miércoles, 24 de junio de 2009

Ok, polisha.




Me castran los refranes.

 
Recuerdo que cuando era niña, mis papás se la llevaban diciendo: Dime con quien andas y te diré quien eres.


Obviamente mis papás ignoraban que en la primaria me llevaba con las más zorritas de mi salón. Les digo Zorritas porque así era cómo todos les decían. Teníamos 10 años y unas veían a tipos de prepa, otras admiraban a sus madres -que eran prostitutas- y muchas otras cambiaban besos y más besotes por cositas que les regalaban mis compañeros. No sé exactamente la definición de Zorra, pero sí sé la que las personas se han encargado de dar, y de ella me baso para decir, nuevmaente, que mis compañeras eran unas zorritas.


Recuerdo que ninguna hacía la tarea, sólo yo -y más o menos- , jamás sacaba diez en los examenes, no era muy sociable, tampoco la niña más simpática, pero la pasaba muy bien con ellas y nos reíamos de las mismas cosas. Dato curioso: todas tenían mejores calificaciones que yo. A todas les caían mejor las personas, y eran más populares; bonitas, accesibles, sociales, ¿tiernas? No sé. Pero creo que también me buscaban porque yo era de las pocas personas que no las miraban raro, que no hablaban mal de ellas y mucho menos de sus mamás.

En secundaria, me vi rodeada de amigos asquerosamente inteligentes, como si los hubieran poseído cuatro chamucos al mismo tiempo. Eran los que siempre tenían diez, a los que invitaban siempre a concursos, los que se llevaban el primer lugar en calificaciones en sus respectivos salones y en la generación. Tuve, si la memoria e ingenuidad no me fallan, una amiga que resultó ser de las personas más inteligentes que he conocido. Yo continuaba con malas calificaciones; dejaba todo para el último, nunca me esforzaba mucho, me salía constantemente de clases, inventaba excusas para no ir a la escuela, o ya dentro hacía uso de mis galas de mitomana para inventarme más enfermedades y largarme de la escuela. Aun asi, eran mis amigos, y no creo que en algun momento su inteligencia me resultara contagiosa, ni mi estupidez e irresponsabilidad se les pegara un mínimo. 

En la preparatoria, practicamente no tuve amigos. Y los escasos con los que me llevaba, no pertenecían a mi escuela y además resultaron ser todo lo que mis padres no querían que yo fuera. Tenía amigos briagos, fumadores, junkies metodistas, que dejaron la escuela, con tatuajes y perforaciones -y eso para mis padres, era el apocalipsis, uuuuuy- , vidas familiares mucho más disfuncionales que la mía y unas ganas de comerse al mundo tan grande como mi necesidad por tener amigos y ser la favorita de todos. Con ellos compartía mis gustos en música, el humor, y el gran desinterés por casi todas las cosas.


Mis padres los veían con desdén y los llamaban -Los greñudos-; pese a eso, ni siquiera sabían nada sobre ellos, cuando mucho y conocían sus nombres. De ahí que jamás me prohibieran -mucho- verlos, porque si se hubieran enterado que un 80 por cierto de su tiempo la pasaban alcoholizados o drogados, les habría dado el ataque y me hubieran amenazado con borrarme del arbol genealogico si continuaba frecuentandolos. 

Podría seguir con las descripciones de los -amigos- que he tenido, pero creo que se entiende mi punto, y ciertamente no está entre mis metas hacerles ver a las personas el tipo de gente con las cuales me he llevado y la clase de relaciones que he tenido con cada una de ellas. Basta decir, supongo, que todas hasta cierto punto resultaron ser muy distintas a mí, y al mismo tiempo compartíamos más similitudes de las que cualquier persona podría imaginar.

Siempre he creido que, no sé por qué, atraigo generalmente a las personas catalogadas como -lacras de la sociedad- .Aquellas que no son precisamente simpáticas ni los modelos a seguir que los estandares te imponen. Fui amiga de esas personitas en secundaria, y resultaron ser muchas cosas, menos rotundos ejemplos a seguir. ¿Habrá pasado lo mismo con ellos? ¿Decía algo de sus personas el que me reconocieran o admitieran como amiga, o tan siquiera, semejante?

Segun el refran que mis padres me cantaleaban, sí.


Ni siquiera estoy segura de lo que eso significa, pero me agrada de cualquier forma, sentirme parte de -un grupito-, aunque eso significa pertenecer al grupo de los que no tienen grupito.


Quien sabe. Tal vez sí se llevan más conmigo les salgan unos ojotes como a mí.
O resulten detestables para mucha gente que ni los conoce.




