jueves, 9 de julio de 2009

We could have ruled the world.



Sus ojos azules fijos como joyas de jade, cerrados ahora bajo sus párpados ligeramente lilas. La piel blanca y suave al tacto, como él la recordaba. Toda ella estaba ahí recostada con su belleza irradiando el espectro azulado de luz que iluminaba la habitación. Los labios de un color rosa quemado, casi rojo, que se lucían tan vivos como la primera vez que la había visto. El cuerpo delgado, como esculpido en mármol, de piernas largas y manos delicadas. De su cuello pendía una delgadísima cadena de oro blanco, y de ella, un dije en forma de estrella.

Pasó sus dedos discretamente por su cuello, apenas rozando, como si tuviera miedo de despertarla del ensueño eterno. “Mi estrella”, murmuró mientras sentía como su piel quemaba al contacto con la de ella. Un escalofrío le recorrió toda la espina dorsal hasta llegar a la nuca. Ella siempre había tenido ese efecto en él. Avivaba sus sentidos, era como un depredador que percibía el olor de la sangre. Era… emocionante.

Su cabello largo y rojizo aún relucía con el brillo vivo de su juventud. El perfume era tan dulce, tan obsceno, tan vicioso, tan libre. Con la mano limpia entrelazó sus dedos con su cabello. El aroma explotó en su cara embriagándolo aún más de ella, volviendo su éxtasis más enfermizo y retorcido de lo que ya era.

Un hilo delgado de líquido cálido resbaló por su frente. Él se estremeció al sentirlo entre sus dedos y rápidamente lo limpió con una de las sábanas que estaban tiradas cerca en el piso. Con los labios temblando le besó frente, como lavando el resto de la sangre de su rostro hermoso. Continuó besándola, besó sus ojos, su nariz perfecta. Y se quedó congelado con sus labios pegados contra su mejilla por un largo tiempo, como si quisiera sentir cuando el último ápice de color se escapara de ella.

Poco a poco el calor se fue escurriendo del cuerpo inerte de la joven. La apretó contra su pecho para retrasar la fuga. Él nunca habría querido esto. Por una parte, su belleza parecía más divina que nunca, pálida y consagrada como una diosa intocable. Pero en el otro lado, la había matado, el ser al que más amaba sobre este mundo, si a eso se le podía llamar amor. La única persona que había encendido en él la pasión reprimida, que a los ojos de los demás era locura.

¡Pero ellos no entendían! No sabían nada de él ni de ella, de cómo se amaban. No tenían derecho a opinar. No eran dignos de ellos, de su amor, de su felicidad. Por que los demás estaban celosos de su felicidad. De todo lo que pudieron lograr juntos, de lo que vivirían. Celosos por que sabían que a su lado, él podía conquistar el mundo. ¡Todo lo que habría hecho con ella!

No le había dejado opción. Se amaban, pero ella no podía ver tampoco de que manera. Había permitido que los demás la cegaran de las posibilidades. Lo que podría ser, lo que él le ofrecía. Pero prefirió al director de quien sabe que empresa importante. Se fue de su lado, sabiendo que con él podía alcanzarlo todo. Lo que pudo haber sido a su lado, feliz, amada, eterna, hermosa, viva. Por siempre suya, felices hasta el fin.

Las gotas comenzaron a azotarse contra la sucia ventana del cuarto como desquiciadas exigiendo entrar. El frío de la noche aceleró el congelamiento de la mujer. Él la tapó con la misma sábana ensangrentada, acarició su cabeza y besó su cuello. Un relámpago iluminó la habitación seguido del rugido furioso del trueno que retumbó sobre la ciudad dormida. Se apretó aún más a ella y quitó delicadamente los cabellos de su oreja. Una sonrisa torcida y demente se dibujo en su boca y la abrió para canturrear una canción que había escuchado en la radio esa tarde cuando la fue a buscar.

“I used to roll the dice, feel the fear in my enemy’s eyes. Listen as the crowd would sing ‘Now the old king is dead! Long live the king!”




m.melon

8 comentarios:

Cerrado dijo...

Juar juar
Yo leí antes que nadie!
Felicidades miff

Anónimo dijo...

jamas acabaras de impresionarme jaja pie felicidades por esto tienes un buen futuro por delante
...FELTURO...

CocodriloRojo dijo...

Bueno es post, se parece a uno que hizo Salaverga hace ya un buen tiempo, pero vamos, eso no le quita creditos al post.

El Cha dijo...

tssss... buen post... "¡Todo lo que habría hecho con ella!" que frase y que duro... por fin un "con ella" y no un simple, triste y trillado "por ella"
un aplauso.
Saludos.

Anónimo dijo...

qué buen post, mucho mejor qe el de muchos aquí, saludos!

Anónimo dijo...

muy bueno, y aún no eres autor temporal?

Anónimo dijo...

me equivoqué arriba: aún no eres autor permanente? ahí está.

Ferter Punk dijo...

No se porqué, pero al leerlo, me llego a la cabeza "Grenouille".

Blogalaxia