domingo, 4 de abril de 2010

Pelos, pelos.




Ya tenía un cuento pensado, pero no puedo quitarme la imagen de la cabeza. El árbol con el cigarrote expresando su necesidad por pelos, pelos. Si tuviera a un juez enfrente, le diría: "Pelos, pelos". ¿Matola, violola, destazola y orinola la cortina? Pelos, pelos. Si repitiera el momento cuando me casé en el civil, le diría al juez: "Pelos, pelos". ¿Acep-pelos-ta-pe-usted-lospelos-a-esta-pelos-muje-los-esp-elos? Si mi mujer me preguntara, ¿eso qué quiere decir? Pues pelos, pelos, mi amor, quiero pelos. Igual y me va bien.

7 comentarios:

YoSabina dijo...

Jejeje... no son las palabras las que dan el sentido al lenguaje.

YoSabina

Anónimo dijo...

wtf ???

Anónimo dijo...

Que pendejada!!

Y la Yo sabina igual o mas estupida.

Chias.

Kuruni dijo...

Jajajajaja es que la imagen es genial ^^.

Eduardo Morinakemi dijo...

No entendí, pon una referencia al chiste.

EnNa dijo...

¿Por qué tú no tienes encabezado chido como los demás?

EnNa dijo...

Ah ya... para entender este post, regrese al de Kabeza del 1 de abril.

Blogalaxia