viernes, 1 de enero de 2010

Instrucciones precisas para convertirse en un nuevo aristócrata:



Aristocracia.

(Del gr. ἀριστοκρατία).
1. f. En ciertas épocas, ejercicio del poder político por una clase privilegiada, generalmente hereditaria.
2. f. Clase noble de una nación, de una provincia, etc.
3. f. Clase que sobresale entre las demás por alguna circunstancia. Aristocracia del saber, del dinero

Real Academia Española © Todos los derechos reservados



1) Gane/ robe/ adjudíquese un puesto de elección popular, si es en la Cámara de Senadores está usted en la Hora del Gane y ya dejó pendeja a la Kippy Casado.

2) Vuélvase Cardenal de un rancho bicicletero wannabe y manipule a las masas (ojo, se necesita ser misógino de mierda, homofóbico y un reverendo pelotudo; absténgase de aplicar si no reúne los requisitos) mientras obtiene de ellos dádivas y regalos.

3) Conviértase en director de una empresa transnacional y después aplique a la candidatura presidencial de su país, prometiendo cambios y democracia.

4) Una vez completado el paso 3, gane la candidatura y cásese con una airhead con ínfulas de princesa, realice fraudes millonarios y deje en pelotas a su país; no es necesario saber leer, pero si se quiere lucir, cómprese un Maratón y apréndase las respuestas de la categoría: cultura popular.

5) Si a usted no le alcanzó el seso (o las palancas) para ser Presidente de la Nación, confórmese con una gobernatura, eso sí, una vez que llegue al puesto y sólo después de mentarle la madre a sus "súbditos", róbeles lo que les queda (madre ya no mucha, que conste) y constrúyase una iglesiota re-grandota con la que pueda seguir sometiéndolos con leyes "profamilia", bien bonitas todas ellas.

6) Si usted más bien se considera todo un intelectual entonces júntese con sus parientes y amigos y construya un grupo de poder; secuestre a la Universidad de su estado y, cual feudo, gobierne como el Santísimo Padre donde su reino no tendrá fin. Eso sí, disfrace sus robos con ferias internacionales del libro y construcciones de teatros, bibliotecas, etc. Así, si lo critican dígales que la lana es para construir más prepas y campus universitarios donde ahora si no va rechazar miles de estudiantes. OJO: huya cual rata en quemazón de cualquier auditoría pública.

7) Ya si de plano usted resultó más cabrón que bonito, cómprese una televisora, pero cómprese la más grandota, conviértala en monopolio y entumezca el cerebro del pueblo, así usted será más poderoso que ni el propio Presidente. Después cómprese equipos de futbol y produzca realities donde, no conforme con transmitir basofia, cobre por verlos; forme grupos musicales tootsie pop donde salgan muchachitas vestidas de colegialas y maquilladas como putas golpeadas, y ya que tiene todo esto póngale la cereza a su pastelote organizando un Teletón (con lo que además el pueblo pagará sus impuestos). Es usted un genio, ¿no le digo?

8) Ahora que si es usted un red neck de un estado sureño, con una infancia difícil sin resolver (un niño interno lastimado, es como le dicen) vuélvase Presidente de la nación más beligerante del mundo y para desquitarse con la vida vaya y hágale la guerra a países del medio oriente, eso sí, ricos en petróleo. Mate millones y millones de ambos lados (soldados y enemigos), todo eso financiado por su pueblo y diga frases como: "we will fight terror with terror" y repita un chingomadral de veces: "God bless America" con banderita izada y toda la cosa pa' que amarre.

9) Si todo lo anterior falla conviértase en un líder sindical charro, sólo tiene que aguantar vara, chutarse los desfiles del Día de Trabajo y llevar las tortas de jamón a los acarreos, pero eso sí, podrá usar un relojote de oro, tener una camionetota de lujo y salir con viejas teiboleras aunque a usted ya no se le pare ni yendo a bailar a Chalma. La ventaja inigualable es que a usted lo sacan por las patas por delante antes de dejar el cargo, literal.

10) Este último recurso es a prueba de fallas: róbese la patente de unos polvitos "nutricionales", cóbreles regalías y funde su propia empresa cambiándole las primeras sílabas al nombre original. Ya que el negocio reditúe, compre a plazos el equipo de futbol más popular de su país y constrúyales un estadio ultramoderno, esta vez jineteando el dinero de la afición, off course. Eso sí, dese baños de pueblo asistiendo a los partidos y use sandalias porque es cool, aunque lo hayan bajado del cerro a claxonazos de pick up, oh yeah!

13 comentarios:

SK dijo...

Es un texto altamente disfrutable y en su mayoría verdadero.

Supongo que a alguien que busca el respaldo de la Real Academia Española para sus definiciones, le interesa hacer las cosas bien. Entonces:

1. La categoría del Maratón era "Cultura General".

2. Bazofia. Con z.

3. OF course significa "por supuesto". "Off course" significa "fuera de cauce", y aplica también para decir que algo se está saliendo de control, o que alguien no tiene ni idea.

ABUR dijo...

y tu quien chingados eres?

Adriana Medrano dijo...

clap! clap! Excelente, de lo mejor que he leido aqui. Juro que es cierto, no soy un lamehuevos.

draco dijo...

mucho weno,..¡¡¡¡ gran y triste verdad de nuestro México,.. tranza-avanza.. SNIF

Juan dijo...

El pillo es de Guanatos???

Anónimo dijo...

LA Pillo.

Anónimo dijo...

Asquerosamente cliché.
Recolectivo en picada.

Anónimo dijo...

11) Conviértase en un "hater" y escriba todos sus sentimientos en el blog de Recolectivo.

adrian dijo...

Excelente.

La Diabla dijo...

muy muy bueno me cae... como que bien digerible y entendible y sarcastico y acido jejeje

La Diabla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Diabla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Inwen dijo...

Excelente post! Me alegró el dia=)

Blogalaxia