martes, 26 de mayo de 2009

Sueños, idiota


Qué sensación esa, la de estar entre la vigilia y el sueño. Cuando estás tan cansado que quisieras dormir tres días seguidos, pero te la estás pasando tan bien que en verdad quisieras no dormir. Entonces empieza la lucha contra el reloj que avanza sin ritmo, te recorta el tiempo y al mismo tiempo te jode más. Y jodido de veras, si el tren que te espera sale a las seis.

La única noche que estuvimos juntos apagué la luz y me apuré a meterme en la cama. Debí haber sido más caballeroso, pensé: la tipa apenas se había desnudado; ella aún estaba de pie y yo le di un rozón por detrás, se lo acomodé un poquito entre las nalgas, y acto seguido me clavé en las sábanas. Al grano, pues, parecía decirle; pero no. La verdad es que me urgía apagar la luz y meterle mano, pero también quería ganar el lado izquierdo de la cama; porque en casa, con mi mujer, yo duermo del lado derecho.

Cuando era joven lo mío era la transgresión: patearle las bolas al sistema, levantar el puño al aire, usar el conocimiento para recuperar el poder –a saber, recuperarlo de quién y para dárselo a quién carajo. También soñaba con viajar, con conocer, con tirarme a un montón de chicas, con escribir un libro bien bueno y tal vez hacer algo de música alguna vez. Con nunca dejarme atrapar por el sistema, y nunca ser como ellos; no darles gusto, no entrar en la horma, no checar tarjeta en un reloj. 
Así que aquí estaba, en plena vigilia. Porque igual supongo que dormir con otra algo de rebeldía lleva en sí.

Qué buenas tetas tenía la tipa. Aunque lo mío siempre ha sido más el culo: unas buenas nalgas redondas son mi perdición. Pero desde que le vi las tetas quise tocárselas, así que una vez en la cama me di vuelo; a obscuras como estábamos no tengo idea de cómo se veían, pero se sentían aún mejor. De pronto, entre que se lo metía como que no quiere la cosa, y entre que se las amasaba bien sabroso, me di cuenta de que me estaba ganando el sueño.

Es tan raro empezar a soñar cuando en realidad no estás dormido. Las palabras se te quedan en la mente como un eco; se te mezclan como fantasmas con imágenes de ayer. De pronto me soñé volviendo a mis parajes de niño, a mis batallas de joven, a mis varios primeros amores. Mientras ella me lo chupaba yo ya andaba en otro lado. Me soñé recorriendo mis caminos pendientes, brincando de ciudad en ciudad, de país en país, cruzando fronteras; cantando canciones conocidas y bailando con chicas adolescentes de faldas cortas y piernas firmes y ojos candorosos y mirada suave. 

Soñé que lo que he logrado, lo que me hace ser admirable, respetado, realizado, dejaba de ser lo que al mismo tiempo me ata y me está secando el corazón. Que los hijos, el empleo seguro, la posición, la casita de mis sueños, la palmadita de mi jefe en la espalda, el auto y el fin de semana, no eran lo mejor que me podía pasar. Soñé que mi pelo aún era negro, que mi voz aún sonaba fuerte, que mi sonrisa no era gratuita y mi tolerancia era menor. Soñé que decía “sí” con menos frecuencia, que decía “por qué” con más convicción, y que dormía del lado de la cama que me viniera en gana.

Sentí la boca seca; tenía que tomar un tren. Me vestí como pude, sin prender la luz y dándole la espalda. Quise escaparme, llevarme el último pedazo de sueño conmigo; evitar su figura desnuda parada junto a una lamparita infame siendo testigo de mis sueños idiotas. Con sus tetas gloriosas y sus nalgas comunes y su airecillo pedante de libertad, siendo testigo de mis sueños; la muy idiota. Mis pasos resonaron en la escalera dos horas después de que me fui.

22 comentarios:

Yopo dijo...

"Soñé que lo que he logrado, lo que me hace ser admirable, respetado, realizado, dejaba de ser lo que al mismo tiempo me ata y me está secando el corazón."

Wow. Que duro.

Rox dijo...

Creo que no había leido nada tuyo con este estilo y definitivamente me latió.

Vientos!

El Belo dijo...

Me gustó mucho.
Saludos.

Nikko 2.0 dijo...

Ole! me vuelvo fan tuyo a partir de YA!

Romina Power dijo...

Lo mismo que el de arriba.

Manuel dijo...

Story of my life, pinche vieja?

Para eso somos amigos?

Snif?

Jajajaja.

Un saludo.

Pinkrobot dijo...

No he leído un solo post tuyo acá que no me haya gustado, aunque ese tratamiento del hombre de mediana edad con sueños fracasados se ha vuelto recurrente en recolectivo.

chilangelina dijo...

Pinkrobot, tienes razón: al parecer todos escribimos sobre la vida secreta de mi carnal el Manuel.

Qué chido que vienen a leer en martes, con tanta hueva que da a veces.

tazy dijo...

iras, ya andas de narradora de ficción. gusta, gusta.

chilangelina dijo...

Tazy: ¿o sea que tú creías que todos los textos anteriores eran autobiográficos?
Interesante que la "ficción" sólo se note cuando el personaje que habla en primera persona es del sexo opuesto...

Casillero dijo...

Una verdadera delicia leerte. Y qué diantres tienen contra las historias de hombres de mediana edad de sueños fracasados.

Supongo que lo recurrente fueron los temas de la semana esperanzas inocentes y sueños idiotas parecen ser lo mismo

RAH dijo...

Muy bueno! la frase "dormía del lado de la cama que me viniera en gana" es demoledora

El Contador Ilustrado dijo...

ese extraño momento del semi-sueño a medio despierto, delicioso cuando vence el sueño y frustrante cuando no llega.

buen sueño

chilangelina dijo...

Casillero tiene razón. Yo también sentí que debimos haber dejado espacio entre ambos temas.

Kyuuketsuki dijo...

Hace algunos meses me sentía en esa situación. Hoy ya no, pero me identifiqué gacho con tu post. Esa sensación de libertad... que paradójicamente, a veces constriñe.

¿Por que escribes tan bonito?

Vicky M dijo...

Me encantó.

La Sylvana dijo...

Me encanta como describes su deseo por la chava, hasta parece que de verdad le estas viendo las tetas. No te conocia estas manias!!

chilangelina dijo...

Kyuuketsuki: Awwwwwww! (biquerful, estoquer ¬¬).

Sylvana, todo aquel que ha sido visto puede imaginarse lo que el otro vio.

Daniel dijo...

Ese territorio ignoto tan lleno de misterio llamado el otro lado de la cama. DSB

chilangelina dijo...

Daniel, tan misterioso que a todos se les antoja visitarlo... pero en otra cama.

ほし dijo...

definitivamente uno de los mejores posts que he leído en recolectivo. Me encantó desde el principio. Creo que ha de ser difícil escribir desde el otro lado, el sexo masculino.
Me encantaron las descripciones, WOW.

Erika

chilangelina dijo...

Gracias, Erika!

Blogalaxia