martes, 17 de febrero de 2009

Out of Step With The World...



Lo malo de acostumbrarse a beber es que acostumbras a todos a verte borracho.

Comencé a beber en la preparatoria y me reía de quienes no lo hacían. Quería que todos me identificaran como el borracho irredento, el borracho estridente, llamativo, el borracho cabrón, gandalla, gorrón, pero con un toque de genialidad, de humor, y me armé de una pinche pose de borracho bukowskiano, aderezado con un poco de Henry Miller y un par extra de libros semejantes. No usaba drogas así que no metí a Ginsberg ni a ningún pinche beat aun cuando adoraba la poesia de Corso.

Y lo logré. Logré que me señalaran como el borracho más pelafustán de la preparatoria, y me inmortalicé la noche que rescaté a la legendaria Nina, a quien apodabamos la Tina Turner por que le cabían litros de alcohol y por que ya borracha se tornaba insoportable: Tina... Turner. Luego de chutarse botella y media de vodka a sus diecisiete años, se metió al baño y se inyectó heroina para probarla por vez primera. La hallé tirada, gorda e inmunda en sus vómitos, y la desnudé y mientras la cacheteaba y le entraba a patadas (tomen nota, las patadas y cachetadas son necesarias en una sobredosis de heroina: eleva los niveles de adrenalina en el cuerpo), la desnudé y la metí a la regadera.

Incluso me la cogí, para que lo oculto. Nadie se enteró de eso. De hecho, ahora pienso que fue eso lo que la terminó de reanimar. Y no me jacto.

Sin embargo, la ignorancia rampante de la bola de imbéciles que estudiaban conmigo, en la única preparatoria federal de Tijuana, impidió que me asociaran con Bukowski o Henry Miller, y cuando entramos a la universidad apenas era reconocido por ser un borracho estridente y vulgar que las mujeres rehuían y los tipos procuraban para reirse a expensas de alguien. No me importó. Digamos que en la universidad me sofistiqué y adopté una borrachera más nihilista, del tipo ruso, y me imaginaba en alguna pinche novela de Dostoyevsky, pero en realidad tenía mucho de Gogol e Isaak E. Babel. A los 20 descubrí a Ciorán y todo se fue al caño. Mi alcoholismo comenzó a atraer a verdaderas quimeras del azotaje: viejas borrachas y putonas que recitaban desde Les Fleurs du Mal, pasando por rollos de Verlaine y Allan Poe y demás mierda simbolista. ¿Quien leía a Mallarme, bola de pretenciosos? Solo yo. Y nunca corregí al pendejo aquel por decir que fue Huysmans y no Moréas el que escribió el manifesto simbolista.

El punto es que así ingresé al difícil mundo de la promiscuidad y el alcohol, y cogí y cogí como loquito, y me sentía tan afectado literariamente, que nunca me di cuenta que la diferencia entre un pinche borracho patibulario y yo era unicamente el rehilete de pendejadas que leía y me chutaba. Pesqué una gonorrea, moluscos contagiosas y seguro contagié varios papilomas, pero en vez de sentirme como un foco de infección me comparaba con algún poeta maldito del modernismo francés. Hay que ver lo que provoca la literatura en este proceso de autoengaño alcoholico.

La gente me catalogó. La gente me identificaba como un borracho, y cuando dejé de putear con tanta mujer y me asenté y mi alcoholismo se convirtió en un hábito solitario, después de pasar por fiestas de excesos para amainar mi parranda en reuniones soporiferas de vinito y ambigú, la única mujer que me toleró se acostumbró a verme borracho, a tratar conmigo en completo estado de ebriedad, a cogerme, montarme y chuparme sumido en borracheras y al borde del vómito.

Fue cuando me transformé en algo que muy pocos logran, señores: Un borracho funcional, un borracho en armonía con su entorno. Vivía de una beca por mis investigaciones en literatura y filología (quién estudia filología hoy en día, dios mio), y no debía despertar temprano ni cumplir horarios. Todos se resignaron a verme borracho, y así deambulaba la mayoría de los días: pedo y tremebundo. Y me dejaron en paz. Tenía treintaiuno cuando de súbito me harté de chupar y para no ingresar a Alcoholicos Anónimos fui a tatuarme en un hombro las letras "sXe" para dejar en claro que me convertía a la doctrina punk del Straight Edge. Incluso comencé a escuchar hardcore punk y guisas parecidas.

Por supuesto todo se vino abajo. No solo me volví aburrido sino que todos se volvieron aburridos también. Aunque intenté evitarlo, un pinche aire de puritanismo me envolvió y la gente comenzó a sentirse amenazada o abrumada de no verme tomar como cosaco. Perdí mi encanto - si es que alguna vez tuve alguno - y mis opiniones se fueron a la chingada: me comenzó a ganar un ánimo de indiferencia y desgano, y me di cuenta que la sobriedad disminuía la importancia de casi todo. Mis ideas, mis fundamentos, mis teorías y hasta mis hermosos prejuicios me resultaban pesados y no me interesaba respaldarlos ni discutirlos ni sostenerlos. Me valía madre el pensamiento. Lo peor, es que mi mujer me había hallado el sabor de cogerme ebrio.

Ya no voy a marear a nadie. ¿Que hago ahora para funcionar? Finjo estar borracho. Es muy sencillo: Imagino que la realidad es ligera, que mis palabras carecen de consecuencias y que la verdad, ese peñasco donde todos se arrojan como mártires, es cualquier cosa que pueda escandalizar a alguien. A la gente le encanta el escandalo, y a eso le llaman verdad.

