miércoles, 18 de febrero de 2009

…al sonoro rugir del cañón.



Lentamente, desde un profundísimo abismo, mi conciencia se arrastra hacia un punto de luz a lo lejos. De fondo, casi imperceptiblemente, se escucha un ligero zumbido. Entre más me acerco a la luz, el zumbido se intensifica. Lucho, quiero regresar a la profundidad, a la oscuridad, pero no puedo evitarlo, sigo avanzando. La luz se hace más y más brillante mientras el zumbido cobra intensidad hasta que ambos son casi insoportables. La luz se convierte en una lanza de fuego que atraviesa mi cerebro y el zumbido asemeja un millón de abejas atrapadas en un megáfono.

Con un esfuerzo indescriptible abro los ojos.

Inmediatamente los cierro de nuevo porque la puta cabeza casi me explota. Lentamente, muy lentamente porque cada movimiento exige que mi corazón bombee más sangre, sangre que también circula por mi cabeza, cabeza que esta a punto de explotar estiro la mano izquierda y apago el despertador. Después de unos momentos, vuelvo a abrir los ojos muy despacio. Sin moverme miro alrededor. Buró familiar, ventana familiar, televisión familiar. Estoy en mi propio cuarto, lo cual, siempre, siempre, es un alivio.

Bajo la mirada. Estoy completamente vestido aunque con los pantalones desabrochados y mi pene, flácido y diminuto, descansa apresado en mi mano derecha. Adivino que es el cadáver de una puñeta fallida. Le doy mi más sentido pésame e intento reír, pero me detengo porque todos los Cañones de Navarone disparan al mismo tiempo dentro de mi cabeza.

Intento recordar por qué tengo una de las crudas más horribles de mi vida. Al principio fallo miserablemente porque ni siquiera recuerdo que día es. Después de exprimir lo que me queda de cerebro, logro recordar una fiesta, cuatro barriles de cerveza y una apuesta que espero haber ganado. Pero eso es todo, lo demás esta en blanco. Como no tengo sangre en las manos ni una costilla rota, supongo que fue una buena noche.

Después de lo que parecen tres horas pero en realidad son solo unos minutos, intento levantarme de la cama. No por gusto, por supuesto que no, pero alguien, mientras dormía, arranco mi lengua y en su lugar puso un pedazo de lija vieja. Una sed inhumana me obliga, después de otra sinfonía de cañonazos que a cada descarga me arrancan pedazos de cerebro (allá van las clases de guitarra; ¿Ves eso otro que salio volando? Ah, eso era mi habilidad para andar en bicicleta. ¡Jo! Adiós viaje a Disney, te voy a extrañar) a levantarme tambaleando, tanto que mejor me quedo sentado en la orilla de la cama hasta que me aseguro que recuerdo como caminar.

Despacio y apoyándome en las paredes, salgo de mi cuarto y me arrastro hasta la cocina. Le ruego al Dios en el que nunca he creído que por favor, por lo que mas quiera, me quede una botella de agua fría. Mis hipócritas plegarias son escuchadas y una hermosa botella de agua helada descansa en la puerta del refrigerador. La abro y con un largo trago consigo hacer mierda lo que me queda de cerebro. ¿Alguna vez han tenido un brain freeze encima del dolor de cabeza de una cruda monumental? Oh Dios, sólo se lo deseo a unos pocos enemigos.

Mientras sostengo mi cabeza con una mano y aprieto las mandíbulas, salgo de la cocina y es entonces cuando lo veo.

Nononononononono…

Ahí, sobre la mesa del comedor, esta mi laptop abierta, prendida.

Nononononononono…

Por un momento los cañonazos en mi cabeza pasan a segundo término, pero en cuanto veo que la pagina abierta es la de mi correo y que un funesto “El mensaje ha sido enviado al destinatario” adorna la pantalla, el dolor, junto con una palidez de muerte, regresa con mas fuerza.

Con torpes manotazos reviso el correo que espero sólo sean tecladazos sin sentido, pero para mi maldita suerte, es completamente legible. Mi cuerpo es un hijo de puta que aun cuando pierde la coordinación gruesa, conserva la fina (he aprendido por las malas que aunque tal vez no pueda mantenerme en pie, aun puedo firmar vouchers perfectamente). En este caso, conservé la suficiente coordinación para escribir palabras coherentes.

Mierda.

Con creciente alarma voy leyendo el correo. Dios mío, fue una de esas noches. Cada frase es acompañada de un cañonazo en crescendo. Leo cosas como “Se que no debería decirlo…”, “Desde que te conocí…”, “…hermoso…”, “…enamorando…“Lo que sea necesario…”, “Esperaré por ti…” y muchas, muchas palabras después, rematando el correo, un rotundo, definitivo y mortal: “Te amo”.

