido. Estuve en ello hasta que me dí cuenta que ya llevaba ciento cuarenta y nueve cuartillas y apenas iba por 1991.

Así que mejor les cuento una anécdota pitera que ilustrará mejor lo que fue la última década del s XX para un servidor.

En otoño-invierno de 1996 tenía una esposa gritona, una bebé cagona y una chamba de correveydile dantesca.

Un viernes llegué a casa y mi propósito de darme un martillazo en la cabeza se vió frustrado ante un aviso ominoso de mi ex gritona:

- La criatura ya no tiene pañales limpios.

La criatura, además de cagona, tenía cutis de princesa medieval por lo que ponerle cualquier pañal desechable significaba una visita de emergencia al dermatólogo más cercano, así que usaba pañales de tela.

Ví el cerro de pañales cagados mientras me preguntaba cómo era posible que una mocosa de menos de 10 kilos produjera tal cantidad de mierda.

- Bueno, ahora los lavo - pensé y metí todos los pañales, así como estaban, a la lavadora, eché mengunges lavatorios y suavizantes, apreté dos botones y me fuí a dormir.

Una hora aproximadamente más tarde descubrí que la lavadora se había convertido en el recipiente del más monumental licuado de caca que haya yo visto.

Hasta la fecha me arrepiento de no haber sacado una foto. La traería en la cartera para enseñársela a mi hija -ahora adolescente- cada vez que se pone impertinente para no echarle ganas a la escuela. Le diría:

- Mira, niña, esto es lo más notable que has hecho. Esfuérzate.

pd. Soy un padre horrible.

12 comentarios:

Beto dijo...

mames, todavía existe esta mamada de recolectivo. . .

Iosephus dijo...

Lloro de risa y emoción, genial. ¡Genial!

ANYELYT.. dijo...

jajjajaj.
SALUDOS.

Danielov dijo...

Buen tip. Voy a ponerlo en práctica con mis sobrinos, y si un día de estos mi señora y yo nos decidimos a autoensartarnos teniendo familia.

Efectivo y certero. Mujú.

Anónimo dijo...

Jajajaja estuvo muy bueno señor Zape y si es usted un papa muy hojaldra jejejeje.

Anónimo dijo...

Ja ja ja, chido!!!!

Pancho "el autor" dijo...

xD voy a hacer eso con mis hijos!! a huevo!!! jajajajajaja si mis papás hubieran hecho eso de la foto conmigo ahora sería un chingón y no un intento de escritor D:

Manuel dijo...

Aah, pinche Zape... jejeje.

Usted ya sabe lo que opino.

Excelente.

Kuruni dijo...

fuuuuuuuuuunda. jajaja.

Muy ameno.

elvis dijo...

me cae que con eso se la matas a cualquier escuincle insolente... evidenciar lo cagón que era de bebé... con madre!!!!

Sir David von Templo dijo...

Concuerdo con el camarada elvis. Una foto de una cagada monumental cuando bebe tiene un efecto devastador en el orgullo arrogante de un adolescente impertinente.

Buen texto. Saludos

El Contador Ilustrado dijo...

asco!!!

Blogalaxia