miércoles, 10 de junio de 2009

10 yardas de castigo, cargos por asalto y 42 puntos de sutura.



Por razones que no vienen al caso, el tema de esta semana fue un caos. Cuando por fin comencé a pensar que escribir sobre "Vuelve" me vinieron un montón de cosas a la cabeza. Como siempre hago, traté de pensar en un ángulo cientificcioso, algo —guardando los pársecs de distancia— a la Robert Sheckley, sobre el viaje interior de un personaje regresando a los inicios de su personalidad. Pero incluso a mí me cansa lo que se me ocurre sobre el género, así que después opté por una ficción común y corriente; un grito y apología sobre el Eterno Retorno, pero un acertado comentario de Chilangelina me hizo dejarlo a un lado. De ahí salte de una idea a otra sin poder decidirme. Y ayer Manuel, con su post, le acomodo el tiro de gracia a todo lo que se me hubiera podido ocurrir.

Al final, después de darle muchas vueltas al asunto, volví al punto de partida que no mencione allá arriba: yo.

Cuando tengo un tema entre manos, inconscientemente siempre pienso en algo personal. Algo que refleje un poco —o mucho— de mí. Puede ser en una anécdota, un cuento, una farsa o hasta una alegoría incomprensible.

Y con "Vuelve" se me dispara un resorte gastadísimo por el uso: Volver a cometer los mismos errores.

Si yo fuera una persona pesimista (que no lo soy, aunque mi cinismo haga que la línea divisoria sea muy borrosa) diría que mi vida ha sido una repetición constante y consciente de errores. Siempre, cuando me he equivocado, mi primera e instintiva reacción es reagruparme y volver a intentarlo. Eso es normal y hasta deseable; el problema es que yo vuelvo a intentarlo siguiendo los mismos patrones y, literalmente, dirigiéndome con la vista fija hacia la misma piedra en el camino que me enseño que mi destino era rodar y rodar. Sólo que no me enseñó, o no aprendí, o no importa.

Siempre me aproximo a una situación desde el mismo ángulo: Yo. Y tal vez ese sea el problema, que simplemente no estoy capacitado para abordar una situación de la manera correcta; lo que hago es saltarle encima como niño en piñata rota. El problema es que muchas veces la situación es delicada, y lo que hago equivale a correr y taclear a la Madre Teresa de Calcuta mientras abraza a un niño pobre.

Después del desastre, mostrando un optimismo que raya en la ternura, me rasco la cabeza y me digo que la próxima vez seguramente funcionara, y entonces le salto encima a un cocodrilo mientras toma el sol. Así ad nauseam.

Tal vez el problema es que siempre me he considerado una especie de Deus Ex Machina (término que desde hace mucho he bastardizado como nick), en el sentido que pretendo solucionar las cosas sin seguir su propia lógica interna, siendo incoherente con la naturaleza del problema al asumir que todo puede resolverse en función de mí. Sobra explicar como termina eso siempre.

Por eso ahora, después de infinidad de aproximaciones incorrectas, volveré a intentarlo; porque en el fondo sé que en algún momento funcionará, que ahora sí funcionará. Estoy seguro. Vamos despacio para encontrarnos.


¡Mira! ¡Un dinosaurio!


28 comentarios:

Anónimo dijo...

Primis!!

Ingeniero McNinja dijo...

Cabron y el dinosaurio es un señuelo, fijate donde pisas por que de seguro esta lleno de mierda....

Anónimo dijo...

Oye webo... creo q tienes el concepto erroneo de lo que es el Deus Ex Machina:

Segun yo y mi maestro puto de arte en la prepa, explicaba que el deus era una "deidad" que la representaban en el teatro griego como una grua; vamos un puto aparato que cuando el heroe -en este caso tu- se metia en problema tras problema que a la vista del publico ya no tenia salvacion el pobre pendejo -tu- sacaban esa madre lo amarraban a un extremo lo sacaban de esa y pum! en un escenario nuevo y 0 pedos no se si me explico...

Pinchi viejito mamon pretencioso...

Saludos de todos modos.

Luis dijo...

No anonimo, tu y tu maestro andan bastante perdidos, google es tu amigo.

Kyuuketsuki dijo...

Quizá el problema (aunque seguramente diré una tarugada, como siempre) es que los deus ex machina no funcionan en la vida real; solo en los relatos ficticios. Por lo menos ha sido así para mi.

El final estuvo genial: un dinosaurio!! Jajaja

El Belo dijo...

Pues yo primero voy a ver que es "deus ex machina" y luego comento, jijiji.
Saludos y perdón por tan pobre comentario.

Anónimo dijo...

Y esa es la definición de locura, hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente.

Luis dijo...

Jaja, es el mejor comentario que me han dejado.

Cu-cu.

Anónimo dijo...

Deus ex machina? yo diría más bien... pendejo.

RAH dijo...