Las manos me tiemblan, no sé si deba a que la cruda moral rápidamente esté alcanzando a la cruda física o a que, simplemente, por décima vez revisé el destinatario del correo.

Porque no es que lo escrito sea mentira, por supuesto que no; todo es verdad, todo es cierto y todo tenia que ser dicho, todo quería ser dicho. El problema es que entre mi increíble pedez y la maldita función autocompletar, en lugar de enviarle el correo a Karina, la fotógrafa que conocí hace un par de meses, se lo envíe a Karla, mi novia a la que se supone amo desde hace un par de años.

Justo en ese momento escucho mi celular sonando en la bolsa del pantalón. Sé, sin lugar a dudas gracias al ringtone personalizado, que es Karla. Lo apago sin mirarlo siquiera. Derrotado, me arrastro lentamente hacia mi cuarto, mientras el hijo de puta de Tchaikovsky dirige entre carcajadas la Obertura 1812 a todo volumen en mi cabeza.

Me derrumbo en mi cama y un último cañonazo me regresa –gracias a Dios- al abismo.






Epílogo.


Dos horas después algo me despierta de nuevo. No son los cañones, que para entonces han reducido su intensidad hasta ser meros morteros. No, es otra cosa. Con una sonrisa adolorida me levanto de nuevo y me tambaleo de regreso a la computadora. Releo el correo, pienso un par de segundos y encogiéndome de hombros mentalmente, corrijo el destinatario y presiono Send. Luego me levanto, camino hacia el refrigerador, lo abro y destapo una cerveza. De nuevo río dolorosamente y le doy un trago.


34 comentarios:

Anónimo dijo...

genial la historia te falto decir cualquier parecido con la realidad es fantasis???

Carolina la que se cree un cronopio dijo...

El alcohol y los medios de comunicación no deberían estar permitidos en combinación.

Por cierto, saqué de la biblioteca "el amor se escribe sin hache", nunca había leido nada de Jardiel Poncela. El prólogo me encantó. definitivamente no cualquiera puede hacer comedia inteligente.

Bueno, saludos... me gusta como escribes.
Ah!.. ¿qué carajos es un metroflog?

Brelapu dijo...

aahahahah suele pasar eso y cajetearlaa al momento de mandarlos Ebriooos
me gusto tu post...
saludos

Tod dijo...

Excelente descripcion de una cruda, concuerdo

claudio dijo...

Te invito a visitar mi blog en el podrás encontrar mis últimos trabajos en arte la dirección es la siguiente:

www.claudiotomassini.blogspot.com


Te saluda atentamente Claudio Tomassini

Julio C324r dijo...

Te invito a visitar mi blog. En él encontrarás mucho de las últimas cagazones que se me han ocurrido y que desmenuzo utilizando mi mala leche y mi entumecimiento cerebral-

www.vendopepitas.blogspot.com

Ah, que cosas.
Neta que te entiendo, solo que el pendejo de mí, solía hacer llamadas. De correos, nada.

A Menina Daqui dijo...

M*****!!!

Saltaste la "L"!! Saltaste la letra "L"!!! :(

Has escrito sobre Karla, Karina... Michelle!!! Dónde está la "L"??!!

Es algo así... digamos... personal??!! Qué?? Qué?? Qué?? :(

Sivoli dijo...

Ah, no mames huevo... cuándo fue que te pasó eso? A mi me ha pasado igual! espero que ya se te haya pasado la cruda y que tu novia no se haya enojado.

Luis dijo...

Anonimo:

El unico parecido con la realidad es que soy un ebrio que aun cayendose, puede tejer una bufanda de punto.


Carolina:

Jardiel Poncela es DIOS, así con mayusculas. "Amor se escribe sin Hache" no es su mejor libro (eso esta entre "Esperame en Siberia, vida mia!" y "La Tournee de Dios")pero es indispensable empezar con ese para entender su humor y todo lo que sigue. Y los metroflogs son el excusado de Satanas.


Tod:

Si, investigue mucho y entreviste a mucha gente que ha tenido crudas para escribir eso, porque yo no bebo.


Claudio:

Yo te invito a no spamear porque es de mala educacion, ademas, estas muy feo y eso es aun de peor educacion.


Julio:

Las llamadas merecen tooodo un post aparte, creo que son aun peores, snif.

Liliane:

Jajaja, no, ni me se bien el abecedario, es simple casualidad.


Sivoli:

jaja, mamon.

Eo dijo...

que bonita manera de describir el despertar de una cruda, casi casi senti que la tenia

y el final, fue la mejor decisión jajaja

Isaias dijo...

