lunes, 5 de abril de 2010

cansada.






Me molesta y me entristece que las personas que le sacan la vuelta a los caminos fáciles, que se esfuerzan y se superan se queden estancadas en un mar de pretextos alrededor. De alguna manera terminan dependiendo de las firmas y los sellos y las decisiones de cabecitas huecas que se embarraron en el lodo por un poco de poder. Y usan ese poder para chingar a los demás una y otra vez.

Me cae gorda la gente pendeja. No la ignorante (porque hay personas que aunque no sepan los nombrecitos científicos de las cosas tienen sentido común para entenderlas) sino la pendeja. La gente pendeja es aferrada. Le muestras su error y se amachan más. Si pudieran, cambiarían las cosas que no se pueden cambiar (como que el carbono tiene cuatro enlaces, y la gravedad es una fuerza real) antes de admitir que se equivocaron. Y hay muchos pendejitos con poder.

Estoy harta de las personas que quieren que lo que SU religión dice que SU Dios piensa sea ley para los demás. Un Dios debería ser una fuerza unificadora del mundo. En lugar de concentrarse en cosas que nos afectan a todos (cómo el manejo de recursos, que somos demasiados, que nos hacemos daño entre nosotros, que hay pedacitos de tierra de gente que muere por obesidad y pedacitos de tierra de gente que muere de hambre) se enfocan a juzgar qué hace cada quién con su cuerpo, con su mente, con su corazón. Yo sí creo en Dios, no como un señor barbón sentado viendo el mundo en una telesota. Sino más bien como una fuerza abstracta. Si me equivoco y existe el señor barbón perfecto, creo que le caería gordísimo ver como la humanidad nomás no avanza tomándolo como pretexto.

Me siento fastidiada de tanto cobarde, de tantas personas que destruyen con palabras, golpes y decisiones y se esconden. Que son capaces de desmadrar algo que no puede defenderse porque se sienten amenazados por su belleza, por sus capacidades, por su valor. Pero que cuando se enfrentan a alguien o a algo de frente, agachan la cabeza y siguen de largo almacenando más odio y asco para desquitarse cuando encuentren algo débil que lastimar.

Me desesperan los cínicos y pesimistas que lo único hacen es esparcir su mala vibra. (sí, como yo ahorita). Me gusta la gente que lucha de a poquito y propone. Que no se rinde, que cada cosa que no le parece la discute. Que puede ver su error en pruebas, que si le demuestras que no tiene razón lo acepta y lo entiende. Me gusta la gente que tiene el suficiente sentido común para mejorarse a sí misma y hacer mejor su alrededor. Que evoluciona.

11 comentarios:

Dragonfly dijo...

A mi también me gustaría ese tipo de gente, pero ¿donde esta?

Drumstick dijo...

Y al quejarte de toda esa gente, eres igual a ellos, pues tu tambien piensas que tu punto de vista es el correcto y lo manifiestas al criticar a los demas.

El chiste no es buscar tener la razon, sino evitar la soberbia.

Saludos =)

Kuruni dijo...

Dragonfly: Sí está, la onda es encontrarlos o volverte así para que se encuentren.

Drumstick: No busco tener la razón, simplemente expreso mi sentir. Envidio a las personas que se enojan de manera propositiva, en serio los admiro.

Por otro lado ¿Cómo es posible que si yo me quejo -escribiendo- de alguien que es cobarde y ruin eso me hace igual?

¡Saludos de vuelta! ^^

elvis dijo...

... y parece cosa de a proposito; pero siempre ese tipo de gente te toca como jefe directo, compañero de proyecto, etc ... Algo estamos haciendo mal, me cae ...

Eduardo Morinakemi dijo...

Buen post.

Dragonfly dijo...

Yo creo ser como esas personas. El caso es que si las demás no son igual, seguro te tiran de loco utópico.

Héctor Sandoval Villa dijo...

trabajando en el gobierno encuentras mucha de esta gente, afortunadamente luego llego al aula y los muchachos me devuelven la fe en que esto va a cambiar

Drumstick dijo...

Kuruni: Es muy facil, ya que al despreciar a las personas (esten bien o mal), generas la misma reaccion que hacen ellos al actuar asi.

Es como los fanaticos religiosos y los fanaticos ateos o que creen solo en la ciencia, es lo mismo, solo cambia el bando, me explico???

Saludos =)

Kuruni dijo...

Si entiendo a qué te refieres. Pero no los desprecio, sino que me lastiman ("me molesta, me entristece, me cae gorda, estoy harta, me siento fastidiada, me desesperan").

Per se, cada quien puede ser como quiera, creer en lo que quiera, ignorar lo que quiera, lo que me molesta es cuando el impacto que generan afecta a los demás (e.g., un cobarde viola a una niña de 14 años, y -por fanatismo- ningún médico o juez le permite abortar aunque por ley esté en su derecho; sobran ejemplos).

Comparto tu opinión sobre el fanatismo. Si me da tiempo me expando en el tema en un post. Y gracias!!

Kuruni dijo...

Eduardo Morinakemi: Gracias.

elvis: Yo siempre quiero creer que algo estoy pagando :(.

Héctor: Fíjate que tienes razón, cuando te encuentras con mentes jóvenes que tienen tanto sentido común te animas. Hay mucho chavo distraído pero son más receptivos a los cambios.

Kuruni dijo...

Dragonfly: A los soñadores siempre los agarran en bola... pero contagian. Yo a veces me canso y me pongo pesimista... y a veces percibo cosas muy bonitas que me hacen desear ser parte de los que van a curar este caos.

Blogalaxia