Tal vez, no sé, hasta terminen escribiendo en un blogsito que trascenderá en su vida mucho menos de lo que se podrán imaginar.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo siempre los he defendido (Los refranes "populares"), aunque hay que reconocer que la mayoría son máximas que siempre, siempre terminan cumpliéndose.

Anónimo dijo...

chinga tu madre huevo papa desobligado jajaja te quieres coger a esta putita vdd las de tu edad ya creen que eres un perdedor

Beltroni dijo...

Los refranes no hacen a la gente, y la mayoría de las veces que los padres quieren darlos cómo consejos, no sé por qué es lo que más rapido se desecha.

Nunca, NUNCA... apliquen un refran en el plano familiar. JA-MÁS.

El Belo dijo...

Ah esos amigos de la juventud. A mi me pasó lo mismo en la prepa, me junte con puro vándalo y un día hasta nos fuimos a talonear a la prepa 6 (Atracar a los chavillos que salían de la escuela). El caso es que a mi, en ese momento, si me retumbaron los refranes de mis papás y cuando era mi turno para quitarles el reloj a un par de chavillos, que me remuerde la conciencia tanto refran y pues no pude y me alejé desde ese momento de esos "amigos". Ahora creo que eso de que dime con quién andas y te dire quién eres, no está tan alejado de la realidad.
Saludos.

4narqu1sta 2uper3strella dijo...

Al final, los amigos te mandan a la chingada por sus espos@s... Eso es inevitable...

Por eso mejor escribir un blog, como dices, para no tener que estar rumiando en la soledad...

Yo también me junté con mucho lacra, pero afortunadamente no me hice uno... Los amigos que tengo no son lacras, eso puedo decirlo con orgullo... Por eso me salvé, tal vez...

Tal vez...

Cheers...

Anónimo dijo...

Ay wey!! te castran los refranes?
QUE HUEVOOS!!!!

Anónimo dijo...

DUDA TE AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Lex Addictive dijo...

No me gustan mucho los refranes porque cuando los dicen ponen cara de que te están abriendo las puertas del conocimiento.

Creo que lo bueno de los amigos es que ya sean lacras o genios te ayudan a cumplir tus propósitos de autosuperación o autodestrucción

mariposa dijo...

tienes razón Beltroni, "los refranes no hacen a la gente" pero la gente si hace los refranes y los hacen por una razon, la experiencia de la que ya goza la gente grande nos serviría de mucho, si la supieramos aprovechar....

"Dime con quien andas, y te diré quién eres" yo creo que tiene que ver con qué tanto nos dejemos influenciar y de nuestros valores... pues aqui ya contamos mucho del tipo de "amigos" que gozamos en nuestros años de escuela, y que no nos volvimos igual que ellos, pero tambien conozco muchos casos en donde el refrán se aplica tal cual.

asi que los dejo con otro refrán también muy conocido

"Cada cabeza es un mundo"

y el tipico, y que nunca debe faltar

"Nadie aprende en cabeza ajena"


pero como te diviertes aprendiendo.. jajaj apoco no? jajaja


saludos amigos

mariposa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mariposa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

"Siempre he creido que, no sé por qué, atraigo generalmente a las personas catalogadas como -lacras de la sociedad... "

neeeeel mas bien tu te sientes atraida por ellos, tu no atraes ni a las moscas.

Do the Doo dah dijo...

Anónimo dijo...

"Siempre he creido que, no sé por qué, atraigo generalmente a las personas catalogadas como -lacras de la sociedad... "

neeeeel mas bien tu te sientes atraida por ellos, tu no atraes ni a las moscas.




Jajaja, así o más ardida la gente.

ge zeta dijo...

Estoy muy de acuerdo con el comentario de Lex. La gente cree que contestándote con un refrán ya son los muy muy o que no hace falta decir nada más. Duda eres genial. Te juntas con pura lacra. Me sentiré orgulloso de eso, jajajaja


Sigo ardilla…

Goldenmage dijo...

el grupito de los ke notiene grupitos es el ke mas me gusta :)

Manuel intelectualoide de pacotilla dijo...

DAME! dejame probar esa poderosa VERGA, ese maravilloso cilindro de carne, ese ciclope del amor, esa barra de salami, comparte conmigo ese TREMENDO badajo de nervios que escondes tras tu bragueta.

Manuel puto literato de cagada dijo...

La envidia es uno de los 7 pecados capitales, asi que no seas pecador y comparte conmigo ese jugoso tronco de placer que cuelga d entre tus peludas piernas, no me hagas esperar, la saboreare y disfrutare mientras escribo otro de mis pendejisimos posts para el ñoñolectivo

Kyuuketsuki dijo...

Somos del grupito de los que no tenemos grupito. Que boneto, dudedita. Te admiro por juntarte con la lacra, just like me.

Blogalaxia