miércoles, 14 de octubre de 2009

Todos salimos ganando.



Para principios del 2110, los Estados Unidos de Norteamérica preparaban la primera misión para colonizar la Luna. México, por su parte, celebraba el Tricentenario de la Independencia y el Primer Centenario de la Neo Revolución (Dicha revolución fue la mas pacifica de la historia; también fue la mas ignorada, porque sólo se llevo a cabo por medio de Internet entre unos cuantos que vociferaban muchas cosas. El mexicano promedio que salía a trabajar todos los días no se dio por enterado y las cosas siguieron como siempre). Estos dos hechos sin relación aparente fueron la base del mejor negocio que se haya dado en la historia de dos naciones.

Los norteamericanos necesitaban enormes recursos materiales y muchísima mano de obra para la construcción de la primera ciudad Selenita; los mexicanos, teniendo una enorme oferta de desempleados y siendo que la mayoría de sus recursos naturales ya eran explotados por transnacionales norteamericanas, hizo lo más lógico y sensato: le vendió el país a los Estados Unidos.

El trato, después de muchos regateos, quedó así: México cedía completamente la totalidad de su territorio y Estados Unidos se comprometía a emplear en la construcción lunar a cualquier mexicano que así lo deseara y al resto le daría hogar en territorio norteamericano y nacionalidad inmediata. Ni que decir que México se vació en dos semanas, con excepción de unos cuantos nacionalistas que se negaron a marcharse.

Cientos de trailers espaciales (con sus respectivos chóferes bigototes espaciales) empezaron a salir diariamente de todas partes del antiguo territorio nacional con destino a la Luna. En sus remolques llevaban cualquier cosa que pudiera ser talada, perforada, excavada o drenada del suelo de lo que fue México.

Los norteamericanos (ya contando a los ex-mexicanos) estaban tan entretenidos mirando hacia la Luna mientras se construía la primera ciudad Selenita que cuando voltearon de nuevo hacia abajo, notaron que en donde alguna vez había estado México ahora sólo había, desde Chihuahua hasta Yucatán, un enorme hoyo.

En un oportunísimo movimiento (que hasta la fecha se debate si los norteamericanos habían planeado desde un principio o si simplemente aprovecharon la oportunidad cuando esta se presentó) los gringos, muy discretamente, patearon las orillas del agujero, provocando que estas se vinieran abajo, con lo cual el océano Pacifico y el Atlántico inundaron inmediatamente el hoyo. De esta manera, Los Estados Unidos de Norteamérica (que para entonces ya habían anexado a Canadá, lo cual, como era de esperarse, no le importó a nadie) por fin lograron convertirse en un continente aislado, sin fronteras que cuidar de inmigrantes ilegales.

Queda claro el porque fue un gran negocio para los norteamericanos; pero los mexicanos también quedaron muy satisfechos: los que quisieron vivir el sueño americano lo lograron (aunque en realidad lo único que hicieron fue sobrepoblar más California y Chicago) y los que encontraron un trabajo en la Luna pueden decir, con mucha razón y orgullo, que la primer ciudad Selenita se logro gracias al esfuerzo (y minerales, agua, madera, energéticos, etc, etc, etc) de los mexicanos.

Incluso los que se negaron a irse del país están contentos, ya que en lo que ahora es el Mar de México, han empezado a construir Nueva Tenochtitlán tal como lo hicieron los mexicas hace cientos de años: sobre chinampas.


26 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Excelente. Creo además, que este es el primer relato de CF que (yo) te leo sin que suene a Isaac Asimov.

Aplausos.

Anónimo dijo...

me hiciste el día! :D o la semana.

Kno dijo...

Está excelente

Anónimo dijo...

'México cedía completamente la totalidad de su territorio'

¿se puede ceder parcialmente la totalidad de un territorio?

Luis dijo...

Sí, no son conceptos que se refieran a lo mismo, uno se refiere a derechos y el otro a cantidad.

zyrian dijo...

Los anónimos serían perfectos para mejorar la corrección otográfica de MS Office.

zyrian dijo...

¡FAIL!

Razo dijo...

que chingón =)

Sorel dijo...

Ahora sí te rifaste.

Liliane dijo...

Conozco a un chingo de empresas que te contrarían como Analista de Mercado Internacional".

Está re-chingón. :)


Beijos

Anónimo dijo...

Y luego te quejas de que George Lucas le dio en la madre al género de la Ciencia Ficción...qué mala historia.

Yo,simplemente yo también. dijo...

Pésima diría Yo también.

Anna dijo...

por eso es ciencia ficción porque los estadounidenses nunca van a querer comprar este país.

Prozak dijo...

se te olvido Texas ¬¬ si ahorita vas y ya te hablan en español en todos lados, para ese entonces no se como estaria

sarah.tous.ta dijo...

Do I smell a little Casciari on you?

Igual, gordo o no, el cambio es bueno.

El Contador Ilustrado dijo...

con chinampas y toda la cosa

adrian dijo...

GRRREAT. Es el primer post de CF tuyo que logro entender, haha.

javier dijo...

hola jaja canada. aa oie la banda dice que esta mas facil de entender pero es porque lo hiciste medio al chile no? osea nisiquiera es como que un relato bien de ciencia ficcion esta en la delagda linea de dos cosas raras creo yo bueno esta chido adios.

el provi dijo...

orale, y yo pense que nos habias abandonado y me encuentro con esto, excelente vision que no se antoja imposible.

Anónimo dijo...

ejele luis es puto, le encanta la verga

Power Pig dijo...

Ah cabrón! Y dónde dejaste a Baja California?

"...(Dicha revolución fue la mas pacifica de la historia; también fue la mas ignorada, porque sólo se llevo a cabo por medio de Internet entre unos cuantos que vociferaban muchas cosas. El mexicano promedio que salía a trabajar todos los días no se dio por enterado y las cosas siguieron como siempre) ..."

...no mamar, mega fail!

como escritor de "CF" eres un buen lector.

La verdad estuvo muy pinche tu micro relato.

- no offense -, decía el gordo de Superbad.

"- que chingón blablah" ...bah, pendejos apantallados.

Daniel dijo...

Pues que me digan dónde están reclutando para el jalecito en la luna. Digo, me temo que estaré ya un poco viejo, pero igual voy metiendo la solicitud. Si estoy dispuesto a irme a pescar a Alaska por unos dolarucos, bien puedo ir a la luna. Saludos. DSB

Yucko dijo...

Te quedó chingón.A mi me dio la impresión de que tu cuento es muy bradburesco, muy al estilo de Cronicas marcianas.

Anónimo dijo...

y quien te dijo que escribías ? Remedo de blogstar, tus 4chanadas son de lástima. Bully del internet joajoajoa

Na dijo...

Jajaja, comparando el relato del Huevo con los de Asimov diciendo que son diferentes o muy al estilo de crónicas marcianas y no se qué quieren parecer muy leidos y toda la cosa no?? Bueno, creo que le hacen un favor al huevo por donde se le quiera ver porque luego luego se ve que lo hizo al aventón porque ni imaginación le puso en la parte de "sólo se llevo a cabo por medio de Internet entre unos cuantos que vociferaban muchas cosas".
Otra es que igual y le costó uno y la mitad del otro y ya lo hice sentir mal. Chin.

Yucko dijo...

Snif. A mi si me hiciste sentir mal, no cualquiera confunde a Ray Bradbury con Isaac Asimov.

Blogalaxia