Si bien es complicado tratar de resolver un problema en función de sólo una de las partes eso no implica que sea erróneo en si mismo, ya que solo podemos controlar el comportamiento propio. Es mejor intentar y fracasar que sentarse y echarle la culpa a los demás.

Lex Addictive dijo...

Se aprece a la frase "el que no se cansa, cansa a la adversidad". El problema de los "Deus ex machina" es que alguien los reconozca o simplemente le importe. O podrías terminar como el europeo que intentó asustar a los mayas con un eclipse y como premio lo sacrificaron y le leyeron el pronostico de eclipses para los siguientes mil años.

AnarKista Super Estrella dijo...

Hay un cartón de Mafalda donde su padre dice "Parece que la vida cree que soy su sparring"... Los seres impulsivamente incoherentes somos así: caemos, pero somos tercos y obstinados en querer corregir pendejada tras pendejada...

Tengo una tesis: aprendemos de nuestros errores, eso es un hecho y lo predicamos con la demás gente. Pero nosotros que ya hemos aprendido, cometemos las mismas pendejadas tal vez para aprender más, para ver si se nos fué un detalle o algo...

Ya después nos cansamos, y tomamos las riendas de la vida... Pero ahora si, a la tercera ya nos la pela, porque ya sabemos a lo que le tiramos...

Un abrazo...

Cheers...

Anónimo dijo...

tienes razón google es mi amigo.

El Deus Ex Machina es un recurso muy común en autores carentes de imaginación.

Vergamin dijo...

"El sentido de las palabras se lo otorga su cualidad semántica, nenito"

:D

Claro.. es lo mismo:

"El jamás había gozado la audiencia que tuvieron blogueros como Semidios..."

Que:

"Él jamás había gozado la audiencia que tuvieron blogueros como Semidios..."

Así como también es lo mismo:

"Como expulsamos a los culturosos, como el batianismo fue la avanzada sangrienta y brutal..."

Que:

"Cómo expulsamos a los culturosos, cómo el batianismo fue la avanzada sangrienta y brutal de crítica, golpes y dramas..."

Claro, los acentos son meras reglas ortográficas. Qué excusa más estúpida para justificar errores tan pendejos, "nenito".

GoZaDoR de PerrOs dijo...

¡MUERTE AL PUERCO JOTO!

Zed dijo...

Buen post. Sencillo, pero bueno.

El Contador Ilustrado dijo...

es como la varita del mago que saca chispas de colores

Anónimo dijo...

boss dijo...
puta hueva quien chingados va a leer tanta pendejada??

el huevo: tu amargado ruco solterón y pendejo, con empleo mediocre supliendo su falta de cariño con una pantalla gigante

manuel: ¿? tu pendejo ruco calvo desconocido con mucho tiempo libre para pelearse con anonimos en internet que lo ahcen quedar como el idiota que es o al menos aparenta ser

fredymatico-: un simple maricón pipope, principe de los putos

El fantasma de los ricos dulces de albaricoque dijo...

Pero no es lo mismo huele a traste que...

Javo dijo...

...lago en el cielo??

Alchemist dijo...

si no t funciona, rediseña y vuelve a intentar x otro camino..

:) dijo...

desde cuando los nigratas tienen opinion? ordenale que regrese ahora msmo we

Daniel dijo...

Desatino controlado decia Carlos Castaneda en boca de don Juan Matus.

Anónimo dijo...

42 puntos de sutura? Me imaginé una autopsia. Si, ya se que son mucho más.

Anónimo dijo...

Jajjajaja xD!
Me encantaron tus metáforas... de hecho me reí un buen ;D
Pienso que el caos existe en cada ser viviente, en algún momento de su vida, valga la redundancia, y hasta en seres no vivos... a todos nos atrapa algún ''tipo de caos'' no vale mucho la pena preocuparse, eso nos llega y ya.
El lío es salir, verdad.



Alejandra.

Hermes dijo...

Recurriendo a la alquimia y a la fisica: Por mucho que se hagan las cosas iguales, no existen dos situaciones iguales... siempre cabe esperar que un cambio minusculo altere el resultado. Hacer lo mismo y esperar algo distinto no es solo la definiciond e locura, sino de la esperanza y de la fisica cuantica... have fun ;)

MojoJojo dijo...

Por que será que hay tanto "ANONIMO" tan agresivo y reprimido sexualmente, incapaz siquiera de poner un Nick para diferenciarse a los demás reprimidos

¿O será que "ANONIMO" es multifacético? Tal vez nunca lo sabremos…

PD: Chido Post!

rana dijo...

Creo que en el fondo, todos hacemos eso, pretendemos haber aprendido de nuestros errores sólo para evitar la etiqueta de estúpidos pero, al vernos frente a otro problema, le buscamos solución con los mismo parámetros y con la misma esperanza de demostrar que el universo se confabula en contra nuestra.

Blogalaxia