miércoles, 30 de septiembre de 2009

Amores de un rato



Me regaló unos amores de un rato.

"Así se llaman, tonto," respondió a mi gesto de confusión, "ni empieces a quererles encontrar significado oculto. Necesitan mucho sol y poca agua. Cuando germinan, salen flores de varios colores."

Nunca me habían regalado flores. Se me escapó la reacción apropiada.

Amores de un rato. Sí les encontré significado oculto, pero me lo guardé.



Cortamos.



La botella vacía de whisky quebró mi orgullo. Salí al balcon y cerré la puerta, silenciando la música y a mis amigos falsos. No contestó mis llamadas en la madrugada. Mi aliento alcohólico hubiese expulsado la solución a todos nuestros problemas, pero la noche cebó mis palabras.

En un momento de ceguera y rabia, oriné las flores, aún en sus macetitas temporales de plástico.

Desperté y no pude dejar de pensar en ella. Sus intentos de pegarme con la almohada cuando comentaba que los dedos de sus manos eran como patas de gallina. Su colmillo chueco. Su silencio, inmersa en pensamiento. La vena enorme que sale en su frente cuando muere de risa. Sus labios destruídos por su propia ansiedad. La cicatriz en su ombligo cuando se le infectó el arete y nunca pudo ponérselo.

Al amanecer salí al balcon y mi fiel compañero -el dolor de cabeza de mañana- rápidamente se acomodó en su nido en mi corteza, pulsando. Los amores de un rato descansaban en el sol muriendo por germinar. Débiles y sin razon de existir, ignoraron su inminente destrucción. De pronto, mis rodillas cedieron y me colapsé, un enorme sentimiento de pérdida invadiéndome.

Sumergí mis manos en la tierra aún húmeda y escarbé. El fétido aroma de mi orina me reconfortó. Un pensamiento brilló fugazmente cuando mis manos arrancaron a los amores de su macetita de plástico, sus frágiles raíces colgando entre mis dedos:

"Asfíxialas."

Cerrando los ojos, planté a los amores en su maceta, y vacié el saco de tierra que compré para plantar las flores juntos. Pude sentir la vida en ellas, y juraría haberlas visto enverdecer frente a mis ojos.

Satisfecho momentáneamente, no pude controlar la urgencia por chuparme los dedos. Probando primero con uno, mi lengua seca tímidamente acaricio mi pulgar, hasta aceptarlo entero en mi boca. La tierra con orines había adquirido la consistencia de heces. Sentí mis ojos perder enfoque mientras metía dedo tras dedo, chupándolos hasta dejarlos limpios. Escarbé debajo de mis uñas con los dientes. Intenté meter mi mano entera hasta tocar mi garganta, casi devolviendo. Me sumergí en un trance primal, y mi mente se revirtió miles de años atrás en la evolución.

Adquirí las características de un animal. Mas no los elegantes atributos de un refinado depredador, sino de un animal doméstico torpe, de pequeños ojos negros. Mi hocico masticó con poca inercia.

Mis celos e ira desvanecieron, y el animal, cuya sed he saciado incontables ocasiones, creando mis mejores y peores momentos, encontró paz.

Fue así como celebré un año más de lograr nada, uno más de complaciencia y de dejar ir, de no hacer el esfuerzo.

Es el aniversario tóxico que se celebra viendo el techo en silencio. Donde uno se traga, a garganta abierta, la propia cosecha de mierda de la proverbial siembra. Que nadie marca en su calendario mas que una mano llena de cicatrices, y que el animal irracional lamenta en el anonimato en un balcón.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy perdidamente enamorada de slaaverga, esto es hermoso. Saludos.

Anónimo dijo...

La sorpresa más chingona del aniversario.

RAH dijo...

wow! que relato tan poderoso e inesperado.

Mr. Ñets dijo...

Está bien verga Salaídem.

adrian dijo...

medio sick, but i like it

Anónimo dijo...

Es la primera vez que comento aquí, pero ahora tenía que hacerlo. Esto está BÁRBARO! Lo mejor del aniversario hasta ahora, y eso que ya van varios posts buenos.

tuputamadre dijo...

una puta te mando a la verga y comiste tierra meada, eres un gran poeta

·DaViD· dijo...

chingon pinche salaverga, resurgiendo de entre las cenizas digo de entre la mierda

¡Lánzalo a Lucas! dijo...

Lo hubieras titulado simplemente "Portulaca umbraticola".

Falso Profeta dijo...

eeeeeewwwwwwwgg

Anónimo dijo...

estuvo chido, pero queria preguntarle a la Doo Dah si es cierto que estuvo abortando en el df?

Panxorreao dijo...

espero te sodomizen con un cactus...

Rox dijo...

Si extrañaba tus fumadencias, gordito. snif.

Lanchero, no te hagas wey

salaverga dijo...

Raza, gracias a todos por sus comments, exito

LuKiA dijo...

Chido

Alejandra a secas dijo...

No leo mucho este blog (ni ningún otro a decir verdad) pero de lo poco que he leído por acá, esto me ha encantado...

Saludos.

Blogalaxia