Zzzzzz.........ehhh?? Perdon ya termino el post??? ah si?? orale!! No pues que chingon, original y tema no abordado U_U, me voy a leer la teoria del exparcimiento de los oxxos, comper!

salaverga dijo...

Durísimas, esas noches

Jessi Leyva dijo...

el cel y la borrachera son cosas del demonioooo...tambien..yo prefería abandonar mi celular en casa o de plano encargarlo con la suplica de que no me lo dén ni aunque amenace...y la descripcion de la cruda satanica esa es perfecta.. ouch..

salúd

Luis dijo...

Eo:

Pues de lo perdido, lo recuperado.

Isaias:

Si haces investigacion de campo, te encargo unos cigarros del Oxxo.

Lauro:

Hay que escribir el post sobre los mensajes de texto, buenisimo.

Jessi:

Si, eso de dejar el celular en teoria es buena idea, pero puede ser contraproducente, creeme.

Anónimo dijo...

Ay si, orgulloso de ser ebrio.
¿Que ejemplo de las a la juventud?
Si te empedas hasta perder el conocimiento no es para andar presumiendolo en cada post.

Luis dijo...

¿Por qué no?

OAB dijo...

por eso es que los programas de correo electronico deben implementar el antiborrachos. Algun "programita" que te haga preguntas que no puedas responder alcoholizado antes de enviar el mensaje.

Me hiciste recordar mis años de prepo.

Saludos

Julito dijo...

Ya existe un programa así
http://alt1040.com/2008/10/gmail-previene-que-envies-emails-cuando-estas-borracho

Dib dijo...

Quiero la obertura de 1812 como tema de mi celular...

RAH dijo...

Creí que los posts de ayer podrían influirte al rollo culturoso sin embargo este post es bastante fiel a tu estilo, aunque el principio me sonó un poco a Bukowski :)

Kuruni dijo...

Te manchaaaaas que mala ondaaaaaaa.

XD.

Me imaginé a la pobre Karla con su cara de O_o "un momentoooo".

(Pobre chava por eso nadie te quiere ¬¬.)

Isaias dijo...

""me voy a leer"" no a investigar, de todas formas dicen que han visto cigarros con AK 47 y envueltos en psicosis de catastrofe, por lo que dicen que los cigarros matan, asi que no me arriesgo

Anónimo dijo...

Entonces ¿quiereS a carla?

Luis dijo...

JajajaJAJajJajAjja, no mames anonimo, BEST.ALBUR.EVAH.

...

Guffo Caballero dijo...

¿Que nadie escuchó al respetadísimo Julio Preciado cantar el himno nacional en la serie del caribe de béisbol?

Es: "...al sonoro rugir del bridón"

Ignorantes.

Adrián dijo...

¿Que solo Preciado conoce la versión alternativa de Bocanegra?

¿pus de dónde creen que viene la expresión lado B?

Manuel dijo...

Juar juar juar... Es el mejor texto-confesión de una postpeda cualquiera. Adornado con ese cinismo y habitualidad caracteristica de un borracho.

Y en efecto, cualquier verdad puede, si asi lo desea, cambiar, escoger y reeditar su destinatario y contenido.

Lo que no sabía del todo, es que también depende del estado anímico del remitente...

Caníbal dijo...

Uuuuh, yo que creí que mis crudas eran especiales. Ni en eso soy un niño especial? :(


Fui a ver el video del Preciado a YouTube y me encuentro con que toda la perrada está indignadísima porque al borrachín se le olvidó la letra. El video está plagado de respuestas pendejas como esta:

"(...)no te das cuenta de que para cantar nuestro himno se debe de tener mucho respeto?"


Que no chinguen.

Barbara dijo...

textísimo C=

(entiéndase: buenísimo)

Zeta dijo...

El problema es cuando llega el mensaje a la destinataria y durante toda tu vida no te baja de un borracho freak enamorado de ella con serios problemas existenciales... Lo cual ya me pasó...

Anónimo dijo...

Leo cosas como “Se que no debería decirlo…”, “Desde que te conocí…”, “…hermoso pelon…”, “…enamorando de tu calva”,“Lo que sea necesario…”, “Esperaré por ti…”, “con las patas abiertas” “venudo” y muchas, muchas palabras después, rematando el correo, un rotundo, definitivo y mortal: “Te amo calleja...”

chilangelina dijo...

Coincido, la mejor descripción de una cruda.

Anónimo dijo...

Y la resequedad? En dónde quedó el malestar estomacal? Hazle a tu laptop lo mismo que a los hombres lobo, guárdala tras una puerta de hierro antes de la luna llena.

Israel V.R. dijo...

Este está leno de lugares comunes, los cuales n son una constrcción si no una pretención. Utilizaste chingo de párrafos para contarme algo que cabía en unas líneas.

Blogalaxia