lunes, 8 de junio de 2009

¿Cómo ha sido colaborar con otros autores con estilos y personalidades tan diferentes?


Como blogger, participar en Recolectivo es una gran experiencia. Las tallas de los autores, la gran exposición que se tiene, las retroalimentaciones en forma de comentarios, y ése tema semanal que hay que escribir a costa de todo.

Me gusta el concepto de Recolectivo. Es demasiado real, y eso me apetece sensacional. Para empezar, la selección de autores es completamente arbitraria, y carece de metodología práctica. El plantel se ha integrado de perfiles que van de similares a mutuamente excluyentes: periodistas, adolescentes ególatras, criminólogos, blogstars, moneros, empleados, locutores, y otras escorias innombrables. Esos perfiles le dan un mosaico entretenido de opciones al lector. No hay nadie mejor que nadie, sólo estilos diferentes.

Por otro lado, no conozco a todos personalmente, si acaso sólo a algunos. Eso hace éste proyecto aún más sui generis y virtual. No cabe duda que me encanta leer los post de chilangelina, la crudez de Daniel, la ficción de Luis, los textos impecables de Beto, los monos de Guffo, las sorpresas de Manuel, la sensibilidad de Rox o la chica de los tacones que odia a los hombres, por mencionar los primeros que se me vienen a la mente. Pero, eso sí, me gustaría conocerlos a todos personalmente, invitarles una buena chela.

Por mi lado, he sido un blogger muy irregular. Geek confeso, pero socialmente aceptado y hasta mimado. Estudié una carrera de poca afluencia de culturosos, por eso lustro mi calzado y me recorto la barba dos veces a la semana. Cualquiera que me viera un día normal por la calle, no adivinaría que escribo en Recolectivo, ni siquiera que escribo. Pensarán que soy un jock-superficial y megalómano. Que voté por el espurio, que mis amigos y yo hablamos de nuestros viajes a Miami en el jacuzzi de algún fitness club, así como comparando nuestra capacidad de compra de gadgets redentores e inútiles antes de nuestra primera hipoteca.

Pero no, ya he dicho muchas veces que saqué menos de 8 de promedio. Y no diré exactamente cuanto por pena. Demandé a algunos ex-empleadores, defraudé a American Express, y me masturbé severas veces en la pubertad pensando en una prima sabrosísima. También fui expulsado de un colegio, y he robado varias cosas de autoservicios y tiendas departamentales. Hacienda me persigue, sin embargo boicotié al sistema y ahora tengo el trabajo de tus sueños. Me levanto a la hora que quiero, y fumo sin desayunar. También oriné muchas veces la virgencita de Guadalupe que yace en la carretera de la Rumorosa.

Entonces, la pregunta es.

¿Recolectivo me querrá en su panel, siendo un blogger sin miles de seguidores, tampoco una eminencia literaria, y mucho menos un culturoso comprometido?

18 comentarios:

Manuel dijo...

Guey... eres del domingo, recabrón!!

Al menos atrasa la fecha, puto.

Colaborador espurio de Recolectivo.

Nos vemos mañana.

La.Angie dijo...

al parecer le vale mauser el tiempo, el esta aqui .. por bonito XD.. jajaja...

Seguire paseandome por aqui...

saludancias

- B.tO - dijo...

Jajaja. La Maga no odia a los hombres, los ama en demasía.

Y siempre he querido robar algo de una tienda, pero soy demasiado marica y acabaría confesando el crimen.

Y qué comentario más inútil es éste, bah.

Sorel dijo...

Sí recolectivo no te quisiera aquí desde hace mucho (bueno no, mejor desde tu segundo post) te hubiera pateado el trasero, pero ya viste que no.

Anónimo dijo...

chinga tu madre PUTO HOMOSEXUAL.

Lex Addictive dijo...

Se ve que tienes bien etiquetados a todos en recolectivo por cierto la traducción de several times no es severas veces

César dijo...

Manuel: No mames güey, no sé como hacerlo. Snif. Siempre escribo muy tarde.

Anónimo: Espero cada post que me llames homosexual, pero sería más divertido sí fueras más creativo.

Lex Addictive: Tienes razón. Uno a veces se vuelve loco, y eso del "severas veces" sólo me lo he leído a mí, y la neta que ni me había puesto a pensar que tenía un orígen sajón. Gracias.

controlzape dijo...

y otras escorias innombrables

Nosotros preferimos que nos llamen escépticos. Es más corto.

outlaw dijo...

la escoria somos algunos que leemos we; como dicen arriba, la maga no nos odia, solo representa ese papel para atraer incautos, jejeje esa pequeña cerda manipuladora ...

borregata dijo...

Te la remamas cabrón, si ya tenías el post escrito ¬¬

controlzape tiene razón, escorias innombrables es muy largo.

story teller dijo...

Q TIPEJO

ほし dijo...

sin duda alguna, también eres de mis artistas favoritos de este blog.

ほし dijo...

y también me encantaría conocer a los demás...

Daniel dijo...

Yo robaba libros, tambien fui expulsado del colegio, pero jamas he gastado un peso en un juguete cibernético. Y si, las primas son grandes musas en la adolescencia. DSB

Anónimo dijo...

Mi estimado Cesarín, soy muy fan de tus posts...Yo sigo esperando que (me) incluyan a un homosexual, creo que ya te tocó embarrada del "anónimo" que al parecer aparte de homofóbico es medio asno para diferenciar, inclúyanme en su recolectivo para que me diga Homosexual sin ofensa, eso es lo que soy, y luego?...En fin, anónimo, ve a ver a un psicólogo en una de esas nos conocemos y terminas empinadito y sin la culpa de quien tira la piedra y esconde la mano. Si, ya sé, yo escribo igual: anónimo, pero es por pendejo más que por pocos huevos y closetero.

César dijo...

Anónimo 2 :



No sé como esté eso de las candidaturas. Pero el que nos regentea, padrotea, y paga la nómina es Luis, mándale un correo: asimov2324@gmail.com . Creo que incluir un homosexual es lo que nos faltaba, para la apertura racial-social-cultural y económica de Recolectivo.

Sobre el anónimo 1, ¿qué te puedo decir? Realmente me da igual. Pero me daría gusto que te empinara el anónimo 2 que resueltamente lo hará gratis.

Daniel:

¿O sea que te robas los juguetes cibernéticos?

Aury dijo...

jaja, en serio que estas re cagado...

Anónimo dijo...

También oriné muchas veces la virgencita de Guadalupe que yace en la carretera de la Rumorosa.



Pa que vean que es malo y muy cabron, pendejo.

Blogalaxia