lunes, 9 de marzo de 2009

Nuevo Horizonte: Domingo 8

Yo nunca pensé en tener niños. Me sentía muy bien así, yendo a trabajar, haciéndome de mis centavos y yendo a donde se me pegaba la gana. ¿Bailes?... si, a muchos, con mis amigas, mi hermana Chío y a veces sola. En esos bailes es que conocí al papá de Heriberto. Siete años hace que llegó a mi vida este chiquito.

El tipo nunca volvió pero yo me enamoré de la sensación de abrazar ese cuerpecito chiquito, delicado, carne de mi carne y con mi sonrisa, mi manera de andar… y por eso es que cuando Betito apenas tenía dos años, me aventé a tener la parejita. Y así fue.

Itzel nació más güerita, más parecida a su papá, quien era grandote y chapeado. Pero ni siquiera el pelito chino de Itzel, ni su cara, copia de la de su papá, hizo que él quisiera quedarse tampoco.

Ya con dos niños es más difícil salir a cualquier parte, ni siquiera a trabajar tanto, pero me las iba ingeniando, nunca tuvimos dinero de más, pero tampoco permití que mis niños anduvieran miserables por la vida. ¡Ellos tienen a su madre!

Hace cuatro años, mucha gente fundó la colonia “Nuevo Horizonte”, robamos de entrada los terrenos, luego llegó Invisur y nos sacó dinero, pero nunca tuvimos servicios. Acaso la barranca de “las calaveras” para traer el agua. Pero teníamos ya nuestra casita. Nuestra y de nadie más.

Si, de acuerdo, era una casita muy sencilla, pero ahí empezó Itzel a caminar y a jugar con Betito, a darme todas esas alegrías que ahora me están comiendo el corazón. Así, señor, pasó que me embaracé de Fátima hace tres años… si, llevan los tres mis apellidos: Aquino Cabrera, si.

No importa que no tengan padre, yo le agradezco mucho a Santa Gertrudis que me haya dado a mis angelitos… siempre.

Pero el sábado, ya mis chiquitos tenían harto sueño. Yo me cambié… sí, yo trabajo lavando puestos en el mercado Baltazar Leyva… como siempre, los dejé dormiditos. Todavía me regresé a ver que estuvieran sequecitos, bien arropados, los besé, señor, los besé como los besaba todos los días… y dicen que fue una veladora, dicen que es porque mi casa es muy pobre y que la costera y la lámina de cartón no dejó hacer nada, dicen que se vio el incendio desde la colonia 10 de Abril, que queda en el cerro de enfrente. Pero nadie hizo ya nada.

A las doce los enterramos. Ahora ya sé porqué me fui llorando la noche de anoche… algo adentro me decía que ya no iba a volverlos a ver… y ahora, me quiero morir yo, señor. No voy a poder vivir sin mis chiquitos… no quiero vivir sin ellos.

18 comentarios:

César dijo...

Chale

Snif


Faltó que una se llamara Toritooooooo

Rekiem dijo...

El tema "Miedo a los niños" te inspiró a escribir esto??? Me das miedo...

Mel dijo...

No mames, neta que es cierto que es a lo que mas se le teme cuando se involucran niños.... a perderlos. Creo que escribiste lo que te vino a la mente al ver el tema y me agrado, te fellicito.

Alter Ego dijo...

...justo pensaba en el Torito.

Este post parece una nota extraida del Alarma o La Prensa.

Vida culera.

Sólo le faltó la música de Rubén Blades.

Julio C324r dijo...

Basada en hechos reales.
Y si, neta que eso se me vino a la mente, pinche horror de despertar sin ellos, sabiéndolo.

Me cae de madre que me muero.

Nefesh Bleu dijo...

Así es... yo creo que el mayor terror que te pueden dar los niños reside en su fragilidad, en que puedas lastimarlos sin intención de hacerlo. Y si eres padre o madre, en perderlos.

Antes de ser padre de familia, mi temor hacia los niños era que me dijeran la verdad, esa verdad que, a veces cuando crecemos, hacemos de lado o simplemente ignoramos.

Buen enfoque Julio.

Enhorabuena.

Eo dijo...

(T_T) pa que se fue si sabia que no los iba a ver otra vez

Anónimo dijo...

No mamar, en verdad que me solto unas lagrimas, muy buen escrito, te hace pensar.

Anónimo dijo...

Esta del pitooo

Anónimo dijo...

Vientos a todos los del Recoletivo por la labor creativa. Y si, de la vida Real, ver nota en sección: Estados de La Jornada.

chilangelina dijo...

Chia. Pura lágrima con este tema, me cae.

El hijo de la chingada dijo...

De verdad que eres un CULERO cuando te lo propones, pinche mara ojete

Dy Häggen dijo...

Hey me agradó. Es común leer "Notas Rojas" pero capturar y llevarlo todo a un plano de emociones es otro boleto!!!
Felicidades, muy conmovedor

Dy Häggen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ulises axel dijo...

un niño...

tazy dijo...

ta rebueno este texto

Wuisho dijo...

No chingues que trauma psicológico ha de estar cargando cada vez ve a una ñora darle besos a sus peques...

Rouge dijo...

Au... me dolió... como mamá que soy, eso duele en lugares que no enseñan en anatomía física.

Blogalaxia