Je.

30 comentarios:

Luis dijo...

Clap, clap, clap.

Pinche martes, entre la Chila y tú lo dejaron bien cabrón.

Zimmerman dijo...

Los Martes me la pelan.

salaverga dijo...

Tssss... sabia que era un buena idea invitarte. Snap snap snap (tronido de dedos como aplausos)

davihds dijo...

Chingón...
"Incluso me la cogí, para que lo oculto. Nadie se enteró de eso. De hecho, ahora pienso que fue eso lo que la terminó de reanimar. Y no me jacto."
más chingón aún!

Saludos!

Caníbal dijo...

Chingón. Muy chingón.

"A la gente le encanta el escandalo, y a eso le llaman verdad."

Anónimo dijo...

el final rescato el resto, ademas, a quien chingados le va a caer bien un borracho-erudito-intelectualoide??? dificilmente caen bien por separado, ora todo en una sola persona...

chilangelina dijo...

Qué chingón cierre.

Y más chingón que me haya tocado compañero de lujo los martes; no me va a quedar otra más que aplicarme.

ほし dijo...

creo que el final fue muy bueno...
y tienes razon..

gaby dijo...

ahora los martes valen la pena en rec.

Pelo dijo...

"la ignorancia rampante de la bola de imbéciles que estudiaban conmigo, en la única preparatoria federal de Tijuana, impidió que me asociaran con Bukowski o Henry Miller, y cuando entramos a la universidad apenas era reconocido por ser un borracho estridente y vulgar que las mujeres rehuían"


Jajajajaja.

Algo similar llegué a pensar.

Pinche gente ignorante que nos compara con los teporochos que deambulan por las calles en vez de relacionarnos directamente en sus cabezas con los poetas malditos.

Debería darles vergüenza.

Silvia Black dijo...

jajaja pensé que te iba a dar cirrosis

Lord Ryukami dijo...

El Martes quedó poca madre :)

controlzape dijo...

A los 20 descubrí a Ciorán y todo se fue al caño.

Jajajaja. Parecido me pasó a mí nomás que sin la parte divertida del alcohol.

Kurazaybo dijo...

No te habia leido, me parece un buen escrito. Como siempre en estos casos uno se pregunta que tanto hay de cierto jaja

Anónimo dijo...

Todo es cierto, este idiota es un violador desvergonzado, que gusto mas horroroso para vivir

Manuel dijo...

No se que me provoca más sorpresa: Uno preguntandose que hay de cierto o el otro afirmando que todo es cierto. Jajajaja.

Yo creí que esto era un experimento bloggero y literario. Además, en mi puta vida he leido un pinche libro, y solo Batio sabe que es el simbolismo y todo eso. De lo que si podrían acusarme es de tirarme una gorda. ¿Quien no tiene algo asi en su conciencia? Ajuaaa...

Anónimo dijo...

Alguien puede dar noticias de Luis???

No ha escrito en su blog ni ha opinado nada!!

Luis dijo...

donde esta NEB????

Manuel dijo...

Donde esta Plaquetaaaa??

Y sobre todo: DONDE ESTA EL TATA NACHON???

(oye, Luis... por que no lo invitamos a escribir? jajaja)

chilangelina dijo...

Sí, pero lo más importante: ¿dónde está el camión cargado de dólares que uno recibe una vez que empieza a postear en Recolectivo?

Luis dijo...

jajajajaja, Nachon en Recolectivo, snif.

Chila, tu no te preocupes, viene por Colombia, ya mero llega.

Anónimo dijo...

PORQUE EL MAMONSETE DE CONTROL ZAPE ESTA COMO MIEMBRO DEL BLOG PERO NUNCA HA ESCRITO??

SI, ASI ES, SON MAYUSCULAS Y...???

Israel V.R. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Israel V.R. dijo...

Hay una diferencia diametral entre citar autores de renombre y entre usarlos como parte del texto. Me sorprende como autores y corrientes se enlazan en la creaciòn de tu personaje y no terminan agoviando como pedanteria snob.

Excelente, sólo te faltó una historia oculta y sería de antología.

Kuruni dijo...

El texto es sobre un hombre ebrio pretencioso o es un texto pretencioso sobre un hombre ebrio...

Está bien escrito pero tengo sentimientos encontrados.

Manuel dijo...

Aaaah, Kuruni... hasta parece que lo escribiste tú!!... Jaaa!

Y prefería que tuvieras buenos sentimientos y que tuvieras mi escritura encontrada.

Ajua.

mezquitic dijo...

Chingon, Cheers!

Israel V.R. dijo...

Relectura:


Creo que el lenguaje no corresponde a la construcción que hiciste del personaje, aunque la atmosfera se trabajó.

Manuel dijo...

Bueno, ya que andamos en esto de las observaciones...

Israel... Relectura:

Se escribe agobiando, y no agoviando. Probablemente un error de dedo, ¿verdad?

Por otro lado, el relato carece de atmosfera. En realidad es un llano monólogo a guisa de confesión pública. No es en absoluto personal, pero por desgracia fue necesario referir autores para establecer la diferencia entre ser un borrachito patibulario y un borrachito culturoso.

En fin.

Israel V.R. dijo...

no, no fue un error de dedo.

Chido, luego hablamos de otras cosas.

Blogalaxia